Publicidad
crisis

Este tío 'ayuda' a los sintecho a encontrar trabajo a cambio del 50% de su sueldo

Andrew Funk, director de Homeless Entrepreneur, es considerado 'un estafador' por algunas de las personas que han participado en su programa.

por Alba Carreres
11 Junio 2019, 4:00am

Ilustración por Teresa Cano

Conocí a Andrew Funk hace unos tres años. Andaba buscando un perfil concreto para entrevistar y di con éste exprofesor de inglés que ahora se dedicaba a ayudar a las personas que no tenían un hogar en el que dormir. La verdad es que desde el principio se mostró muy proactivo, estaba interesado en difundir su causa: Homeless Entrepreneur, la asociación que lideraba.

Se trata de una especie de ONG que propone aprovechar el talento de los sin techo para sacarlos de la calle. Entre algunos de sus éxitos estaba el de Marcos Hernández, que logró publicar su poemario gracias a la fundación en el que explicaba cómo era su vida siendo sin techo. Su proyecto ha sido alabado por varios medios, da conferencias por todo el mundo, algunas de ellas financiadas con dinero público y hasta incluso ha dado alguna Ted Talk. Hasta aquí podría parecer que todo es correcto, que está ayudando a los demás por una buena causa.


MIRA:


Lo que no sabía yo es que años después de conocer a Andrew, volvería a encontrarme con él pero en una situación muy diferente: en relación con los pisos colmena que están abriendo ilegalmente en Barcelona. Según nos confirmaban desde Haibu 4.0, Andrew sería uno de los encargados de promover estas viviendas entre las personas sin techo con las que trabaja a pie de calle. Captaría a los potenciales clientes y luego, una vez ya dentro de la “colmena”, y según nos han hecho saber, ofrecía servicios de coaching a las personas que compartían el espacio.

Desde el Sindicato de Llogateres de Barcelona han declarado en varias ocasiones que los gerentes de los pisos colmena se están aprovechando de las necesidades habitacionales de las personas con más vulnerabilidad. Andrew Funk y su ONG estarían participando en el proyecto según nos confirma Marc Olivé, que es quien actualmente está al mando de Haibu 4.0.

Pero esto no es todo. Varias personas atendidas por la organización de Funk afirman que Homeless Entrepreneur recibe el 50% del sueldo de las personas a las que ayuda a encontrar un trabajo habitual, bajando hasta el 10% durante los seis primeros meses una vez les hacen indefinidos. “Andrew nos ayuda a encontrar trabajo, nos presta un teléfono y nos ayuda a hacer el currículum”, nos explica una de las personas con las que hemos contactado. Cree que realmente le está ayudando, le tiene estima y le da igual que se quede parte de su sueldo siempre y cuando le ofrezca trabajo. Otra de las personas con las que hemos contactado y que conoce de cerca a Andrew, en cambio, se refiere a él como a “un estafador”.

"Andrew llegó incluso a comparecer ante el Parlament de Catalunya para explicar su proyecto y animó a los partidos políticos a comprar una camilla a Andrzej, un masajista polaco que dormía en la calle"

Ésta información no es nueva, salió a la luz tras una entrevista que el periodista Germán Aranda le hizo a Andrew Funk en Playground, pero que ha desaparecido de la página donde fue publicada inicialmente, aunque a pesar de ello hemos podido recuperarla. En ella Andrew Funk afirmaba literalmente “si puedo hacerme rico ayudando a los pobres, lo haré”. Su concepto de moralidad también quedaba en entredicho al decir, cuando hablaba de las donaciones que recibía, que por ahora “no tenía problema de que alguien le ofreciera 50 millones de euros para blanquear”.

Homeless Enterpreneur acepta donaciones a través de Change.org, y gana dinero a través de todo el merchandising que vende, conferencias y demás actos en los que participa. Después de saber toda esta información resulta sorprendente como varias empresas pueden participar con ellos comprándoles tarjetas de transporte o facilitándoles teléfonos móviles.

Aún es más surrealista ver como plataformas como Blockchain ComGo, que garantizan la ayuda transparente de proyectos solidarios, les consideran una de las 8 ONGs con mayor transparencia, eficiencia y seguridad de todo el país. De hecho ha llegado a colaborar con diversas fundaciones sociales. Andrew llegó incluso a comparecer ante el Parlament de Catalunya para explicar su proyecto y animó a los partidos políticos a comprar una camilla a Andrzej, un masajista polaco que dormía en la calle.

Según nos comentan varios trabajadores sociales de una entidad que prefiere mantener su anonimato, todo lo que hace Funk son estrategias de marketing para vender su proyecto. “Se llegó a reunir con varias entidades buscando al ‘pobre perfecto’ para demostrar que Homeless Enterpreneur iba viento en popa”. No es el único que arremete contra Funk. Han sido varios los trabajadores sociales que han atendido a “clientes” suyos cuya situación había empeorado por su culpa, a pesar de que él alardeaba de todo lo contrario.

Antonio*, educador social, nos cuenta que Andrzej, el masajista polaco, acudió a los Servicios Sociales seis meses después de que le compraran la camilla. Aseguraba que Andrew Funk le había engañado, que lo había utilizado simplemente para salir en los medios y que no le dejaba acudir ni a los SIS (Servicio de Inserción Social) ni a los albergues que proporcionan las administraciones públicas a las personas que lo necesitan.

El sociólogo e investigador Albert Sales, especializado en temas relacionados con las personas en riesgo de exclusión social, asegura que los mensajes de superación personal dando por hecho que todo el mundo con esfuerzo y talento pueden salir de la pobreza, discurso que suele ser foco de atención de Funk, son en cierta manera peligrosos: “No debemos esconder problemas estructurales como la precariedad laboral o la exclusión residencial tras historias de superación personal”, nos dice.

"El discurso que hace sobre su vida también lo ha ido modificando sobre la marcha, hasta el punto de asegurar en la contra de La Vanguardia que él también era un sin techo"

Según nos cuenta muchas de las 38 entidades sociales que atienden a personas sin hogar acompañan a parte de estas personas en la búsqueda de empleo y siempre hay gente que consigue salir del sinhogarismo, pero otras no. “Explicar que el esfuerzo y el trabajo te sacarán de la calle es transmitir que quién no sale es porque no se esfuerza lo suficiente. El problema del sinhogarismo poco tiene que ver con el esfuerzo y mucho con el acceso a la vivienda y los derechos sociales”.

Otra persona relacionada con una entidad de ayuda y orientación para las personas sin hogar asegura a VICE que poco a poco Funk ha ido amoldando el discurso y según nos dice lo copia de personas pertenecientes a otras entidades. También nos dice que el discurso que hace sobre su vida también lo ha ido modificando sobre la marcha, hasta el punto de asegurar en la contra de La Vanguardia que él también era un sin techo.

No cabe la menor duda de que Andrew Funk tiene una vertiente creativa muy potente: solo hace falta seguirle en las “quedadas” de emprendedores que ofrece a través de Instagram en las que la gente debe pagar 2 euros más para tener el placer de cenar con él. Él organiza y los otros pagan. Celebrar tu cumpleaños donando a Homeless Entrepreneur dinero para que ayuden a los sin techo a encontrar trabajo a cambio del 50% de su sueldo también es posible gracias a su ingenio y capacidad emprendedora.

Sigue a Alba en @albacarreres.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.