El festival afro-brasilero que celebra a una diosa sagrada del mar
Fotos: Caroline Lima
Viajes

El festival afro-brasilero que celebra a una diosa sagrada del mar

Fotografías del festival anual que honra a Yemayá, la deidad más popular en las religiones de Candomblé y Umbanda.
28 Febrero 2018, 4:41pm

Un aroma cálido y tranquilizante de lavanda llenó la Casa de Yemayá en Rio Vermelho, un vecindario en el norte de la ciudad brasilera de Salvador. Llegué al lugar, que estaba cubierto de fotos de Yemayá, la reina del mar, el día antes de que el festival se presentara en su honor. La orisha (una deidad en la fe de Yoruba) es una de las figuras más populares en Brasil. Frecuentemente es caracterizada como "la madre cuyos hijos son peces" y es usualmente representada con la forma de una mujer negra hermosa de talla grande.

El Día de Yemayá es la celebración afro-brasilera más grande de Brasil. Tradicionalmente se celebra el dos de febrero en Rio Vermelho. La fiesta une católicos, turistas y miembros del Candomblé y Umbanda, dos religiones afro-brasileras. Ocurre simultáneamente con el día sagrado de Nuestra Señora de los Navegantes, un título devocionario para la Virgen María, a quien los marineros portugueses oran por volver a casa a salvo. También, el Día de Yemayá es un sincretismo que une a la cristiandad con religiones africanas. Los participantes honran a la reina del mar con ofrendas de flores, joyas, comida y frascos de perfume, que se muestran a lo largo de las playas de los vecindarios. Los observadores también lanzan monedas con deseos, representando ofrendas y gratitud hacia la deidad protectora pero severa.

A las seis de la mañana del dos de febrero, la playa en Rio Vermelho ya estaba llena de gente portando flores y canastas llenas de ofrendas. La fila de creyentes leales esperaban una bendición a través de las calles. Imágenes de Yemayá y representaciones católicas de ella estaban por todas partes, junto con ramas, granos surtidos, y otros elementos usados por líderes religiosos afro-brasileros en medio de la calle. Les gritaban "Axé" a los paseantes, un saludo que transmite energía positiva a los creyentes leales. En la orilla, los fieles se reunieron en círculos para cantar y bailar, y una multitud que parecía interminable arrojaba ofrendas al mar. Vi a dos mujeres decirle adiós a un pequeño bote que se alejó flotando, con una foto de Yemayá. Ellos aplaudieron y cantaron respetuosa, agradecida y devotamente.

Puedes ver más fotos de la celebración en el Día de Yemayá a continuación:

Este artículo apareció originalmente en VICE Brasil.