Esta niña de cuatro años llora desconsolada porque no la dejan ir al concierto de Slayer

El padre le sugirió que mejor fuera a ver a Cenicienta, ¡claro! ¡como si fuera un consuelo por perderse a Slayer para siempre!
ER
traducido por Elvira Rosales
Meredith Balkus
traducido por Meredith Balkus
Brooklyn, US

Este verano Slayer hará llover sangre del cielo por última vez. La legendaria banda de trash metal se despedirá con un tour mundial, luego de que a finales de enero dieran a conocer la noticia a través de un sorpresivo video. Se trata de algo que todavía no hemos podido procesar y por eso nos encontramos una y otra vez tarareando "Angel of Death". Pero ahora sabemos que no estamos solos con nuestro dolor, gracias a "Hugh Jaynus", un padre originario de Nueva York, Estados Unidos, cuyo sentido del humor parece no tener límites. Cuando su hija de cuatro años, sentada en el asiento trasero, dice que quiere ver a Slayer, él sólo puede responder: "No puedes ver a Slayer, estás muy chica".

Publicidad

La niña se toma un momento para digerir la información, hunde el rostro en su pañoleta y el padre le pregunta si está enojada. La hija no podrá ver a Slayer en el (maldito) último tour y por tanto la banda nunca estará en su vida. Entonces hace lo que cualquiera en su situación: llorar a gritos. El papá intenta calmarla y explicarle con calma que Slayer no es para niños y que, ¿podría ver Cenicienta o Micky Mouse? "¡A la mierda Cenicienta!!", parece que piensa la pequeña y llora aún más fuerte.

En la publicación del video en Facebook, Jaynus aclaró que ella no es tan fan de la banda como él mismo, sino que le gusta únicamente porque a menudo escuchan Slayer juntos. Este detalle sólo vuelve más sombrío el cuadro. Pero, ¿en verdad los niños no deberían ir a un concierto así? ¿No podría usar protectores para los oídos y disfrutar del concierto en alguna zona segura? Por lo menos, el papá podría hacer el intento y llevarla a un lugar familiar o pedir que los haya. Nosotros creemos que el último concierto de Slayer, y el primero de la pequeña, sería el vínculo padre-hija definitivo, pero es tu decisión papá.