Publicidad
Sexo

Barney el Dinosaurio tiene ahora un negocio de sexo tántrico

Inició su actividad actual en 2004 y encuentra a sus clientas de varias formas, ya sea mediante el boca a boca o convirtiendo en creyentes a mujeres que ha conocido en Tinder.

por Rebekah Sager
06 Febrero 2018, 4:30am

Foto de Barney el dinosaurio via Getty Images

Una sesión completa con el especialista en masaje tántrico y sanador espiritual David Joyner dura entre tres y cuatro horas y cuesta 350 dólares (unos 280 euros). Por ese precio, las clientas ―solo admite mujeres― pueden esperar recibir un baño ritual, una alineación de chakras y un masaje. El menú también incluye orgasmos cósmicos que te hacen estallar la cabeza.

Estos últimos pueden conseguirse exclusivamente mediante un masaje, pero el objetivo de la sesión es liberar completamente la energía bloqueada de las mujeres.


MIRA:


“Cuando el lingam [pene] y el yoni [vagina] se encuentran, se produce cierta energía que no se puede conseguir solo aplicando las manos sobre el cuerpo”, afirma Joyner, de 54 años, cuyo aspecto de yogui a menudo se acompaña de una cálida sonrisa cada vez que nos reunimos para realizar una serie de entrevistas. "Incluso a través del masaje en el punto G, sigue sin fluir el mismo tipo de energía”.

Actualmente, el negocio de masajes tántricos de Joyner cuenta con 30 clientas ―o "diosas", como él las llama― y desbloquea la energía de entre dos y cuatro mujeres a la semana, según nos explica. Es ligeramente distinto a su trabajo como analista de software en Texas Instruments, labor que estuvo ejerciendo durante seis años poco después de graduarse en el Instituto Técnico de Texas.

“La energía que sentía cuando llevaba el disfraz se basa en el fundamento del tantra, que es el amor"

Pero, según Joyner, su actual trabajo en el mundo del tantra comparte muchas similitudes con otro trabajo que ejerció entre 1991 y 2001, el de Barney, el adorado dinosaurio púrpura que aparecía en el programa infantil de la PBS Barney y sus amigos.

“La energía que sentía cuando llevaba el disfraz se basa en el fundamento del tantra, que es el amor", explica. "Todo nace, se desarrolla y evoluciona a partir del amor. Incluso cuando tienes energía emocional bloqueada, la mejor forma de liberarla es con amor y después sustituirla por el amor divino de Dios. El amor sana y te permite seguir creciendo”.

Barney, por supuesto, irradiaba un amor puro y alegre. Aquello era en parte el motivo por el que los niños, todavía llenos de inocencia, lo encontraban tan atrayente. Y también era el motivo por el que muchos padres, derrotados en mayor o menor medida por las tristes realidades del mundo, lo encontraban tan jodidamente empalagoso. Joyner daba expresión a ese amor a través de su representación física del exuberante T-Rex (durante su periodo, solía ser el actor Bob West quien ponía la voz al personaje).

“Antes de ponerme el disfraz [de Barney], rezaba y le pedía a Dios que permitiera que su amoroso espíritu divino fluyera a través de mí y del disfraz hasta llegar a los niños. Aquella energía siempre les inundaba", indica Joyner. "Los niños están más conectados a nivel espiritual [que los adultos]. Muchas veces veo niños pequeños cuando estoy haciendo la compra o lo que sea y me empiezan a mirar fijamente. Yo siempre hago el chiste, 'Ya sabes quién soy, ¿verdad?'".

Joyner afirma que también utilizó su entrenamiento tántrico para mantener su energía durante los largos días en el plató, cuando llevaba aquel agobiante disfraz (la temperatura podía alcanzar los 49 grados en su interior) de 30 kilos de peso durante varias horas y durante repetidas tomas para diversas escenas. El tantra le ayudó a "mantener la alegría durante el proceso", explica.

Mara muchos occidentales, la palabra "tantra" conjura imágenes de Sting entregado a sesiones sexuales maratonianas de siete horas de duración, pero esta práctica tiene sus raíces en el Budismo y el Hinduismo, raíces que se remontan a miles de años atrás y contienen muchas facetas diferentes.

“Antes de ponerme el disfraz, rezaba y le pedía a Dios que permitiera que su amoroso espíritu divino fluyera a través de mí y del disfraz hasta llegar a los niños"

“El tantra es una ciencia espiritual de conciencia. Su objetivo es liberarnos de la programación inconsciente que nos impide reconocer la divinidad que habita en nuestro interior y en el de todos los seres", afirma Matthias Rose, profesor diplomado de tantra por la Source School of Tantra y fundador del Moksha Tantra Center en Seattle. El tantra clásico incluía la sexualidad como una práctica más entre muchas diseñadas para ayudarnos a ampliar nuestra conciencia más allá de la realidad habitual del "ego", indica Rose. Y añade: "Si se ha producido algún tipo de distorsión, fue debido a la comercialización de libros, vídeos y en última instancia servicios de escort que empezaron a utilizar la palabra tantra como abreviatura de 'sexualidad consciente'. El sexo vende, así que... Ahí lo tienes".

Pero el modo en que Joyner habla sobre el tantra no ayuda a aclarar esta confusión. Es el tipo de persona proclive a lanzar una frase como esta: “Cuando das placer (oral) a una mujer, debería ser como si bendijeras la mesa, como si bendijeras los alimentos que vas a recibir. Ningún alimento del mundo puede compararse al néctar de una diosa porque su espíritu está imbuido en él. Antes de probar el néctar de una diosa, debes dar las gracias. Bendecir la mesa. Me encantaría que las mujeres comprendieran lo poderosa que es esa energía".

Y la declaración de objetivos que aparece en su sitio web tantraharmony.com dice: “Conectar tu mente, cuerpo y espíritu para que sean uno solo, en perfecta armonía. Alcanzar un estado más elevado y dichoso de conciencia de tu sexualidad y de quién eres como ser espiritual".

Para sus clientas, la mejor manera de alcanzar este "estado más elevado y dichoso de conciencia" es el sexo con penetración, idealmente sin protección, según Joyner. Los preservativos "bloquean la energía”, afirma, y prefiere no usarlos. Joyner proporciona los resultados de sus pruebas de ETS a las clientas potenciales, a quienes se solicita que revelen cualquier ETS que puedan tener en un formulario de consentimiento que deben firmar antes de su primera sesión. Estos métodos, según otros coaches tántricos, son extremadamente poco ortodoxos.

Kaya Kwan Yin es una coach vital tántrica con más de 100 horas de formación y un negocio de tantra a tiempo completo en el que trabaja principalmente con clientes masculinos. Ella afirma que la idea de que los preservativos puedan "bloquear la energía" suena "turbia" y "ridícula". "El sexo tántrico puede realizarse con la ropa puesta. Normalmente, la penetración del pene en la vagina se denomina 'unión completa' en la práctica contemporánea. La energía sexual es capaz de atravesar la ropa, los preservativos, los países y más allá. Tener sexo con los clientes en el mundo del tantra es más la excepción que la norma", nos contó Yin por Skype desde su casa de Tokio.

“Cuando das placer (oral) a una mujer, debería ser como si bendijeras la mesa, como si bendijeras los alimentos que vas a recibir"

Pero Joyner cree firmemente en su práctica. “Una vez que el lingam está dentro del yoni, existe una técnica en la que ni siquiera hay que moverse. Ambos armonizan espiritualmente y conscientemente, conforme miran al otro a los ojos y sienten cómo fluye la energía de ambos. Todo gira en torno a la elevación de la energía". Según Joyner, esto va más allá de lo meramente físico y pasa al plano espiritual. "Muchas mujeres nunca han experimentado el sexo espiritual en su vida".

“Estoy completamente en desacuerdo", afirma Rose. "No diría que no haya sitio para el intercambio, forma parte del conjunto de herramientas del tantra, pero en una relación cliente/profesional es algo que casi nunca es necesario, especialmente para fines sanadores". Rose continúa diciendo que, a nivel energético, todo lo que puedes hacer por un cliente puede hacerse con las manos.

Para alinear los chakras no necesitas ni tocarle. El contacto es necesario para liberar el trauma que alberga el cuerpo, pero ese contacto es mejor hacerlo con las manos, porque "la energía de nuestro corazón está en nuestras manos", explica Rose. "Aparte de eso, corres el riesgo de añadir más trauma cuando se produce un intercambio sexual".

Kimberly Resnick Anderson, sexóloga y profesora de psiquiatría en la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de Los Ángeles, afirma que está a favor de que las personas disfruten de sus experiencias sexuales, pero comparte la preocupación de Rose acerca de la práctica de Joyner que consiste en mantener relaciones sexuales con sus clientas, especialmente sin protección.

"Incluso las estrellas del porno en California utilizan preservativo", afirma. "Es la ley. El hecho de que no use preservativo es médicamente inmoral e irresponsable. Es escandaloso y se aleja completamente del estándar de nuestra práctica".

Joyner inició su actividad actual en 2004 y encuentra a sus clientas de diversas formas, desde mediante el boca a boca hasta convirtiendo en creyentes a mujeres que ha conocido en Tinder. Visita a sus clientas en sus casas, que están repartidas por todo LA, desde Brentwood hasta Long Beach o incluso en lo más profundo del Valle (y a veces hasta en otro estado). Su sitio web contiene varios “Testimonios de diosas”, cada uno más impactante que el anterior en su efusiva alabanza de Joyner y de los beneficios de sus sesiones con él. Joyner afirma que antes de, o durante su consulta inicial con una clienta, si siente que esta no está lista para la experiencia espiritual o que no va a ser capaz de manejarla ―o que simplemente está buscando alivio físico―, no la acepta.

Joyner inició su actividad actual en 2004 y encuentra a sus clientas de diversas formas, desde mediante el boca a boca hasta convirtiendo en creyentes a mujeres que ha conocido en Tinder

Una clienta, Lisa (50), que como las demás clientas de Joyner prefirió usar un pseudónimo para mantener su intimidad, dijo por teléfono que encontró a Joyner por Tinder. Tuvo relaciones con él hacia la tercera sesión, que describió como un "despertar espiritual".

Desde entonces lleva tres años siendo clienta suya. Afirma que tardó algunas sesiones en sentirse suficientemente cómoda con Joyner para mantener relaciones. “No es que sintiera que tenía que tener una sesión completa para llegar hasta ahí, pero en cierto modo pensé que quizá sí", indica. Lisa ocasionalmente insiste en que Joyner se ponga un preservativo cuando tienen sexo. Otra clienta, Indigo (53), trabaja como enfermera.

Se pasa la vida cuidando de otras personas, dijo a VICE por teléfono, y considera que sus sesiones con Joyner son tiempo para centrarse en sí misma. “No fui hasta el final la primera vez, porque él pudo sentir mis dudas", explica. "Pero después de las primeras sesiones, realmente empecé a dejarme ir".

david joyner barney dinosaurio sexo tantrico
David Joyner during his time as Barney. (Photo by Barbara Laing/The LIFE Images Collection/Getty Images)

Ninguna de las tres clientas con las que hablamos (cuyo contacto nos proporcionó Joyner) afirma que se sintiera presionada o coaccionada para tener sexo con Joyner, quien también niega vehementemente cualquier acusación de ese tipo. En Los Ángeles no hay ninguna demanda contra Joyner por acoso sexual o coacción para tener sexo, según una declaración proporcionada a VICE por el Departamento de Policía de Los Ángeles.

Aun así, la dinámica de poder que hay en juego aquí entre el profesional y la clienta, el sanador y la estudiante, no cuadra demasiado para algunas personas. Laura Palumbo es la directora de comunicaciones del Centro Nacional Norteamericano de Recursos contra la Violencia Sexual y afirma que una sesión de tantra como las de Joyner, que incluya relaciones sexuales, puede desdibujar las líneas del consentimiento.

“Creo que cuando observamos una situación como esta, el objetivo es no mostrar una actitud negativa hacia el sexo", nos dice Palumbo por teléfono. "Pero si lo miramos con mayor detenimiento, parece que existen determinadas dinámicas aquí que lo convierten en algo un poco más complicado y menos claro que dos adultos que dan su consentimiento".

“Debemos considerar que un individuo podría estar empleando su notoriedad de alguna manera para presionar o coaccionar a otra persona para que tenga un comportamiento sexual con el que quizá no se sienta cómoda", añade Palumbo. "Y el hecho de que haya un componente espiritual lo hace todavía más complejo, porque las condiciones de consentimiento podrían verse influidas por el deseo de la participante de cumplir con determinados estándares espirituales, especialmente si ha recurrido a ese individuo en busca de orientación o liderazgo. No es un terreno de juego igualado”.

Y también podría ser ilegal. En el estado de California, los masajes con intención de provocar excitación sexual son considerados prostitución. Para protegerse, Joyner afirma que un agente de policía amigo suyo le ayudó a redactar el contrato que deben firmar todas las clientas potenciales durante el proceso de consulta, en el que declaran que no pertenecen a los cuerpos de seguridad del estado y que no forman parte de una operación encubierta.

Afirma que la primera sesión es gratuita y, sin intercambio monetario, la sesión es un consentimiento con validez jurídica. Este, sostiene, es el vacío legal bajo el que se ampara.

david joyner barney dinosaurio sexo tantrico
David Joyner today. Photo via David Joyner

Pero este no es el caso, según el abogado defensor californiano Jonathan Kelman. El hecho de que Joyner cobre las sesiones posteriores, indica Kelman, significa que si una de sus clientas fuera a presentar una queja ante las autoridades, Joyner podría ser acusado de prostitución si dichas sesiones incluían efectivamente relaciones sexuales o masajes con la intención de provocar excitación.

“No puedes tener sexo legalmente con alguien a cambio de dinero", explica Kelman. "Si yo tengo un cliente que es detenido por intercambiar una Big Mac por sexo, por definición eso es prostitución".

“No todas mi sesiones incluyen sexo o 'intimidad espiritual'. Solo se produce en las sesiones completas, cuando alguien está lista para llevar su energía sexual hasta un nivel superior"

“Si yo tuviera sexo con un paciente sería un delito, se me procesaría judicialmente y perdería mi licencia", afirma Anderson a modo de comparación.

“No todas mi sesiones incluyen sexo o 'intimidad espiritual'. Solo se produce en las sesiones completas, cuando alguien está lista para llevar su energía sexual hasta un nivel superior", explica Joyner. "Porque es preciso comprender que cuando el lingam y el yoni conectan se produce un intercambio espiritual, no placer físico. No gira en torno al sexo o a tratar de coaccionar a alguien para que tenga sexo. Gira en torno a liberar la energía emocional bloqueada".

Joyner descubrió el tantra y la sexualidad espiritual en los 80, a los 20 años, cuando se estaba formando para dar masajes suecos como forma de obtener algún dinero extra mientras estaba en el Instituto Técnico. Empezó a conectar ambas cosas cuando, mientras practicaba sus masajes, las clientas empezaron a decirle que el contacto de sus manos las excitaba sexualmente, nos dice.

Continuó profundizando en sus estudios y compartió abiertamente su amor por el tantra hasta que le pidieron que lo ocultara cuando le contrataron para hacer de Barney en 1991. Según Joyner, los abogados de la serie le dijeron que no tenía permitido enseñar, practicar o hablar sobre el tantra mientras estuviera bajo contrato para interpretar al personaje, a riesgo de ser demandado. Aun así, lo practicó en secreto durante la década en que llevó el disfraz púrpura y afirma que su devoción por el tantra se convirtió en un secreto que acabó compartiendo con algunos miembros del equipo. Pero todos los que trabajaban en la serie, mantiene, podían sentir cierta energía en torno a él. "Ellos sabían que era espiritual y que practicaba la meditación”.

“A menudo compartía con el equipo que la energía que emanaba cuando llevaba el disfraz se basaba en el fundamento del tantra: el amor", dice.

Stephen White fue el jefe de guionistas de la serie Barney y sus amigos entre 1992 y 2005 y afirma que no se enteró de la vida de Joyner en el mundo del tantra hasta hace unos pocos años. Ahora ve cómo encajan todas las piezas. "Sabía que David era un tío muy espiritual, muy positivo... Irradiaba energía", explica. "Era una persona muy positiva".

"Muchos de los elementos de Barney eran exactamente las cosas que yo estaba practicando con el tantra"

"Cuando descubrí los detalles de lo que implica el tantra me sorprendí mucho", continúa White. “Me pareció una transición muy interesante para Barney. En cierto modo es como el mismo 'Yo te quiero, tú me quieres', pero diferente. Yo no le juzgo ni nada por el estilo, pero esa es una faceta de David que yo no conocía".

"David era excéntrico y maravilloso y estaba metido en cosas de las que yo no me enteré dada mi edad en aquella época", nos dice Leah Montes, que ahora tiene 39 años e interpretó a "Luci" desde los 9 a los 15 años en Barney y sus amigos (en los créditos aparecía con su apellido de soltera) durante gran parte del tiempo en que Joyner interpretó al dinosaurio. "Era un tío normal, divertido, muy energético y feliz”.

Joyner afirma que quiere difundir la palabra del tantra y del poder de la energía de las diosas. Ahora lo hace como especialista en masajes tántricos, pero durante una década lo hizo a través de las pantallas de televisión de toda Norteamérica como Barney, el dinosaurio púrpura. Él ve muchas similitudes entre ambos métodos.

“Siempre dije que no fue por casualidad, que yo estaba destinado a hacer ese personaje", indica. "Porque muchos de los elementos de Barney eran exactamente las cosas que yo estaba practicando con el tantra".

Sigue a Rebekah Sager en Twitter.

Este artículo apareció originalmente en VICE US.