FYI.

This story is over 5 years old.

Fotos

Alejandra Nuñez y Adrià Cañameras hablan entre ellos

Hasta los huevos de los fotógrafos maricas que sólo hacen fotos de cosas maricas
17.11.10

Adrià

Cuando en la oficina me preguntaron si había algún fotógrafo de aquí que me gustaría entrevistar lo tuve claro: Adrià Cañameras. ¿Por qué? Porque estoy harta de los fotógrafos maricas que sólo hacen fotos de cosas maricas. Y él también. Y además, aparte de fotógrafo, es pastelero. Quedamos una tarde para tomar unas cañas y poner el mundo en orden.

Alejandra

Evidentemente Adrià y yo somos personas muy diferentes, pero creo que también tenemos muchos puntos en común. Por ejemplo, tenemos más o menos la misma edad (él nació en el 88 y yo en el 87), a los dos nos gusta hacer fotos de grupos o en conciertos, sólo trabajamos con cámaras analógicas, y los dos dejamos de estudiar en el Institut d'Estudis Fotogràfics de Catalunya porque era una puta mierda. Espero que alguno de nuestros exprofesores vaya a leer esta última frase.

Publicidad

¿Qué proyectos tienes entre manos?
Estoy terminando unos álbumes de fotos para mi página web. Con todo esto de Pablo (El Guincho)… es una putada, no tengo otro remedio que hacerme una página web. Los de la discográfica XL quieren que me haga una, y Pablo me hecha bronca cada día para que la haga. He hecho varios álbumes. Por ejemplo, uno de ellos tiene fotos de la casa de un amigo mío, Enrique Barros, que es escultor. Conoció a una mujer Danesa que estuvo casada con un jugador de póker muy importante, y cuando el tío la palmó, ella se quedó con la mayoría de cosas y propiedades, y una de ellas era una nave industrial en Cadaqués. A la señora le gustó el trabajo de mi amigo y le dejó que se quedara allí a vivir. Era gigante, tenía 3 plantas y el ascensor era un montacargas. El segundo piso estaba lleno de ropa muy cara y en el tercer piso vivía él. Fuimos allí unos días por hacer algo. Estuvimos una semana fumando opio. Luego hay otro álbum con unas polaroids que les hice a mis padres cuando tenía 7 años. Super chulas, las mejores que he hecho.

Jaja.
No sé qué más…

Bufff es que lo de las páginas web es un palo. Yo intenté hacerme como una página web y casi me muero, me entra mucha ansiedad con los negativos, los CDs con negativos escaneados, etc. Luego seleccionas las fotos pero no sabes ni cómo agruparlas. No quiero saber nada, ¡no quiero tener página web!
Ya, ya, ya. Pero es que no hay otro remedio si quieres enseñar tu trabajo. Mira, la foto de la portada de “Piratas de Sudamérica” de el Guincho, la gente se piensa que es una foto vieja que tenía Pablo, y en realidad la foto la hice yo y el niño que sale es un primo mío. Y la foto de la portada de “Pop Negro” se piensan que es un dibujo. Encima en la edición Americana del disco no quisieron poner un insert en el vinilo, así que ni pone que la foto es mía.

Adrià

¡Pues vaya mierda! Y aparte de lo de la web y las fotos de Pablo, ¿has hecho algo más últimamente?
He hecho una cosa para Apartamento. Me pidieron que hiciera algo como una receta casera. Mi familia tiene una casa en un pueblo de Francia y en el jardín tenemos ciruelos, así que cogí a mis primos y fuimos a coger ciruelas e hicimos una tarta.

Publicidad

¿Y aún trabajas en La Nena? [La Nena es la cafetería de su padre] Echo de menos ir los domingos a jugar al parchís con mi exnovio, acabar peleados y comernos un bocadillo vegetal.
Sí, sí, llevo ahí desde que empezamos hace 7 años, aunque ahora voy menos. Ufff, está siempre lleno de gente. Cada fin de semana batimos récord de dinero. Ya no se puede jugar a parchís ni a nada. Igual entre semana, de 4 a 6 si tienes suerte… pero después ya es super bestia. Está siempre lleno de familias y niños que entran en la cocina gritando, “¡Dame helado!” Además ahora están intentando hacernos la competencia abriendo bares por la zona que quieren hacer lo mismo, pero están siempre vacíos. Es que lo hacen mal porque no saben que lo bueno de La Nena es mi padre. Últimamente vienen muchísimos Coreanos porque salimos en una revista Coreana que es en plan “Guía de Barcelona para Coreanos”. Se ve que sale una foto mía y de mi padre con unos pasteles, jaja. Vienen y luego te preguntan, “¿Parc Güell?”.

Alejandra ¿Alguien en tu família se dedicaba a la fotografía?
Bueno, mi padre hacía fotos. Se ralló del pueblo donde vivía y se fue a Niza, que está al lado, y estuvo trabajando un mes de friegaplatos para poderse comprarse un billete a París para estudiar cine. Estuvo un año estudiando y como no tenía dinero empezó a trabajar para un fotógrafo judío que hacía fotos de bodas judías. Estuvo con él como 3 años, haciendo fotos en las bodas y filmando Super 8. Por las noches revelaba las películas, por la mañana trabajaba en La Vie Claire, y los fines de semana iba a hacer fotos de bodas. Me jode mucho porque guarda muy pocas de esas fotos porque claro, no eran suyas, eran del judío. Pero bueno, allí aprendió muchísimo de fotografía. En casa tengo álbumes con las fotos que ha hecho mi padre durante toda su vida y hay fotos muy muy chulas. Fue él quien me enseñó fotografía, y luego Misha Kominek.

Adrià

¿Quién es?
Es un polaco-alemán que conocí porque vino a estudiar a Barcelona y un día fue al Biocenter y le preguntó a mi padre si podía trabajar allí. El tío estaba super tirado. Total, que empezó trabajando de lavaplatos y mi padre le pagó los estudios de fotografía, pero al final era como mi niñera, se ocupaba de mí, vivía con nosotros… Al cabo de unos años empezó a tener mucho trabajo como fotógrafo y me cogió de asistente. El primer trabajo que hice con él fue en el Primavera Sound del 2005. ¡Qué suerte! Y volviendo a lo de tu família, ¿nadie más se dedicaba a la fotografía?
Cuando yo era pequeño mi padre se pasaba los días haciéndome fotos y yo siempre le imitaba, como burlandome de él haciendo que tenía una cámara en la mano, así que cuando tenía 7 años me dio una Polaroid que le habían regalado. Hice retratos de mi padre y mi madre, y luego otras de un sitio que hay en el Montseny donde adiestran a águilas.

Alejandra

Jo, que bien que en tu familia hubiera interés por la fotografía. En la mía a la única que le gustaba un poco era a mi abuela. Siempre le había gustado, pero cuando se quedó viuda empezó a ir de excursión con un grupo de amigos los domingos, así que hacía fotos más a menudo. Lo mejor era cuando íbamos a recoger las fotos: ¡le cortaba la cabeza a todo el mundo! O metía el dedo en el objetivo, jaja. Era la peor fotógrafa que he conocido nunca. Seguida muy de cerca por mi ex novio, que sólo sabe hacer fotos de árboles y en un viaje que hicimos a Nueva York le pedí que me hiciera la típica foto de turista con Manhattan de fondo y me cortó el cuerpo entero, sólo se ve mi cabeza muy pequeña en una esquina de la foto. Además, como de costumbre, salgo con cara de retrasada. Parece la típica foto que te encuentras tirada por els Encants y te preguntas, ¿qué coño le pasa a esta persona?
Jaja. Ostras yo una vez en els Encants me encontré un montón de contactos de fotos hechas como en un laboratorio de medicina. Flipantes. Salen los médicos con tubos y cosas así. Parecen de los 70s. Y también estaban los negativos de los productos. Hay unos bodegones guapísimos, jajaja. En plan con un fondo super cutre, pero que mola mucho, y el producto puesto ahí en medio. Oye, ¿y sabes algo sobre tus excompañeros del la escuela de fotografía? ¿Sabes si alguien ha llegado a hacer algo?
Qué va. La gente era muy mala. Tenían todos muy mal gusto. Aparte los profesores eran en plan “Cómo se hace una foto”. No sé, yo me piré de allí porque no aprendía nada. Yo no aprendía y me rallaba con lo cutre que era el trabajo de la gente. Me deprimía mucho.
A mi lo único que me gustaba era revelar.

Publicidad

A mi revelar me molaba por una parte, porque era entretenido, pero a la vez lo odiaba porque no me gusta nada la fotografía en blanco y negro. Y la clase de estudio también me gustaba porque tenías que comerte el coco con los focos, cambiar las luces, etc. El resto…
Un coñazo.

Ya ves. Luego veías el trabajo de la otra gente y flipabas porque sacaban dieces, y yo creo que como mucho sacaba un seis.
Yo estuve sólo el primer año y no entregué nada de nada. Fui básicamente a mirar cómo era la escuela, jaja. Es que además justo después de dejar la escuela empecé a trabajar de asistente y en un día aprendí más de lo que había aprendido en ese año. Es que así es cómo tiene que ser. Para terminar, ¿me podrías recomendar algún fotógrafo de aquí?
Sí, claro. Coke Bartrina y Robbie Whitehead. Coke es el asistente de Nacho Alegre y Robbie es un Australiano que está aquí trabajando en Apartamento, y también hace fotos. Los tres queremos hacer como una revista, pero aún tenemos que pensar en ello porque queremos que quede chula y cada vez que quedamos para hablar del tema nunca hacemos nada, jaja. También queremos tener un invitado en cada número y habíamos pensado en ti.

¡Genial!

Adria

Alejandra

ALEJANDRA NUÑEZ