FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

¿Y qué hostias voto?: Partido para la defensa de la caza y la pesca.

Alguien tiene que hacer algo con la cigüeña blanca invasora.
16.11.11

Tras echar un vistazo a la web del guipuzcoano Partido para la Defensa de la Caza y Pesca (PDCYP), observar atentamente sendos retratos de sus dos fundadores sonrientes y escopeta en mano, y alucinar con el ímpetu y la prosa afilada con que abordan problemas como el de los “vertidos asesinos de ríos” o abogan por la recuperación de la caza de la paloma torcaz, descolgué el teléfono para preguntarles si al final había prosperado su objetivo de participar en las elecciones. Desafortunadamente, Adolfo Olivera y Jose María Sanchez estaban muy, muy “ocupados” y, tras clavarme cuatro gritos bien clavados, me colgaron. Lástima, estaba deseosa de saber más sobre enemigos suyos, como los hoplófobos: aquellos que sienten un anormal e injustificado miedo a las armas del fuego. Ya, yo tampoco conocía la palabreja, pero la descubrí ayer mismo en un foro de caza y pesca y tenía ganas de usarla. También me jodió que me colgaran el teléfono porque de ese modo me arrebataron una agradable charla sobre la cinegética cigüeña blanca, que se ve que ya pasa de migrar hasta África, se apalanca por estos lares y, ante el cierre de muchos vertederos, devora demasiados ratones y sapos. Cabronas, habrá que matarlas a tiros.

Si por alguna razón os interesa saber algo sobre este partido, intentaré explicaros un poco de qué va, ya que sus fundadores tienen cosas más importantes que hacer. Si he entendido bien, el grupo que formaron Adolfo y Txema nació con la idea de emular al partido francés Caza, Pesca, Naturaleza y Tradiciones Naturales (CPNT). Por un lado, su política consiste en proteger el medioambiente y las especies en peligro de extinción, y frenar la urbanización de zonas montañosas, y por otro apoya las competiciones de caza y la fundación de escuelas de caza. El PDCYP propone prohibir, por ejemplo, cosas como la pesca a menos de 3 millas de la costa o cazar en el monte Ulía. De entrada, se me antojó un poco oximorónico que se peguen el rollo ecológico para luego tirotear a los animales de los bosques, pero unos segundos después caí en la cuenta de que algo de sentido sí podía tener. ¿Cómo se van a divertir matando animalitos si una urbanización ya los ha desaparecer a todos?

Sus homólogos franchutes consiguieron seis representantes en los comicios al Parlamento Europeo en 1999, pero aparte de eso no he hallado datos de posteriores hazañas electorales. En España, en 1994 el partido por la Caza, Pesca y Tradiciones Naturales sólo obtuvo 29.025 votos, el 0,16% del total y se quedó sin ningún diputado. Uno de sus líderes, Manuel Gutiérrez, declaró entonces que «apoyaría cualquier iniciativa política que partiera del sector cinegético, pero no volvería a formar parte de ningún partido; es mejor llegar a acuerdos con los partidos en materia de caza antes que crear uno». Vamos, que no me extraña que anden moscas y espanten a gritos a las docenas de periodistas que seguramente les llaman cada día para interesarse por ellos. Y yo que quería proponerles un logo con más gancho como el Elmer “Gruñón” Fudd de la Warner dándole para el pelo a una cigüeña blanca…