FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

El cine fantástico de Turquía: ¿Y si un turco salvara el mundo?

Gracias a muchos años de lavado de cerebro nos parece aceptable que un extraterrestre bebé se estrelle con su nave en Kansas y sus padres adoptivos le pongan de nombre Clark, pero nos partimos de risa si la nave se estrella en el interior de Turquía y...
18.7.13

Gracias a muchos años de lavado de cerebro nos parece aceptable que un extraterrestre bebé se estrelle con su nave en Kansas y sus padres adoptivos le pongan de nombre Clark, pero nos partimos de risa si la nave se estrella en el interior de Turquía y el nene se llama Tayfun.

A los críticos no les ha gustado mucho la última de Superman,

. Me pregunto qué dirían de

Süpermen dönüyor

(1973), una de las joyas del cine fantástico turco.

Dünyayi Kurtaran Adam

(Çetin Inanç, 1982) es otro de los mayores éxitos del cine fantástico turco. La traducción del título es algo así como “El hombre que salvó el mundo”, aunque es más conocida como la

Publicidad

Star Wars

turca. El argumento de la película se parece tanto a la mítica peli de George Lucas como al de

Yo soy la Juani,

pero se ha ganado el nombre por su utilización sin complejos de fotogramas y secuencias completas de los vuelos de Skywalker y sus colegas por una galaxia muy, muy lejana.

El cine fantástico turco tuvo su edad de oro entre los años 60 y los 80 del siglo pasado y produjo cientos de películas que tomaban “prestadas” ideas, argumentos e incluso en algunos casos secuencias completas de las pelis más taquilleras de Hollywood.

Pero los directores no se limitaban a fusilar los guiones americanos, sino que metían muchas cosas de su propia cosecha, toques genuinamente turcos o mezclaban todo esto con cosas totalmente ajenas a ambas culturas, como en el caso de

(Tres hombres gigantes) en la que el Capitán América y el luchador mexicano El Santo salvan el mundo de un temible Spiderman loco.

En la historia de

“El hombre que salvó al mundo”

todo comienza con secuencias de

Star Wars

acompañadas de la música de

En busca del arca perdida

, pero enseguida la historia cambia y en realidad trata de unos guerreros turcos del futuro que tienen que salvar al mundo de la maldad repartiendo guantazos en las desiertas estepas de la Anatolia central a unas cuantas marionetas de tamaño natural, robots y zombis, y a un malo muy malo parecido al de Flash Gordon.

Para un espectador occidental de hoy en día, el resultado final se parece bastante a una “suecada” en plan Gondry, pero estas pelis iban en serio, no pretendían ser motivo de broma ni tema de conversación para hipsters o excluidos sociales del siglo XXI. El origen de esta pequeña industria turca se encuentra en la falta de distribución que las películas americanas tenían en la Turquía de aquellos años, especialmente en las zonas rurales, donde había muchísimos fans del cine de ciencia ficción, pero donde proyectar las películas americanas simplemente no salía rentable. Esto provocó que algunos directores turcos comenzaran a rodar sus propias versiones contando con presupuestos liliputienses.

Publicidad

Estos films fueron un éxito brutal en Turquía, donde se acabó creando una pequeña industria que —al igual que Hollywood para el cine yanqui o Bollywood para el hindú— se llamó

Yeşilçam

debido a que la mayoría de los actores, directores, técnicos y estudios vivían o estaban situados en la calle

Yeşilçam

de Estambul.

Pero conforme las películas extranjeras se fueron abriendo paso en los cines del país y el propio cine turco se fue poniendo un poco más al día, estas películas fueron olvidadas y, de hecho, casi se perdieron para siempre ya que muchas copias fueron destruidas. Pero, en los años 90, algunos pequeños cines de Estambul comenzaron a proyectar de nuevo estas joyas olvidadas del underground turco, con lo que se comenzó a formar una base de fieles seguidores que, con la llegada de internet, ha seguido creciendo y extendiéndose a otros países. Incluso se han comenzado a realizar festivales como el International Yesilcam Film Festival en Washington, DC.

Este tipo de cine tiene el atractivo de las cosas que se hacen con muchas ganas y creatividad pero sin un puto duro y recuerda bastante al catálogo de Troma, aunque realizado de una forma menos consciente de su cutrez y quizá más auténtica.

Para ver una de estas pelis enteras hay que tener mucha voluntad, es cierto, y tampoco ayuda la creatividad de algunos de los tíos que cuelgan los subtítulos. Como se puede ver en el primero de los vídeos a continuación, los subtítulos en español de la

Publicidad

Star Wars

turca están traducidos por un mexicano que no para durante toda la peli de deslizar mensajes contra el presidente de México, Peña Nieto.

La lista de películas imprescindibles del cine turco es larga, pero aquí van unas cuantas:

Star Wars

-

Dünyayi Kurtaran Adam

(El hombre que salvó el mundo), 1982

Sin duda el mejor ejemplo de este tipo de cine. Los títulos de crédito y las secuencias iniciales son la quintaesencia de Yeşilçam.

Star Trek

-

Turist Omer Uzay Yolunda

(Omer el turista en Star Trek), 1973

Omer era un personaje de un cómic turco que en esta peli simplemente se encuentra con los de Star Trek, que lo recogen en su nave para recrear posteriormente el primer episodio de la serie de los 60.

El Mago de Oz

-

Ayşecik ve Sihirli Cüceler Rüyalar Ülkesinde

(La pequeña Ayşe y los enanos mágicos en la tierra de los sueños), 1971

Fantásticos títulos de crédito. El espantapájaros y el león traumatizarían a un niño casi al mismo nivel que la versión americana.

James Bond

-

Altin Cocuk

(El chico de oro), 1966

Casi tan sexy como su homólogo al servicio de su majestad.

Batman

- Yarasa Adam -

Bedmen

(Batman), 1973

Batman y Robin resuelven varios crímenes en una peli bastante verde. Superhéroes del destape turco.

Batiburrillo Cap. América, El Santo, Spiderman

-

Uc Dev Adam

(Tres hombres poderosos), 1973

Un sádico Spiderman se establece en Estambul y crea una banda de facinerosos que el Capitán América y El Santo tienen que doblegar. Cinema verité.

El exorcista

-

Publicidad

Seytan

(Satán), 1974

¿Tienen los exorcistas que ser curas? ¿Hay en Estambul escaleras tan largas como las del Washington del padre Karras?

ET

-

Badi

(Amigo), 1983

El ET turco es tan sumamente grotesco y toca de una forma tan sensual a los niños que parece que se han copiado de otro tipo de película.

Nota: Si habéis visto alguno de estos links completos recoged del suelo lo que quede de vuestro cerebro y ya os podéis ir de vacaciones.