Publicidad
Cultură

¿Qué pasa cuando una actriz porno se queda embarazada?

"Cuando las chicas se quedan embarazadas, por lo general dejan el porno".

por Jessica P. Pgilvie
11 Febrero 2016, 4:00am


Imagen del Instagram de Bonnie Rotten

Bonnie Rotten estaba viendo fútbol en su casa un domingo cuando alguien publicó un comentario en una de sus fotos de Instagram.

«Entonces, ¿vas a dejar el porno o vas a ser una de esas madres asquerosas y horribles?».

El comentario fue en respuesta a una foto que publicó Rotten de ella con su hija de dos semanas de edad. No respondió —dice que trata de no darle armas a los troles—, pero este tipo de comentarios han sido frecuentes desde que la exactriz porno de 22 años anunció que estaba embarazada en mayo del año pasado.

«Todos los días me llegan comentarios de lo más ridículo», me dijo. «"¿Qué clase de madre eres?, ¿Cómo crees que se va a sentir tu hija cuando sus amigos le digan cuántos tíos se follaron a su madre?, ¿Cómo piensas educar a una niña si chupas pollas para ganarte la vida?". Mierdas así, todo el día y de todas partes».

Rotten dejó el porno en febrero de 2015 por su embarazo. Estaba en la cima de su trayectoria; en 2014, fue la segunda mujer más joven en ganar el galardón a la Actriz del año en los premios AVN. Pero el embarazo cambió su vida y su carrera.

Según Mark Spiegler (uno de los mejores managers del porno de Los Ángeles, que representa a chicas como Rotten, Sasha Grey y Asa Akira), es «muy raro» que sus clientas se queden embarazadas. Aunque, cuando pasa, la mayoría deja la industria.

Le pertenecía a mis hijos. No quería que nadie más tocara mis pechos o contraer una ETS y tener que tomar antibióticos.

«No tengo mucho que decir al respecto», dijo Spiegler, «porque cuando las chicas se quedan embarazadas, por lo general dejan el porno».

Cuando la actriz porno Dana Vespoli cumplió 33 años (y se casó con el actor porno Manuel Ferrara), decidió que quería tener un bebé. Pero cuando ella y Ferrara empezaron a tratar de concebir, tuvo que cambiar su forma de trabajar para reducir los riesgos que asumía con su cuerpo.

Primero empezó a hacer escenas con chicas y a trabajar con menos personas porque «eres más propensa a sufrir una infección cuando te expones a tanta gente y tantas floras diferentes».

Vespoli llevaba casi 11 años en la industria del porno, pero dejó de trabajar durante la mayor parte de su embarazo. Después de dar a luz, se dio cuenta de que regresar al porno con las condiciones en que se queda el cuerpo después del parto iba a ser un reto. Las actrices porno usan sus cuerpos como instrumentos de trabajo; las madres usan su cuerpo como instrumentos para nutrir a sus hijos. Vespoli se dio cuenta de que hacer las dos cosas iba a ser agotador.

«Amamanté a todos mis hijos», dijo Vespoli, que ahora es madre de tres, «y nunca sentí que mi cuerpo fuera totalmente mío durante ese tiempo. Le pertenecía a mis hijos. No quería que nadie más tocara mis pechos o contraer una ETS y tener que tomar antibióticos. Son muy perjudiciales para los bebés».

Rotten dijo algo muy similar: «Soy una persona muy dedicada. O me vuelco de lleno a actuar o a ser mamá. No puedo hacer las dos cosas».

Aunque ese es el camino más tradicional, también hay formas de aprovechar el embarazo en la industria porno. Sierra Simmons acababa de entrar a la universidad cuando ella y su novio se dieron cuenta de que iban a tener un bebé. Simmons ya había pensado en entrar en la industria porno para pagarse la universidad y cuando su prueba de embarazo resultó positiva, por fin se decidió.

«Estaba estudiando y necesitaba una fuente de ingresos», dijo Sierra, quien ahora ya tiene su título en Biología. «Necesitaba tener los fondos para hacer todo lo que quería sin tener que estresarme por trabajar a tiempo completo».

Como su novio sabía que necesitaban el dinero, estuvo de acuerdo con su decisión. «Le dije que me parecía bien y me centré en mi nuevo trabajo».



A diferencia de Rotten y Vespoli, Simmons decidió usar su vientre para sacar provecho. Empezó con vídeos de fetiches como Mi papá me ha hecho madre con la esperanza de que así habría menos gente que supiera a qué se dedicaba.

«Son pocos los que disfrutan del porno de embarazadas», explicó. «Supuse que muy poca gente lo iba a ver y no me preocupaba que se dieran cuenta».

Después de un tiempo, Vespoli regresó a la industria del porno pero su cuerpo ya no era el mismo. Ponerse en forma no fue un problema y como sus hijos nacieron por cesárea, su vagina no sufrió ningún daño. Pero sus senos cambiaron por la lactancia («estaban desinflados», dijo Vespoli). Entonces, cuando sus gemelos cumplieron dos años de edad, decidió someterse a una operación de aumento de senos.

Desde que es madre, Rotten no tiene planes de regresar a la industria del porno como actriz. Invirtió en una empresa de juguetes sexuales y está organizando una gira burlesque para finales de año. Mientras tanto, dice que tener una familia y dejar el porno ha sido un cambio muy agradable.

«Es el sentimiento más raro del mundo», explicó, «pero también es el mejor».

Sigue a Jessica P. Ogilvie en Twitter.

Tagged:
Porno
sexo
bonnie rotten
cine porno
embarazo
Vice Blog
actrices porno
actriz porno
actrices
actrices porno embarazadas
embarazadas
actriz porno embarazada