FYI.

This story is over 5 years old.

News

Robert Mugabe ganó las elecciones en Zimbabue, otra vez

Normal, ¿no?
6.8.13

Robert Mugabe, el incansable dictador zimbabuense, sin duda brinda por los dioses después de asegurar un 61 por ciento de votos en las elecciones presidenciales de la semana pasada. Y la cereza del pastel de su séptima victoria consecutiva fue que su partido Zanu-PF también salió victorioso, al ganar 160 de 210 asientos parlamentarios.

El proceso electoral fue presuntamente declarado libre y justo por observadores tanto de la Unión Africana como del Comité de Desarrollo Sudafricano (SADC). Pero el principal partido opositor MDC-T, con el candidato Morgan Tsvangirai, acusa de juego sucio y etiquetó las elecciones como "una farsa enorme" y los resultados como "nulos y vacíos".

Publicidad

El partido de Tsvagirai acusa a Zanu-PF de amarrar votos e intimidar a la gente para votar por Mugabe para otro periodo de cinco años. Una gran sección del público también cree esto, un trabajador local doméstico me dice: "Mis amigos en Masvingo dicen que votaron por Zanu-PF. Estaban muy asustados de lo que pasaría si no lo hacían. No quieren la violencia que vimos la última vez".

Ahora, cualquiera que no estuviera asustado de votar contra el régimen de 33 años de corrupción y devastación, se siente robado de sus derechos democráticos. La lista de amarres tácticos parece ser eterna, y Tsvangirai ha compilado un caso bastante fuerte, que prepara para entregar a la corte y luchar por una reelección. Sus dudas acerca de la "victoria" de Mugabe es compartida por muchos miembros de comunidades internacionales y locales.

Debajo hay sólo algunos ejemplos de las irregularidades y acusaciones mostradas por el Reino Unido, EU, el MDC-T, el informante anónimo zimbabuense de Facebook Baba Juwka y la gente del país de Mugabe.

Proporciones poco convincentes

El problema principal es que la balanza de resultados está completamente desbalanceada. La mayoría de 61% de Mugabe (mayor que el 43% de 2008) no es sólo sospechosamente alta,  sino que convenientemente lo exenta de una ronda final de elecciones, como la que vimos en 2008. La victoria de Zanu-PF también les da una mayoría de dos tercios, que es lo necesario para reformar la constitución que fue recientemente votada pocos meses antes de estas elecciones.

Publicidad

Los resultados individuales por área son igualmente sospechosos. Las provincias Manicaland y Matabeleland son fuertes prominentemente MDC, aun así ambos votaron para favorecer a Zabu-PF. Pero quién sabe, tal vez la gente decidió que por fin era tiempo de perdonar a Mugabe por asesinarlos por millares en las masacres de Gukurahundi de los años ochenta.

Violencia e intimidación

Las estrategias de intimidación son el fuerte de Mugabe, y considerando que ha trabajado en ese ángulo desde su primera elección en 1980, ha tenido bastante tiempo para perfeccionar el oficio. Esta elección no fue diferente. Ambos, Human Rights Watch y Amnistía Internacional han confirmado intimidación a gran escala, lo que contradice la estimación "libre y pacífica" hecha por la AU y el SADC.

Una página web permitió a los zimbabuenses reportar cualquier irregularidad, con 710 entradas, incluyendo "Hombre mostrando una pistola a los votantes" y "Veteranos de guerra forzando a la gente a votar por Mugabe". Esto parece sugerir que la intimidación no es sólo un producto de la imaginación de Tsvangirai. No es que Zanu-PF haya mantenido muy en secreto su táctica de victoria, ya que mostraban consignas como "ZANU-PF te puede torturar en cualquier momento, los jóvenes te pueden golpear", y, "Si se oponen, les cortamos las manos. Si se oponen, les cortamos la cabeza".

Oradores en eventos incluso decían a las personas que apoyar al MDC era un boleto sin regreso para el infierno.

Publicidad

El fiasco del padrón electoral

Primero, un rumor extendido sugiere que Zanu PF contrató a una compañía israelí llamada NIKUV para ayudarlos a manipular el padrón electoral. Esto era para aumentar el número de simpatizantes Zanu-PF registrados e incluía duplicados y la inclusión de mucha gente muerta, con hasta 63 distritos mostrando más votantes que habitantes.

Luego el registro de votantes no fue liberado hasta un día antes de la elección, lo que violó algunas leyes electorales. Incluso así, sólo estaba disponible como copias en papel, que lo hacía básicamente imposible de conseguir. Consecuentemente, hasta un millón de personas acabaron sin poder encontrar sus nombres en el registro electoral en las casillas que se registraron, también resultado de un proceso de registro intencionalmente complicado.

Un votante me dijo: "Me registré, pero cuando fui a votar me dijeron que mi nombre no estaba ahí, que no podía votar. Así que fui a los cuarteles de Zanu-PF y les conté mi problema. Porque fui ahí, creían que quería votar por ellos, así que me dieron un papel y me dijeron que regresara y que estaba bien, que podía votar. Así lo hice, pero cuando llegué adentro, voté por MDC".

Disolver los votos a MDC

Hay evidencia en video de jóvenes de Zanu-PF siendo llevados en camión de lugares rurales no revelados a disolver el voto en fuertes de MDC. Tendai Biti, el secretario general de MDC vio ocurrir esto y dio la alarma, pero el chofer del camión se negó a contestar preguntas. Biti entonces se acercó a un miembro de la Comisión Electoral de Zimbabue, quien dijo no tener la "autoridad" para hacer algo al respecto. Lo que te hace preguntarte quién exactamente tiene la autoridad para hacer algo al respecto.

Publicidad

Ayudar a los analfabetas

Muchas personas en las áreas rurales de Zimbabue no saben leer ni escribir, lo que hace que manejar una boleta de papel sea algo complicado. Estas personas tienen derecho a un asistente objetivo cuando entran a las casillas, pero en Zimbabue "objetivo" significá algo más parecido a "retorcido", lo que significa que los votantes son frecuentemente engañados por asistentes de Zanu-PF. Este año, en una de las áreas de Mashonaland Central (una área notoria por su violencia en las elecciones de 2008), se estima que 10,500 de 17 mil votantes fueron "asistidos".

Obviamente, los ciudadanos zimbabuenses están un poco confundidos con los resultados de la elección. Un miembro de la Comisión Electoral de Zimbabue incluso renunció por la manera en que las elecciones fueron manejadas. Y a diferencia de 2008, cuando los simpatizantes de Zanu-PF abarrotaron las calles para celebrar, no había ni un juerguista a la vista cuando maneje al rededor de Harare.

En una conferencia de prensa este fin de semana, MDC-T amenazó con llevar su descontento por la injusticia a las calles, lo que dejó el centro de Harare llenó de policías. Baba Jukwa también a alentado a la gente para levantarse, sugiriendo que la violencia puede ser el único medio para derrocar a Zanu-PF.

Ha llamado a "hacer a Zimbabue ingobernable" por medio de "una revolución guiada por la gente". También aseguró a las masas que el servicio de seguridad estaría de su lado esta vez, y que solo "esperaba el llamado de Tsvangirai, Welshman [presidente del Movimiento por un Cambio Democrático] y Dabengwa  [presidente de la Unión de Gente Africana de Zimbabue] a salir a las calles y mostrar al mundo lo que queremos".