FYI.

This story is over 5 years old.

La Guía Vice de Europa 2014

La Guía Vice de Berlín

Aquí te contamos qué debes hacer para que la gente te vea como ein Berliner auténtico.
24 Julio 2014, 10:52am

Todas las fotos por Grey Hutton a no ser que se indique lo contrario

La capital de Alemania es una de las mejores ciudades del planeta para salir de fiesta, en la que todos tus sueños y tus deseos más oscuros se convierten en una discoteca de tres pisos donde no puede acceder cualquiera. Por desgracia todo el mundo lo sabe, así que lo peor de esas interminables colas son los exasperantes turistas que forman parte de ellas. Aquí te contamos cómo evitar que la gente de allí se moleste y que la gente te vea como ein Berliner auténtico.

Utiliza los siguientes links para ir directamente a cada sección:

DÓNDE IR DE FIESTA
DROGAS
POLÍTICA, MANIFESTACIONES, ETC.
   EL LEGADO DE LOS OKUPAS | MAY DAY, HUELGAS DE REFUGIADOS Y NEONAZIS | INMIGRANTES EN BERLÍN COMIDAS TÍPICAS
DÓNDE EMBORRACHARSE
ALOJAMIENTO
BERLÍN LGBT
DÓNDE IR CUANDO ESTÉS SOBRIO
QUE NO TE TIMEN
NO SEAS UN TURISTA DE MIERDA
QUÉ DEBES EVITAR
PROPINAS Y FRASES ÚTILES
UNA LISTA DE REPRODUCCIÓN DE YOUTUBE PARA BERLÍN
VICE CITY MAP

DÓNDE IR DE FIESTA

Vamos a ver: todo el mundo sabe que Berlín es el mejor sitio de Europa para ponerte hasta el culo de todo, lo que se traduce en que no tienes que esperar al fin de semana para hacerlo. Es más, deberías evitar salir los fines de semana: es una mierda y meterse en cualquier garito es como ir a la guerra. Deberías ahorrar energía para las noches del miércoles y el jueves.

Supongo que habrás oído hablar del Berghain. Sus seguratas son tan populares como sus pistas de baile, por lo que una espera de tres horas haciendo cola para entrar un sábado por la noche puede terminar con un simple: “Nein”. Y no hay vuelta de hoja. Mejor no arriesgarse y probar en Watergate los miércoles, Stattbad Wedding los sábados, **Club der Visionäre **los domingos por la tarde y solo entonces, si tienes la necesidad imperiosa, probar suerte en Berghain el domingo por la tarde-noche.

En caso de que hagas el esfuerzo de ir al club más famoso de todo Berlín, no lo hagas como un turista. El Berghain no es el típico local en el que ir a charlar con los colegas junto a la barra y muéstrate dispuesto a bailar, porque los seguratas también tienen el cometido de separar a los parásitos de los verdaderos apasionados del tecno.

El mismo principio se aplica a los recuerdos. No pierdas tiempo con el móvil haciendo fotos del garito y déjate la piel en la pista de baile. Cuando te vayas definitivamente, no te laves la mano en la que te hayan puesto el sello, ya que esta marca desvaída de la noche anterior puede ayudarte a entrar al día siguiente, aunque tengas que volver a pagar. Y lo más importante de todo, lleva pasta encima. No aceptan tarjetas de crédito ni hay cajeros en el recinto.

Friedrichshain es la zona que los techno heads suelen frecuentar, y una de las mejores alternativas a Berghain la puedes encontrar en ://about blank, cerca de Ostkreuz. No te lleves la chaqueta de camuflaje ni la boina de las Fuerzas de Defensa de Israel, ya que no te dejarán entrar si llevas a la vista algún tipo de insignia institucional.

Encontrarás de todo en Friedrichshain, desde bares decentes para tomar la primera copa, como el Süß. War Gestern y el Sanatorium 23, a clubs más pequeños, como Rosi'sSuicide Circus y Salon Zur Wilden Renate.

Otra alternativa a Berghain bastante correcta es Tresor, un sitio muy grande al otro lado del río Spree. Las sesiones quizá no se prolonguen hasta tan tarde como en Berghain, pero el local es muy grande, tiene buenos precios y el club de la planta de abajo, OHM, también es genial.

En Kreuzberg, los berlineses suelen frecuentar sitios como Prince Charles o Gretchen, mientras que los residentes de Neukölln se decantan por LoopholeLoftus Hall o Sameheads, clubes que suelen atraer a expatriados.

Evita el Matrix y el Speicher a no ser que seas un quinceañero, te guste el R&B o no tengas muy buen gusto musical. Son trampas cutres para turistas cutres. Por último, si conoces la diferencia entre house y tecno, debes averiguar si se celebran fiestas de Source Material durante tu estancia. Asociados con la discográfica White Material y bajo la atenta mirada de los residentes DJ Richard y Mo Probs, estos chicos siempre traen a buenos cabezas de cartel.

Return to Top

DROGAS

Al contrario de lo que la mayoría cree, aquí no estamos siempre colocados con éxtasis: la verdad es que nos colocamos con muchas más drogas.

En la mayoría de barrios se puede fumar maría sin problemas, aunque los más liberales son Kreuzberg-Friedrichshain y Neukölln. La alcaldesa de Kreuzberg, Monika Hermann incluso ha empezado a planificar la posible apertura del primer coffee shop en Görlitzer Park.

En general, en las discotecas se tolera el consumo de drogas como MDMA, las pastillas, la coca y el speed, si bien la gente suele asegurarse de que la tienen bien escondida antes de llegar a la puerta del local, ya que los seguratas suelen cachearte a fondo y todo lo que encuentran lo tiran a la basura. Hay otras drogas que nadie tolera, sobre todo aquellas que pueden echarse en la bebida de alguien sin que se dé cuenta o con las que puedas pillar una sobredosis fácilmente. De hecho, si te pillan con GHB, no solo te echarán del club, sino que te vetarán el acceso y te colgarán la etiqueta de “Hausverbot”, penalización que suele durar un año. Quién sabe cómo llevan el control de estas cosas, pero lo llevan. Al principio puede sorprender un poco ver a todo el mundo hasta el culo de drogas, como zombis por los clubes, pero hay que decir que hay cero tolerancia con la gente que va demasiado pasada y acaban echándola.

Si alguna vez llega a tus manos una pastillita de aspecto cuestionable, quizá esta página pueda serte de utilidad.

Parece que algunas ciudades europeas toleran el consumo de droga en los parques, pero aquí la gente es muy cautelosa con la policía, que no dudará en parar y registrar a quien vea con signos de estar bastante perjudicado. No es raro que haya policías de paisano en las discos, aunque su presencia se debe más a los camellos. Pueden enjuiciarte por posesión de drogas duras, incluso si es para consumo propio.

Return to Top

Foto por Alex Rat

POLÍTICA, MANIFESTACIONES, ETC.

EL LEGADO DE LOS OKUPAS

Durante la década de 1990, el caos en que se había convertido la recién unificada ciudad de Berlín era el paraíso para los okupas. Había numerosos edificios abandonados cuyos propietarios no se conocían y las autoridades estaban indecisas. Por otro lado, los vecinos apoyaban en su mayoría el objetivo de los okupas de defender los edificios existentes de los disparatados proyectos de desarrollo urbano del gobierno. En su apogeo, el movimiento okupa de Berlín llegó a ocupar al menos 120 edificios, que defendió en violentas batallas callejeras contra la policía antidisturbios.

A medida que crecía el atractivo de la nueva Berlín, también aumentó la presión que políticos y promotores inmobiliarios ejercían sobre los okupas en un intento por mejorar la imagen de la ciudad. Como consecuencia de ello, a finales de la década de 1990, se produjeron muchos desalojamientos de okupas y se legalizó la situación de otros. Cuando en 2009 se desalojó a los últimos okupas de Brunnenstraße 183, el movimiento se desvaneció. No obstante, los okupas han dejado su impronta en la cultura urbana de Berlín, y existen varios colectivos de los que se legalizaron que se han convertido en centros culturales abiertos a todo el mundo y en los que se realiza todo tipo de actividades, desde disfrutar de una comida barata, ver una exposición de arte independiente o participar en un debate interminable sobre la teoría de la hegemonía de Gramsci aplicada a los mecanismos de vigilancia de la NSA.

Entre los edificios ocupados que hoy son centros culturales se encuentran el Schokoladen, en Ackerstraße 169, un centro en el que se celebran lecturas, fiestas y conciertos cada dos días, con grupos que van de los más mierdoso un día a lo mejor otro día. También vale la pena visitar la Volksküchen (la “cocina del pueblo”), en la que muchos de estos colectivos ofrecen comida casera por muy poco dinero o incluso gratis. El grupo Køpi137 celebra pases de películas en su impresionante pantalla y algunas noches incluso te dan de cenar. Lo mismo ocurre en Filmrisz, en Friedrichshain. Podrás encontrar una lista de este tipo de actividades en www.stressfaktor.squat.net. Aviso importante: presentarte a estos sitios como un extranjero bien vestido que quiere “probar algo nuevo” pasando una noche sin WiFi es casi garantía absoluta de que te van a mirar mal.

Si quieres mejorar tu destreza dialéctica, acércate al Liebig34, un “proyecto anarcofeminista, un colectivo FLT y una casa social”, en lo que fue un edificio okupado en Friedrichshain.

Esta comunidad se dedica enteramente al “desarrollo diario de la deconstrucción de los roles predefinidos y los patrones de conducta”, en especial en lo relativo al género y cuenta con un taller de reparación de bicicletas (gratuito) y una sala de lectura anarquista. Parece que ahora están buscando nuevos compañeros de habitación, lo que podría ser una gran experiencia, aunque si eres hombre y hetero no te dejarán vivir ahí.

Por último, puedes vivir otra experiencia okupa única y auténtica en una casa ubicada en Brunnenstraße 7. Debes dirigirte al patio trasero, donde encontrarás un montón de grafiti, aviso de que los turistas no son bienvenidos (pero sí los refugiados). Si te quedas el tiempo suficiente, puede que alguno de los ocupantes saque la cabeza por la ventana para llamarte de todo menos guapo y tirarte algún objeto. Si quieres cabrearlo de verdad, hazte un selfie con el grafiti de fondo y déjate olvidado junto a una puerta el vaso de poliestireno de café con leche que te has comprado en el cercano Cafe Oberholz.

Es broma. Por el bien de la humanidad, deberías dejar a esta gente tranquila, porque no es un puto zoo. ¿Te molaría que un desconocido entrara en tu casa y empezara a hacer fotos de ti y de tu familia? No creo.

Return to Top

MAY DAY, HUELGAS DE REFUGIADOS Y NEONAZIS

Las protestas son parte inherente de la cultura de Berlín. Cualquier día de la semana puedes toparte con un grupo de gente protestando contra cualquier cosa, desde la intervención de la OTAN en la crisis de Ucrania hasta la pesca de delfines. Incluso antes de que Berlín volviera a convertirse en la capital de Alemania en 1999, el hecho de ser una ciudad bajo el influjo soviético ha suscitado una enorme tensión política, cuya mayor representación se producía en las manifestaciones del 1 de mayo. Durante años, estas demostraciones sumían el distrito de Kreuzberg en el caos total, en el que los manifestantes de izquierdas y los antidisturbios se enzarzaban en una especie de baile ritual con rocas, porras, spray de pimienta y vehículos en llamas.

Durante los últimos años, la táctica policial de fomentar la celebración de un festival remoto para reducir estos disturbios ha parecido tener cierto éxito. Así, el May Day está más en la línea de una improvisada rave callejera con cerveza casera que de una lucha de clases para destruir el capitalismo. En cualquier caso, vale la pena acudir a verlo.

Hace unos dos años, Berlín vio nacer una nueva forma de protesta: las “huelgas de refugiados”. Se producen cuando un grupo de solicitantes de asilo acampan en una plaza pública o inician una huelga de hambre para protestar contra la política de asilo de Alemania. Este tipo de protestas ha obligado a las autoridades berlinesas a tomar decisiones realmente difíciles (permitieron a un nutrido grupo de refugiados ocupar una escuela abandonada en Kreuzberg, pero disolvieron un campamento de protesta que se había establecido en una gran plaza en ese mismo distrito hacía un año y medio). Hasta ahora, las protestas han obtenido pocos resultados tangibles, pero han dirigido la atención mediática hacia los solicitantes de asilo.

Un grupo que intenta frecuentemente aprovecharse de la situación es la pequeña pero incondicional sección del partido de extrema derecha NPD. Cada dos semanas anuncian una manifestación para protestar contra “el abuso de la política de asilo” o contra el “parasitismo” de los extranjeros, a la que asisten entre 15 y 100 matones y unas 20 veces esa cantidad de antifascistas, residentes y asociaciones de inmigrantes. Por lo general, el imbécil líder da una arenga a los seguidores, policías y periodistas que lo rodean, y mientras tanto, los antimanifestantes intentan bloquearles el paso, se enfrentan a la policía u organizan festivales improvisados en la calle. Estos eventos pueden ser divertidos, siempre dejes el cordón policial entre tu persona y los fascistas.

Return to Top

INMIGRANTES EN BERLÍN

Berlín es una ciudad de inmigrantes en la que un 29 por ciento de la población proviene de la inmigración. Como ocurre en muchas otras ciudades, cada grupo tiende a aglutinarse en barrios distintos.

El grupo mayoritario con diferencia son los turcos (el 5,5 por ciento de la población, si bien muchos de ellos, técnicamente, son kurdos). Empezaron a llegar a Alemania tras un acuerdo con Turquía firmado en la década de 1960, época en la que la creciente industria teutona estaba buscando mano de obra barata para perpetuar su expansión pagando salarios bajos. Tal como ocurrió con los italianos antes que ellos, la mayoría de estos “trabajadores invitados” acabaron quedándose y, aunque la aceptación por parte de los alemanes ha mejorado, la discriminación está a la orden del día. Si bien es cierto que hay políticos y periodistas de origen turco, muy pocos de ellos han logrado abrirse paso hasta los escalones más altos de la industria o el mundo financiero. Sin embargo, pocos berlineses se imaginan su ciudad sin la influencia de Turquía. La mayor densidad de población turca en Berlín se encuentra en los barrios de Kreuzberg, Neukölln, Wedding y Moabit.

La comunidad de origen árabe constituye otra minoría más reducida pero visible. Muchos de ellos son chiítas libaneses, kurdos o palestinos que huyeron de la guerra civil durante la década de 1980. Ante la negativa del Gobierno alemán de reconocer a muchos de ellos como refugiados, estos inmigrantes actualmente se encuentran en una situación de perpetuo desempleo y no están integrados en la sociedad berlinesa, lo que provoca que algunos de ellos recurran al crimen organizado. Su condición de musulmanes y miembros de extensas familias los convierten en los sujetos habituales de alarmistas artículos de opinión sobre “clanes árabes criminales”. Todo esto ha avivado la llama del prejuicio del pueblo de Berlín hacia los árabes. La mayoría de la población árabe de Berlín viven en Neukölln, donde el 80 por ciento de los adolescentes es de origen inmigrante.

El segundo grupo después de los turcos lo constituyen los polacos, así como los serbios y los rusos. Puesto que la mayoría de los berlineses ya están acostumbrados a los ciudadanos de Europa del Este de cuando formaban parte del Bloque del Este, no existen demasiados prejuicios hacia estos inmigrantes (dejando de lado que los alemanes creen que los polacos son los mejores ladrones de coches).

Los inmigrantes procedentes de países de Europa del Oeste, como Francia, España, Italia y el Reino Unido, constituyen cerca del 3 por ciento de la población de Berlín y son el grupo contra el que menos prejuicios existen. Quizá su mayor problema sea que se les vea como a molestos turistas hipsters que disparan el precio de los alquileres y que forman atascos en la cola de Berghain.

Return to Top

Foto por Gergana Petrova

DÓNDE COMER

Burrito Baby

Pflügerstra__ße__11 12047, Berlín

Deliciosa comida mexicana vegetariana en un ambiente agradable y acogedor y, si odias tanto a los animales que no puedes comer ni los productos derivados de estos, tienes la opción de hacerte vegano. Es un sitio muy pequeño, por lo que siempre está lleno.

Cookies Cream

Behrenstraße 55 10117, Berlín

El Cookies es una de las discotecas más famosas de Berlín. Se puede decir que este sitio lo ha visto ya todo. En la parte de arriba de la discoteca hay un restaurante. Es caro, pero vale la pena si te gusta la buena comida vegetariana y quieres ver a algún famosillo vegetariano.

BBI Berlin Burger International

Pannierstrstraße 5 12047, Berlín

Como en el Reino Unido, en Berlín la mayoría de gente solo come hamburguesas. No vayas en plan muy elitista; aunque está bien comer de vez en cuando algo que no te provoque un paro cardiaco, las hamburguesas están muy bien. El mejor lugar para comerlas es BBI. Es pequeño pero tiene todo lo que necesita una hamburguesería: una cocina estupenda, una terraza en la calle y un funcional lavabo.

** Il Casolare**

Grimmstraße 30 10967, Berlín

En Berlín hay tres de estas pizzerías que están siempre llenas, una en Prenzlauer Berg (I Due Forni), otra en Friedrichshain (Il Ritrovo) y esta, que es nuestra favorita. Esto se debe en parte a la atractiva zona donde se encuentra el patio del local con vistas sobre el canal. Es un lugar muy ruidoso, los fines de semana a veces tienes que esperar una hora para comer y los camareros son unos cretinos, pero vale la pena porque sus pizzas, pastas y antipasti son buenísimos.

Vatos Tacos Taco Truck

Ritterstraße 26 10969, Berlín

Es un camión que sirve comida, así que no tiene sentido indicarte en qué calle se encuentra. Aunque lo más probable es que lo encuentres aquí. Y valdrá la pena ya que tiene las mejores quesadillas y burritos de la ciudad, acompañados de carne o variedades vegetarianas o veganas.

Return to Top

COMIDAS TÍPICAS

Comida turca

Berlín cuenta con la mayor comunidad turca fuera de Turquía. Es una mala noticia para los racistas, pero buena para la gente normal a la que le gusta la buena comida ya que hay una gran variedad de la mejor comida turca en toda la gama de precios posibles, desde un Döner Kebab (que se inventó en Alemania) por 1,50 euros hasta los platos de cocina más exquisitos que puedas imaginar.

Club Mate

Club Mate es el Red Bull de los hipsters alemanes que se las dan de artistas. Es básicamente un té helado cargado de cafeína y con un gusto amargo y todo el mundo lo mezcla con vodka. Sin embargo, dado que lo beben los hipsters alemanes con pretensiones artísticas, ahora ellos son los se ríen de esta bebida. Aunque a ti te debería dar lo mismo si pareces estúpido por romper alguna regla social poco conocida, eres un turista y siempre vas a ser la persona menos guay de la discoteca.

Currywurst

Hay como tres millones de sitios en Berlín que venden la famosa Currywurst. Básicamente es una salchicha de cerdo, con o sin piel (llamada “darm”), cortada en trozos y cubierta con una mezcla casera de ketchup y curry en polvo. O sea, muy digestiva.

Vendedores ambulantes en bares

Estos tíos viajan por todos los bares y se acercan a las colas de las discotecas para vender deliciosos snacks de las pequeñas cestas que llevan y que suelen ir cargadas de sándwiches caseros, pakoras y otros aperitivos. No son baratos, pero ahí están.

Kumpir

Vale, ya sé que recomendarte una patata hervida puede parecer un poco estúpido, pero es que esta es LA PATATA. Además, este tipo de patata es originaria de algún lugar de Europa del Este o de Turquía (parece que nadie lo sabe con certeza).

Return to Top

DÓNDE EMBORRACHARTE

En el barrio sureño de Neukölln, el mejor sitio para tomar algo es Das Gift, un típico bar berlinés que sus parroquianos conocen como el Eck-Kneipe. En él puedes tomar cerveza de grifo barata. Como todo bar berlinés que se precie, está regentado por uno de los grandes del rock alternativo, el escocés Barry Burns, de Mogwai y su mujer, Rachel. El pub de al lado lo lleva el bajista de Arab Strap y The Jesus and Mary Chain tienen un carrito de falafel enfrente.

Son muchos los que opinan que la zona de Mitte está en decadencia y que hay demasiados turistas, pero bueno, en primer lugar, tú no dejas de ser un turista y en segundo lugar, la verdad es que esta zona sigue siendo muy agradable. Procura evitar Rosenthaler Platz y dirígete a una calle lateral como Auguststraße, donde encontrarás, en el número 49a, el Hackbarth’s, un lugar ideal para tomar algo antes de cenar.

Vale la pena visitar el barrio de Kreuzberg por sus restaurantes. Pero si lo que quieres es beber, te recomendamos que pruebes en Bellman’s (Reichenberger Straße 103). Este sitio abre hasta tarde, vende alcohol y es el sitio al que suelo ir, así que si me veis, saludadme.

Si eres más de beber en los parques, como cuando tenías 16 años, tu sitio es Volkspark Friedrichshain. Tiene una extensión enorme y está lleno de lugares preciosos desde los que puedes contemplar el día pasar, como la fuente basada en los hermanos Grimm (un sitio, por cierto, en el que encontrarás a un montón de quinceañeros borrachos).

Se ha armado mucho revuelo con que Schöneberg es el nuevo barrio de moda de Berlín, lo cual es un poco extraño porque siempre ha sido guay. Varias galerías de arte han abierto en la zona recientemente, así que podrás ver muchas obras de arte geniales durante el día antes de visitar el Café Einstein, la cafetería más bonita de la ciudad. Luego puedes ir a pillar una moña al Victoria Bar a base de unos cócteles más buenos de lo que el nombre británico del local pudiera sugerir.

El distrito de Charlottenburg es uno de los más bonitos de la ciudad, si consigues salir de la autopista al infierno que es Kurfürstendamm, el eje comercial más concurrido de Berlín. En las calles cercanas encontrarás infinidad de bares pijos, como el Paris Bar, y tiendas que la gente que odia a los hipsters odian, como la tienda conceptual Bikini Berlin, en la que encontrarás las últimas colecciones de los diseñadores underground de Berlín.

Return to Top

ALOJAMIENTO

Si no quieres correr riesgos y buscas un lugar en Berlín que sea bonito y barato, te recomendamos el  A&O Hostel en Köpenicker / Ecke Adalbertstraße (a partir de 9 euros la noche en habitación compartida). Aquí es donde van a parar los desechos humanos de todo el mundo y la gente de aquí lo llama «el vertedero de turistas». No es un lugar agradable, pero si te gusta el nauseabundo crisol de hormonas que es la generación Easyjet, te encantará.

Otra opción económica es encontrar una Pension, que es el equivalente alemán de un «Bead & Breakfast» y que normalmente lo lleva gente mayor con la que prácticamente no tendrás nada en común más allá de una creencia sin fundamento de que Berlín ya no es tan divertido como antes. Desgraciadamente, cada vez quedan menos de estos establecimientos en la ciudad, pero si puedes encontrar uno por internet vale la pena intentarlo si no te importa disfrutar de unas vacaciones como si estuvieras en casa de unos abuelos lejanos.

Si para venir a Berlín has engañado a alguien que preferiría haber ido a un camping, quizá te interese Hüttenpalast, en Hobrechtstraße 65-66 (a partir de 55 euros la noche en caravana interior). Disponen de caravanas interiores y cabañas de madera en las que podrás sentirte en plena naturaleza y disfrutar también de la marcha desenfrenada de Neukölln.

Si mientras estás en Berlín lo que quieres hacer es acostarte con alguien que toque en un grupo, inténtalo en el Michelberger Hotel, en Warschauer Straße 39/40 (A partir de 80 euros por habitación y noche). Aquí es donde duermen la mayoría de grupos cuando vienen a tocar a la ciudad. Si no tienes una compañía discográfica que corra con todos tus gastos, justo al lado tienes el Industriepalast Hostel (Warschauer Straße 43; a partir de 20 euros la noche en una habitación compartida). Una opción segura si estás en Berlín es dormir con algún telonero. Si no tienes suerte, Berghain está solo a cinco minutos de distancia andando.

Una de las mejores opciones es el 25hours Hotel Bikini Berlin (la habitación cuesta a partir de 155 euros por noche). Las habitaciones son confortables e individuales y la vista, fantástica. Está al lado del Bahnhof Zoo, que deberías visitar, aunque solo sea por Christiane F. También es una buena alternativa a pasar todo el tiempo en Kreuzberg.

Return to Top

Foto por Chris Bethell

BERLÍN LGBT

Berlín alberga la mayor población gay de Alemania, así que suele ser bastante tolerante con el colectivo. En verano se celebra un desfile del orgullo, el Stonewall CSD (Christopher Street Day) y una manifestación no tan publicitada, ambos en el mismo día. También se celebran varias ferias, como la Motzstraßenfest, que es como una especie de desfile del orgullo gay estático, y otras de corte más fetichista, algunas en Semana Santa y otras en verano, y en las que podrás encontrar a polis y bomberos buenorros y dildos por doquier.

Son innumerables las discotecas y clubes gais de la ciudad y los hay para todos tipo de perversiones imaginables: desde sitios con cuartos oscuros para follar hasta fiestas locas alternativas y grandes fiestas para los musculados con camisetas de tirantes. En Berghain está Laboratory, un club de sexo hardcore gay en los que se celebran fiestas de varias temáticas, como fiestas del barro o fiestas scat.

También hay espacios al aire libre. Prácticamente todos los lagos cercanos a la ciudad tienen una playa gay y casi todo el parque Tiergarten se considera zona de cruising.

En Schöneberg, concretamente en las calles colindantes a Nollendorfplatz, encontrarás librerías, farmacias, clubs, bares, cafés, tiendas de ropa y cualquier cosa gay que se te ocurra. El resto de la ciudad también es bastante liberal, aunque lamentablemente, la homofobia sigue siendo una realidad. Solo en 2013 hubo 290 episodios de violencia homófoba, y se sabe que algunas parejas gais han sido agredidas por pasear cogidos de la mano en público. La policía es una maestra en tratar con los idiotas homófobos y hay bastantes organizaciones a las que puedes dirigirte si has sido víctima de la violencia homófoba durante tu estancia.

Return to Top

DÓNDE IR CUANDO NO ESTÉS BORRACHO

New Theatre

Si buscar tomar unas copas en un sitio tranquilo, prueba en el New Theater. Este sitio es un bar y un espacio teatral DIY. Puede sonar horrible, lo sé, pero si tienes la suerte de estar en la ciudad cuando se celebra alguna función, tienes que ir. El bar lo regentan los artistas Calla Henkel y Max Pitegoff y es el lugar perfecto para mezclarse con jóvenes artistas y amantes del teatro.

Berlin Community Radio

Para aquellos de vosotros extremadamente perezosos, técnicamente no hace falta ni que os levantéis de la cama para seguir la fiesta. Solo tenéis que sintonizar BCR (Berlin Community Radio), en la que podréis escuchar buena música, consejos para introduciros en las subculturas de la ciudad y conocer los lugares en los que se celebran las mejores fiestas y los principales eventos.

Insel der Jugend (Isla de la Juventud)

Cuando necesites desconectar de la ciudad durante un tiempo, Insel der Jugend es un sitio ideal para disfrutar del río Spree y recordar que hay vida más allá de los clubs tecno y la noche de Berlín.

Paloma Bar

Este fantástico y pequeño bar ubicado en un primer piso se encuentra en Kottbusser Tor. La entrada puede pasar fácilmente desapercibida (la primera escalera después del fotomatón), pero vale la pena buscarla, ya que ofrece unas espectaculares vistas de los trapicheos con la droga y algún que otro disturbio.

Bosque y lago de Grunewald

Cuando te canses de la ciudad, coge un tren hacia Grunewald. Sí, puede que sea un paraíso de ricos detestables, pero tienes que estar muy amargado para no admitir que el sitio es jodidamente bonito. Puedes pasear por el bosque en solitario o caminar cerca del lago, que —como no podía ser de otro modo en un sitio poblado por gente acostumbrada a tener lo que quiere— incluso tiene playas específicas para perros.

Spreepark, en Plätenwald

El Spreepark era el único parque de atracciones de Alemania del Este, pero tuvo que cerrar en 2001. Al año siguiente, el antiguo dueño se llevó unas cuantas atracciones a Perú para abrir un nuevo parque, pero allí también fracasó y acabó en bancarrota. Luego lo pillaron intentando colar 180 kilos de cocaína en la frontera de Alemania. La conclusión es que este tío es un completo inepto, pero hemos de agradecerle que dejara algunas atracciones en el parque, como un trenecito en el que puedes darte una vuelta. Haz una visita guiada o, si eres de los aventureros, salta la valla y explora el parque por tu cuenta.

C-Base

Un hacklab en medio de Berlín en el que el consumo de Club-Mate es alarmantemente alto. Aquí se reúnen los nerds para programar todo tipo de cosas de las que nunca sabremos nada porque las almacenan en el ordenador matriz que ellos mismos han construido.

Return to Top

Foto por David Georgi

QUE NO TE TIMEN

Si bien es cierto que la delincuencia en Berlín ha ido en aumento, tampoco es que el berlinés medio siempre salga a la calle con miedo. Aunque la tasa de delincuencia sea mayor que en ciudades como Múnich o Stuttgart, comparado con otras ciudades de Europa, Berlín es un destino seguro, y muy pocas veces los turistas son las víctimas de la delincuencia callejera. De todos modos, y como ocurre con cualquier ciudad, siempre habrá algún que otro capullo, y no olvidemos que esto es Alemania, así que podría haber un caníbal viviendo debajo de tu albergue.

Algunas reglas básicas que también se pueden aplicar en Berlín: nunca dejes el móvil o la mochila encima de la mesa de un bar o restaurante; evita las estaciones de metro desiertas por la noche; no cantes “Three Lions” por la calle; no uses taxis sin licencia; no seas un idiota.

Los fines de semana, los trenes funcionan toda la noche, y recientemente se han producido ataques violentos contra viajeros inocentes en puntos turísticos como Alexanderplatz o Friedrichstraße. No obstante, este tipo de ataques sucede en contadas ocasiones y eso no debería impedir que utilices el transporte público ni que visites los lugares que quieres ver. Aparte de los atracadores, verá que hay gente en Kurfürstendamm o Tauentzien que te invitarán a jugar al viejo juego del trile. No hace falta que te diga que es un timo.

Sin embargo, el delito más cometido en Berlín —y quizá en toda Alemania— es el robo de bicicletas, sobre todo en los barrios más modernos a los que vayas: Mitte, kreuzberg, Neukölln. Asegúrate de no dejar la bicicleta en la calle por la noche, ya que corres el riesgo de encontrártela sin ruedas por la mañana.

Return to Top

Foto por Theo Cottle

NO SEAS UN TURISTA DE MIERDA

Los albergues de Berlín son los lugares a los que van los turistas a perfeccionar su comportamiento antisocial. El olor a basura y döner podrido invade estos sitios y se extiende como un halo enfermizo en un radio de 500 metros.

Asimismo, parece que los turistas están empeñados en provocarnos un cáncer. Quieren identificarse tanto con los campesinos que vivían bajo el régimen comunista de Erich Honecker que contratan los “Trabi Tours”, paseos en lo que probablemente sean los peores coches de fabricación alemana (Trabi). Estaban hechos con plástico, su motor no valía para nada y funcionaban con gasolina con plomo. Además, la gente de Alemania del Este tenía que esperar hasta ocho años hasta poder disponer de uno de estos “vehículos”. Obviamente, los alemanes aprendieron de los errores del pasado y, por suerte, ya nadie conduce estas máquinas infernales, si bien a los turistas parecen encantarles y las alquilan para conducir sin rumbo por la ciudad, expulsando cantidades ingentes de dióxido de carbono para deleite de los peatones. Si logras evitar ser atropellado por uno de estos coches o no morir asfixiado por el humo que expelen, de todas formas acabarás fulminado por el cambio climático que estos simpáticos coches contribuyen a acelerar.

Return to Top

QUÉ DEBES EVITAR

Zombis de la droga

Los zombis de la droga son humanos solo en parte. Perdieron la humanidad en algún momento durante la juerga de tres días que los berlineses llaman fin de semana. Pasan las noches escondidos en clubes y durante el día salen a buscar más droga o una botella de Club-Mate para poder seguir el ritmo. Sacan espuma por la boca, se desmayan en parques como Hasenheide o Görli y nunca jamás paran de bailar, incluso cuando están intentando teclear el código PIN una y otra vez en un cajero automático.

Nazis

Lamentablemente, el hecho de hace mucho que acabó la guerra no significa que hayan desaparecido los alemanes más imbéciles de todos. Más bien se han marchado del centro de la ciudad, a lugares como Friedrichsfelde o Köpernick. Lo más frustrante es que han aprendido a mimetizarse con el entorno, por lo que ya no es tan fácil detectarlos por ir con la cabeza rapada o con una bomber. La mejor forma de reconocerlos es detectando su abrumadora aura de fracasados.

Bandas juveniles

Joven, furioso y aburrido: la combinación perfecta. Por lo general, van en grupos de cuatro en las estaciones del metro y esperan el momento oportuno para darle una paliza a alguien delante de las cámaras de videovigilancia. Los medios de comunicación han calificado el ascenso de la violencia juvenil en el metro de Berlín como “alarmante” y “totalmente irracional”, por lo que intenta no ir solo ni exhibir demasiado tu smartphone.

Potsdamer Platz – Mitte
Se cargaron la fantástica No Man’s Land. Destruyeron la institución del tecno, Tresor. Se cargaron todo lo que representaba la historia de Berlín. A cambio han dejado un frío y aséptico skyline caracterizado por rascacielos absurdos y un Feng Shui muy jodido.

Checkpoint Charlie

Una pequeña cabaña cutre con soldados de mentira que te pedirán que les pagues cada vez que te saques una foto con ellos. Eso debería ser suficiente para convencerte de que no vayas.

Mauerpark-Flohmarkt
Este es el sitio más sobrevalorado de toda la ciudad. Sin embargo, no podrás escapar de él porque hay muchas posibilidades de que al menos una de las personas de tu grupo a quien, por razones que la inteligencia humana no llega a comprender, le encantan los mercadillos o los karaokes. Se supone que es un sitio genial donde miles de jóvenes se reúnen los domingos. La verdad: está siempre abarrotado, sucio, es caro y los autóctonos lo evitan a toda costa, como pasa con Camden.

Return to Top

PROPINAS Y FRASES ÚTILES

Propinas

Por lo general, una propina del 10 por ciento suele ser suficiente en cualquier establecimiento de la ciudad.

Frases útiles

Hola – Hallo

Adió s- Tschüs [pronunciado como “chuus”]

Por favor – bitte

Gracias – danke

¿Dónde está Berghain? – Wo ist das Berghain?

¿Dónde puedo conseguir drogas por aquí? – Wo gibt es hier Drogen?

[Gritado por un segurata] ¡Por favor, formad una fila – In einer Reihe anstellen!

Return to Top

UNA LISTA DE REPRODUCCIÓN DE YOUTUBE PARA BERLÍN

Aquí tienes una lista de reproducción con música que puedes escuchar mientras estás por Berlín. Advertimos de que esta lista no refleja necesariamente los gustos musicales de los que componemos la oficina d VICE Alemania, pero creo que vale la pena que escuches algo de rap alemán antes de aterrizar en Berlín, aunque sea para tener algo de qué hablar en la zona de fumadores de Das Kool Klub.

Return to Top

VICE CITY MAP

Nos vemos, pues, en alguna cola de tres o cuatro horas a la puerta de algún templo del tecno.

VICE Alemania.