FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Mi traje de mapache

A pesar de lo que dice la industria de la moda, fabricar un traje de mapaches salvajes no es muy complicado. Con un poco de exploración de
29.11.11

Fotos Por Kara-Lis Coverdale y Rose Athena Estar rodeada de mapaches amigables que quieren comerse los baguettes que llevas en las piernas, es casi como ser la princesa de tu propia película de Disney. Casi. A pesar de lo que dice la industria de la moda, fabricar un traje de mapaches salvajes no es muy complicado. Con un poco de exploración de basureros, comida putrefacta, cinta adhesiva para ductos y una minuciosa planeación, casi cualquiera puede atraer a los suficientes mamíferos llenos de enfermedades para cubrir su persona durante horas. ¡Es fácil, divertido y sólo presenta una probabilidad un poco más alta de la promedio de contraer una terrible infección patógena! 1 Primero, necesitarás procurar una capa protectora de ropa lo suficientemente gruesa para que resista las garras y dientes de los mapaches, filosos como navajas, que muy probablemente te infectarán con rabia si penetran tu piel. ¡Seguridad ante todo! En este punto te preguntarás: “¿Por que estoy a punto de pegar comida podrida a mi cuerpo y permitir que un grupo de animales culeros con colas anilladas se pasee sobre mi?” A lo que responderás: “Porque son putamadre adorables, si ignoras el olor a mierda, y ¿a quién no le gustaría vestir lo que básicamente es un traje de ositos de peluche, con enfermedades infecciosas? 2 Como dice el conocido refrán, la mejor manera de conseguir que mapaches se amontonen sobre ti es pensando como un mapache. Y como el comer está en su cabeza el 80 por ciento del tiempo, el otro 20 se divide entre cagar y coger, no hay mejor carnada que la comida. Lo bueno es que no son muy selectivos para comer; su dieta es extremadamente diversa e incluye nueces, semillas, frutas, huevos, insectos, ranas, cangrejos de río, o lo que sea que ande caminando por ahí. Por supuesto, los mapaches urbanos disfrutan mucho de comida humana en descomposición, así que abre tu refrigerador y busca pizza vieja, frutas y vegetales podridos, y lo que sea que el huevón de tu roomate haya olvidado tirar a la basura desde hace tres meses. Coloca todo lo desagradable en una bolsa bien sellada y ve hacia la parte de tu ciudad donde haya muchos mapaches. 3 Justo antes de entrar al cuartel de los mapaches, pega toda tu comida basura a tu cuerpo con la cinta. Lo propenso de los mapaches a comer de la basura, unido a su actitud culera y sombras faciales distintivas, los convierte en los crusty punks del reino animal, pero sin la heroína y el terrible gusto por la música. Y justo como los crusties, se te van a acercar sin previo aviso y te arrebatarán el sandwich de pavo de tus manos, así que ya te imaginarás cuando se den cuenta de que tus brazos son baguettes de dos semanas. 4 Un comestible que no le agrada a los mapaches es el brócoli. Utiliza su aversión como ventaja protectora para rodear zonas de peligro, como tus huevos, con las cantidades apropiadas de cosa verde. 5 Tal vez sea prudente investigar un poco antes de empezar con todo, localizando un lugar donde se congreguen mapaches, como una zona en particular de las mesas para picnic, o esa esquina solitaria del parque a donde los vagos van y mueren. Yo escogí Mount Royal en Montreal, que sufre de una infestación de mapaches. 6 Es normal sentir un poco de temor cuando el primer ladrón de comida llega para una cautelosa merienda. Si te provoca ansiedad la posibilidad de contraer alguna enfermedad infecciosa, habla con un médico local especializado en tratar tales enfermedades. Te encontrarás con que la mayoría de los médicos dicen que la probabilidad de contraer rabia es muy remota, y esto debe ayudarte mucho a tranquilizarte. Sería también muy irresponsable de mi parte aseverar que los encargados de estadísticas de enfermedades infecciosas toman en cuenta trajes de mapaches. Como sea, no va a pasar nada, no sean culones. 7 Si realmente aman a los mapaches y quieren hacer el esfuerzo extra, vayan a un mercado de pescado y consigan que les regalen o vendan una bolsa de entrañas, que es el foie gras con caviar para mapaches. ¡Voilá! 8 Mientras estan ahí, podrían ponerse creativos y practicar un poco de coonilingus. Si encuentran uno que no odie el brócoli, quédense con ese. 9 Excelente trabajo. Ahora que escogiste tu nuevo look para este otoño, es hora de celebrar. 10 Recuerden que alimentar a animales salvajes es ilegal en muchas áreas, y realizar actividades como las descritas aquí arriba puede llevarlos a recibir una multa. Pero, ya, en serio, ¿cuánto pagarían por un traje de estas hermosas criaturas? ¡No tiene precio!