FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

El hombre detrás del “mamading” de Magaluf

Hablamos con Paul Smith, el empresario responsable de la fiesta en la que se grabó el vídeo en el que una chica hacía felaciones a 24 tíos, que denuncia el acoso de las autoridades.
1.4.15

Paul Smith. Foto de Tarek Serraj

Paul Smith está cabreado y harto. Todo empezó el verano pasado cuando, de la noche a la mañana, pasó de ser un desconocido a convertirse en la cara del mamading. Es el dueño de Carnage, la empresa que organizó la excursión etílica que acabó con un concurso de felaciones.

El vídeo en el que se ve a una chica mamándosela a 24 tíos, corrió como la pólvora y se convirtió en un fenómeno viral. Los tabloides británicos le acosaban para que les diera una exclusiva pero alguien le dijo que mantuviera la boca cerrada. Él calló a cambio de que le dejaran tranquilo, pero asegura que solo él cumplió su parte.

Publicidad

Un mes después del escándalo del mamading, y cansado de callar, Smith habló pero esta vez lo hizo con una jueza de Palma. Su testimonio consiguió que detuvieran al jefe de la policía local de Calvià y a otros dos agentes.

Ahora, casi un año después, Smith rompe su silencio y no son precisamente alabanzas lo que sale de su boca. Habla de acoso, intimidación, teléfonos pinchados y corrupción policial. Está convencido de que tanto la policía local de Calvià como el ayuntamiento del municipio, van a por él y dice que tiene pruebas de ello. Admite que suena paranoico pero cambia la ruta de vuelta a casa cada noche y lo graba en su móvil, solo por si acaso. Ha llegado, dice, el momento de hablar y VICE está aquí para escucharle.

VICE: Verano de 2014, ¿qué pasó?

Paul Smith: La tecnología me puso en mi sitio. No solo a mí, a todo Magaluf. Alguien dirá que me pillaron. Vale, no lo niego, pero creo que no merezco cargar con la culpa por todo lo que pasa en Magaluf, y eso es lo que está pasando en estos momentos. Me están culpando por 35 años de mala publicidad.

Todo el mundo me dice que soy un mafioso, que soy el malo de la película. ¿Qué es lo que me hace tan perverso? ¿Que organizo excursiones etílicas? ¿Que alguien hace algo que no debiera durante una de mis excursiones? Eso mismo ha pasado durante años con otras empresas y otras excursiones etílicas.

Un vídeo grabado en una de mis excursiones se vuelve viral y ahora todos me presionan para que haga las cosas de otro modo. Están intentando cerrarme el negocio. ¿Por qué? ¿Qué es lo que he hecho mal?

Publicidad

Hay otros bares y discotecas aquí que solían organizar espectáculos de sexo en vivo en los 80 y nadie les ha dicho nunca nada. Nadie llamó a su puerta para decirles que eso tenía que parar.

Pero tú diste la cara y ofreciste una rueda de prensa multitudinaria…

El vídeo estaba ahí. Todo el mundo intentaba conseguir una exclusiva. Yo no quería decir nada pero entonces el ayuntamiento de Calvià me dijo que tenía que ofrecer una rueda de prensa. ¿Para qué?, pregunté. Me dijeron que tenía que dar la cara para acabar con el lío que se había montado con el vídeo. Yo dije que no quería hacerlo, pero me obligaron.

Así que nos reunimos mi abogado y yo con una gente del ayuntamiento, en una oficina fuera de Calvià. Nos sentamos y literalmente me dijeron que tenía que hacerlo, tenía que hablar. Aseguraron que si no lo hacía, las cosas se iban a poner peor para mí, pero que si hablaba, entonces todo se arreglaría.

Antes de acabar la reunión les pregunté si me dejarían en paz una vez acabada la rueda de prensa. Y el tío de Calvià me dijo que sí, que me dejarían tranquilo. Lo cual ha resultado ser una gran mentira porque después de la rueda de prensa me pusieron una multa de 55.000 euros.

Y un mes después, y gracias a tu testimonio, detienen al jefe de la policía local de Calvià y a dos agentes más.

Sí. Hace unos años, la policía de Calvià me puso drogas en mi local en un intento de cerrarme el negocio. Ya nos había advertido una persona con muchos contactos que tuviéramos mucho cuidado porque alguien quería cerrarnos el local. La advertencia nos la hicieron en 2011 y dos años más tarde ocurrió. No podíamos creerlo.

Publicidad

¿Nunca se lo contasteis a las autoridades?

Pedimos una reunión con los dirigentes de Calvià porque queríamos contarle a (José Antonio) Navarro –jefe de la policía local- lo que sus agentes habían hecho. Así que fuimos al ayuntamiento y nos sentamos con algunas autoridades. En la reunión estaba Navarro, su mano derecha, yo mismo, mi abogado y otras personas que venían conmigo.

Nos sentamos y mi abogado les dijo que su gente había colocado droga en mi local. Todos se rieron y dijeron que eso era una estupidez que ellos no hacían esas cosas. Entonces, Navarro dijo "sí, lo hicimos". Todo nos quedamos callados. Era irreal.

Cinco minutos después, se levantaron y se fueron. Y yo estaba allí, pensando: "acaba de admitir lo que ocurrió, pero dijo que era para entrenar a los perros antidroga". Eso es imposible.

El vídeo en el que se ve como un miembro de la policía coloca droga en un local de Smith

Y entonces decidiste filtrar el vídeo a la opinión pública…

Lo mantuvimos en secreto durante dos años porque yo no quería problemas. No quería recurrir a las autoridades y decirles: "mira, tengo pruebas de que estos oficiales han puesto droga en mi local", porque me preocupaban las consecuencias. Por encima de todo, yo quería proteger mi negocio y temía que si empezaba a correr la voz, algo me pasaría a mí o a mi negocio. Así que me callé.

Entonces, después del asunto de Carnage pensé que ya había aguantado bastante. Me estaban usando como chivo expiatorio y pensé que ya no tenía nada que perder, que ya me daba igual. Así que filtré el video. Ahora todo ha salido a la luz. Navarro fue arrestado gracias a las pruebas que yo le di a la jueza.

Publicidad

¿Denuncias extorsión? ¿Intimidación?

Intimidación, intimidación. Sí, definitivamente, cien por cien. Sin duda.

¿Extorsión?

No, pero intimidación definitivamente. Por alguna razón, alguien de arriba está presionando a alguien para que intenten cerrarme el negocio o bien deshacerse de mí, de algún modo. Yo creo que es para cerrar mi negocio.

¿Por qué has decidido denunciar todo esto ahora?

No tengo nada que perder. El caso es que hay otra mucha gente que ya ha pasado por lo que yo estoy pasando. Siempre me han dicho que mantuviera la boca cerrada. Pero si ellos siguen viniendo a por mí, ¿por qué no puedo quejarme?

¿Crees que van a ir a por ti este verano?

Sí, eso creo, sí. Me espera un año duro. No va a ser más fácil que el anterior. Ya me han dicho que no me quieren en Calvià por lo que ocurrió el verano pasado. Mi empresa de excursiones etílicas es probablemente una de las más legales que hay en la zona. Pero creo que voy a ser la víctima este año, definitivamente. No me van a dejar trabajar normalmente. Me lo van a poner muy difícil.

Quizá por eso este año han prohibido las excursiones etílicas…

La decisión la tomaron la semana pasada y no me queda otro remedio que cumplirla. Solo espero que la ley se aplique a todos por igual.

Ahora Magaluf está cambiando para mejor. ¿No es así?

Bueno, ahora parece que quieren traer un tipo de turismo mejor. No quieren hooligans. Hemos tenido hooligans durante 35 años y ha funcionado. Ha convertido Calvià en uno de los municipios más ricos de Europa. Así que, ¿por qué quieren cambiar las cosas?

Publicidad

Pero bueno, lo entiendo, limpiemos Magaluf. Mostremos un poco más de autoridad y hagamos las cosas bien. Pero no castiguéis a los negocios. ¿Qué están haciendo mal? Le están dando a la gente lo que quiere. Están proporcionando buena música, alcohol a un precio razonable y creando ambiente.

La gente que viene aquí de vacaciones solo quiere pasarlo bien. Sus preocupaciones, sus problemas, se quedan en casa. Solo quieren venir aquí y pasar un buen rato. Y quieren volver a casa sin recuerdos. Si no recuerdas nada al volver a casa, significa que te lo has pasado bien.

¿Eres un mafioso?

¡Qué va!, nada más lejos de la realidad. Soy un hombre de familia. Simplemente trabajo duro. La temporada no es lo suficientemente larga para que descanse. Necesito trabajar.

Pero tampoco es un santo.

No creo que nadie lo sea. No, no soy un santo. Hago cosas. No siempre cumplo las normas. Pero eso es igual en el 90 por ciento de los casos. No soy solo yo.