FYI.

This story is over 5 years old.

Noisey

Estrenamos dos canciones del primer disco de Maher Shalal Hash Baz en siete años

The Pastels, Bill Wells, Arrington De Dionisio o Greg Saunier de Deerhoof quedaron tocados para siempre por su música. Hoy estrenamos dos canciones de su nuevo disco para OSR Tapes.
1.4.16

Síguenos para descubrir tu música favorita

Supe que amaría para siempre al grupo japonés Maher Shalal Hash Baz el día que leí que los Pastels volvían a montar un sello para poder editar sus discos. Katrina y Stephen se regalaban entre ellos sus discos inencontrables hasta que el jefe de Domino les propuso hacer un subsello y se pusieron manos a la obra. Editarían From a Summer to Another Summer (An Egypt to Another Egypt), una introducción al grupo con canciones de sus más de diez años de existencia. Escuchar ese disco me abrió las puertas a un nuevo pop deslavazado y poco convencional que parecía madurar alrededor de Maher. Grupos como Tenniscoats, Kama Aina o Jumbo enseguida se convirtieron en obsesiones un poco locas por encontrar lo inencontrable. Todo por culpa de Maher Shalal Hash Baz, el grupo de Tori y Reiko Kudo.

A finales de los años 70, Tori Kudo formaba parte de un grupo de extrema izquierda semi-clandestino que planteaban atentar contra el emperador de Japón. Era uno de los miembros de su rama propagandística pero si le preguntas, es posible que sonría con picardía y cambie de tema. En esa época conoció a la que sería su mujer, Reiko, con quien en seguida formaría uno de los grupos más míticos del rock ruidoso japonés, los fantásticos Noise.

Publicidad

En realidad toda la historia de Maher Shalal Hash Baz es como un puzzle al que le faltan las esquinas. Por sus filas han pasado decenas, puede que algún centenar de músicos. Es una orquesta mutante donde músicos y no-músicos entran y salen como una coincidencia feliz. La única vez que estuvieron en España, por ejemplo, tocaron una pareja de recién casados que aprovecharon la gira para celebrar su luna de miel. Ella tocó la batería por primera vez en público con una cara de susto que te rompía el corazón. Pese a lo cual, no estaba fuera de sitio sino todo lo contrario, porque en Maher todo es emocionante y frágil, como controlar una tarta frente a la puerta del horno. Si lo abres un segundo antes de hora la masa de pastel se hundirá echando todo el trabajo a la basura.

Maher Shalal Hash Baz son un grupo de vanguardia que no se esfuerza en serlo, suenan amables pero sus canciones no tienen una estructura convencional sino que se escurren sin indicaciones. Tienen todo lo que me gusta en un grupo: misterio, gusto por el error y una tendencia hacia la felicidad agridulce, casi agresiva. Se dice que Tori Kudo enseña las canciones a sus músicos sobre la marcha, pasándoles unos papeles en la hora de la comida con cuatro indicaciones. Nadie sabe lo que tocarán hasta entonces. En el grupo siempre hay gente que domina sus instrumentos y gente que no sabe tocar pero que tienen algún tipo de conexión casi mística con la música de Tori Kudo. El resultado es siempre como un juego. Tiene una lógica interna en la que tienes que participar de algún modo buscando las piezas que faltan. Es algo muy especial donde todos los músicos que participan salen cambiados. También en occidente: los Pastels, Bill Wells, Arrington De Dionisio o Greg Saunier de Deerhoof quedaron tocados para siempre por su música. El último afectado: Zach Phillips de Blanche Blanche Blanche, quien edita ahora el primer disco del grupo desde 2009.

Desde entonces sólo habíamos tenido noticias de Tori y de Reiko por colaboraciones sueltas con otros genios de vanguardia japonesa como Keiji Haino, o por los CD-rs que reparten en mano en sus conciertos. Demasiado poco para un grupo tan único.

Hoy estrenamos una de las canciones de este disco, un LP donde podemos encontrar alguna de sus mejores canciones regrabadas con músicos nuevos como "Epignosis" o "Unknown Happiness", algún nuevo clásico y un par de versiones divertidísimas de Pharrell y The Velvet Underground. Estrenamos la segunda, su hilarante "Sweet Jane" y una de las canciones nuevas del disco, la emocionantísima "Funeral song".

Podéis conseguir el disco en laweb de OSR Tapes.