FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Guía para detectar (y actuar) cuando se le está yendo la mano con la droga

Para consumir y no morir en el intento. O para ayudarle a alguien intoxicado.
25.2.16

VICE cree en el consumo responsable de drogas. Esta pequeña guía está elaborada con la finalidad de que los usuarios regulares estén ––al menos un poco–– mejor informados acerca de sus hábitos. El manual es para el consumo responsable, precavido, o para actuar en caso de que usted vea síntomas de intoxicación en otra persona.

*Toda la información aquí consignada se basa en estudios de energycontrol.org, echelecabeza.com, y los insumos del doctor Jairo Téllez, médico toxicólogo, director del grupo de Toxicología de la Universidad Nacional.

COCAÍNA

Fotos cortesía www.echelecabeza.com

El perico acompaña farras y se mete con entusiasmo. El usuario deja a un lado el pudor del daño que su prohibición le ocasiona a Colombia. Es popular, potable, fácil de meter (si es olido) y da mucha gasolina. Un día de perico (dependiendo de su pureza y nivel de consumo) puede llegar a ser inofensivo. Pero si le da muy duro a maquillarse la nariz, la cocaína le puede causar fatiga, irritabilidad, pérdida del apetito, dolor abdominal y muscular, náuseas ó vómitos, reducción de la libido e irregularidades en la menstruación.

Los entusiastas del perico deberían saber que 1). no hay que compartir los elementos para oler, ni los pitillos ni los billetes 2). es mejor pulverizar la coca para evitar una hemorragia en las ñatas, 3). no hay que dárselas de deportista al día siguiente, 4). toca dejar la droga en un lugar fresco.

Publicidad

¿Cómo actúa el perico mezclado con otras drogas?

El doctor Jairo Téllez nos explico que cuando se consumen dos o más sustancias que tiene el mismo efecto (cocaína + éxtasis, ambas estimulantes) se potencian los efectos y los riesgos de cada una, porque, en matemática simple, se está duplicando la dosis. La diferencia es que las sustancias toman caminos diferentes en el cuerpo para llegar al mismo lugar. El resultado será un viaje a un lugar más remoto de la euforia con más probabilidad de acabar en infarto o derrame cerebral.

Si después de darse unos pases, los síntomas normales aumentan y usted empieza a ponerse más "gato" de lo normal, tiene delirio de persecución, se pone agresivo y le da taquicardia, quiere decir que se le fue la mano.

O en palabras del doctor Téllez, usted lo que tiene es una intoxicación aguda, es decir, la cantidad cocaína que consumió le produce de forma inmediata ––en la primeras 24, máximo 48 horas–– .

Deje dehueler y váyase a un lugar tranquilo y seguro. Sin estimulantes.

ÉXTASIS o MDMA

Foto cortesía

www.echelecabeza.com

Éxtasis o MDMA son los dulcesitos amargos más populares de la fiesta. Una descarga de euforia que pone a bailar y a brincar hasta el más tieso. En pastilla o en polvo, esta fuente de amor comprimido es una autentica lotería. Por su procedencia ilegal es imposible saber quién la hace y cómo, por eso es importante ser precavido, desconfiar y empezar por probar la puntica no más.

Publicidad

Si la merca es mala, la sensación de bienestar, la deshinibición y la euforia que busca será reemplazada por distorsiones visuales, movimiento oculares involuntarios, nerviosismo, incremento del ritmo cardíaco, ansiedad, sudoración, confusión, boca seca, tensión mandibular y dificultades en la concentración solo por mencionar algunos.

No se dañe la fiesta. Si lo que quiere es bailar toda la noche no tome trago. El doctor Téllez nos contó que el éxtasis (estimulante) aumenta el metabolismo orgánico haciendo que no queramos parar de movernos. Tanto agite implica sudar mucho y gastar líquidos y electrolitos. Por su parte el alcohol (depresor) inhibe la hormona de la diuresis (y alborota las ganas de orinar). Juntos son una tubería con fuga que puede provocar deshidratación.

El éxtasis, además, afecta la regulación corporal. Para evitar un golpe de calor, hidrátese, preferiblemente una bebida isotónica (nunca alcohol). Y si está en un sitio cerrado, aproveche una canción que no le guste y pare de bailar, descanse y tome aire fresco.

Si usted tiene ansiedad, ideas delirantes, alucinaciones, agresividad o agitanción más allá de la curva normal, pida ayuda: que lo lleven a un centro de salud. Si usted ve que a alguien le da un golpe de calor (hipertemia) y nota síntomas como somnolencia, pérdida de conciencia, desorientación, convulsiones, dificultad para respirar y dolor de cabeza intenso, llame inmediatamente una ambulancia. Mientras llega, espere con la persona en un lugar aireado, tranquilo y fresco. No le dé líquidos ni comida.

¿Qué pasa si se mezcla el éxtasis?

Éxtasis + Alcohol: incrementa los niveles de deshidratación inducidos por el aumento en la temperatura corporal.

Éxtasis + Estimulantes (cocaína, anfetamina, speed): potencia la estimulación del sistema nervioso y hay mayor probabilidad de presentar efectos indeseables debidos a la sobreestimulación.

LSD

Foto cortesía www.echelecabeza.com

Trip, Trip, Trip. Risitas, cosquillas, bostezos involuntarios, videos, amor por lo que nos rodea. El LSD, como el éxtasis, depende de quién lo haya hecho y con qué proceso lo creó. De ahí depende el destino de las siguientes horas de viaje. Si quiere sentir nada más que placer, procure estar en un lugar que lo haga sentir tranquilo y seguro, acompañado de personas de confianza. Al ponerse el papelito en la lengua tenga una actitud positiva. Así suene esotérico, esta es una cuestión de buena energía.

El LSD no causa adicción ni dependencia física (sicológica es otra cosa) pero es una de las sustancias de uso común más potentes, ya que es activa en dosis extremadamente bajas. Tenga en cuenta que si lo mezcla con otras sustancias, consume una dosis demasiado alta, no está pasando por un buen momento en su vida o ha sufrido traumas fuertes, el viaje será turbulento y podrá terminar en episodios de psicosis y disociaciones, tener episodios de pánico, agitación, alucinaciones terroríficas, desconfianza en las personas del entorno, temblores e hipertensión arterial.

Publicidad

El mal viaje no dura para siempre. Para ayudar en su aterrizaje resulta útil pensar (y repetirse) que los efectos son pasajeros. Si después de 24 horas los efectos continuan vaya a un centro de salud. Tenga en cuenta que pueden aparecer episodios depresivos, cuadros psicóticos o conductas paranoides durante el consumo y aún pasados unos días.

¿Qué pasa si se mezcla?

LSD + Alcohol: suele enturbir la experiencia.

LSD + Estimulantes: disminuyen los efectos psicodélicos.

LSD + MDMA: puede dar un toque más empatógeno al viaje de LSD o más brillante a la experiencia del MDMA, pero se deben tener en cuenta las precauciones sobre el consumo de las dos sustancias por separado.

LSD + Otros psicodélicos: sustancias de efectos muy intensos, en caso de combinar, conviene extremar las recomendaciones usuales para el consumo de alucinógenos.

MARIHUANA

Fumarse un porro es barato y fácil. No hay que esforzarse para encontrar quien vende y solo hace falta un poco de fuego para extraer, a punta de calor, todas sus propiedades. Relaja, ayuda a dormir, motiva la risa y no tiene estratos, la marihuana es transversal, a todos les gusta todos tienen acceso. Pero no es tan inofensiva como muchos piensan. El doctor Téllez no explicó que sustancias como la marihuana han extendido una creencia de que lo natural es bueno de por sí. "En el caso de la marihuana -dice Téllez- hay un efecto ya comprobado y es que en los adolescentes tienen unas alteraciones cognitivas en las funciones mentales superiores que se relacionan más que todo con memoria y con el cálculo". La marihuana a corto plazo no produce efectos secundarios muy notorios. Pero los fumadores crean tolerancia rápidamente. Un marihuanero que se respete fuma casi tantos porros como un fumador consume cigarrillos produciendo una intoxicación crónica que en palabras del doctor Téllez es: "una intoxicación de cualquier sustancia que se produce en cantidades pequeñas durante largo tiempo y los efectos se producen a largo plazo". Si pensamos en cigarrillo, la intoxicación puede resultar en cáncer o problemas pulmonares. Si le gusta fumar busque una marihuana que le siente bien, hay variedades para todos los gustos. Una mala elección de marihuana puede causar paranoia, pánico y nerviosismo. Para normalizar la situación lleve la persona a un lugar tranquilo, no la deje sola, háblele y recuérdele que los síntomas son pasajeros. Poco a poco se irá recuperando.

Si está consumiendo marihuana por primera vez y lo hace con el estomago vacío o mezclado con alcohol puede que se maree, vomite y se le baje la presión. En estos casos es recomendable acostar a la persona con las piernas levantadas y la cabeza hacia un lado por si vómita, cuando la persona se reincopore puede ser bueno darle algo de azúcar para comer.

Publicidad

Si se va a atrever a consumir marihuana en tortas, mantequilla o alguna receta que dificulte saber cuál es la dosis, consuma poquito. Cuando la marihuana se come en mezclas, hay más probabilidad de padecer efectos alucinógenos y los efectos pueden durar más y ser más potentes, incluso podrán aparecer episodios psicóticos agudos.

¿QuÉ pasa si se mezcla?

Marihuana + Alcohol: puede aumentar la probabilidad de sufrir lipotimias (síndrome que se presenta de manera repentina y efímera, caracterizado por la sensación de un inminente desmayo, vértigo, cansancio), miotonia (relajación lenta de los músculos después de la contracción involuntaria o la estimulación eléctrica), palidez, dolor de cabeza, trastornos visuales, mala audición, sudoración excesiva, y ocasionalmente dolor estomacal. y vómitos.

Marihuana + Estimulantes: puede tener ciertos efectos en el metabolismo y la tensión sanguínea.

Marihuana + Alucinógenos: puede potenciar los efectos, por tanto, su combinación podría conducir a una experiencia demasiado intensa que podría resultar desagradable.

2CB

Foto cortesía www.echelecabeza.com

La mal llamada cocaína rosada cabalga entre el LSD y el MDMA, pero no se parece al efecto de esas dos juntas. Se sabe que es de la familia de las anfetaminas, pero realmente este polvito ha sido poco investigado, por lo que resulta prudente ir de a poquitos y procurar no metérsela a rayas por la nariz ni sobrepasar los 40 miligramos pues, sin ser literal, podría morirse de miedo.

El polvito rosa intenso le puede dar náuseas, nerviosismo, ansiedad, frío o calor, efectos visuales que provocan confusión, parecido a un alucinógeno. Si consume de más, los efectos pueden ser extremadamente intensos, parecido a un mal viaje de LSD. Si está con alguien en esas retírelo a un lugar tranquilo y aireado y háblele de forma tranquila. En caso de que la ansiedad se prolongue y aparezcan ideas extrañas, delirios, alucinaciones intensas y agresividad, búsquese un centro de salud.

¿QuÉ pasa si se mezcla?

2CB +MDMA: los efectos de ambas sustancias no se superponen sino que se potencian. De este modo, se aumenta la estimulación y se potencian considerablemente los efectos psicodélicos del 2CB.

2CB + Alcohol: se puede enturbiar bastante la experiencia y hacer que ésta sea más confusa. Por ello es aconsejable moderar la mezcla de esas dos sustancias o evitarla.

Publicidad

2CB + Cannabis: el cannabis potencia los efectos del 2CB y puede alargarlos en el tiempo.

2CB + Estimulantes: amortigua los efectos piscodélicos aunque cabe la posibilidad de ser una experiencia desagradable debedo al corte brusco de los efectos.

HEROÍNA

Foto cortesía www.echelecabeza.com

Deje de imaginarse Trainspotting cuando piense en heroína. La vida real es otra película. Chutarse con heroína se parece más a una salida de lo cotidiano, un recreo de la vida. Es relajarse tanto, tantísimo, que puede llegar a dejar de respirar y morirse.

La heroína presenta más riesgos que las demás drogas, pues la forma más utilizada de consumo es inyectada, una labor delicada sin los conocimientos previos puede causar daños en las venas y compartir el material de inyección facilita el contacto de enfermedades como hepatitis y VIH.

Dejar de consumir baja el nivel de tolerancia, por lo que resulta ideal consumir dosis pequeñas al chutarse después de mucho tiempo o cuando se cambia de dealer y se desconoce el origen de la heroína.

Para evitar una sobredosis es recomendable no consumir en solitario y prepararse sus propias jeringas. Si la dosis es muy alta o la heroína es muy pura y justo después de consumir su acompañante queda inconsciente, los labios y los dedos se ponen morados y el pulso y la respiración son débiles, no lo dude: sobredosis.

Es necesario llamar a la línea de emergencias y reportar que es un caso de sobredosis por inyección de sustancias y a continuación, si la persona no responde pero tiene pulso, hay que evitar que se duerma (sin golpear o echarle agua), poner a la persona de lado con la cara hacia abajo. Si el pulso es muy débil dar respiración boca a boca cada 4 segundos alternando con masaje cardíaco. No dejar sola a la persona y tener cuidado de no pincharse accidentalmente con jeringas en el lugar.

Publicidad

A diferencia de una intoxicación, la sobredosis produce efectos que ponen en riesgo la vida y si no se hace una intervención inmediata produce la muerte.

¿Que pasa si se mezcla?

Heroína + Marihuana (fumadas): atenúa sus efectos. El consumo habitual puede crear dependencia.

Heroína + Cocaína: mezcladas en la misma jeringa -Speedball-. Los efectos estimulantes de la cocaína pueden reducir los efectos depresores de la heroína pero no disminuye el riesgo de padecer sobredosis.

***

Para el doctor Téllez, prohibir el consumo de drogas es un error, " va en contra de la naturaleza humana, porque la naturaleza humana busca el placer conscientemente". Pero permitir el consumo libremente tampoco es una opción. Según el, hacen falta educación y pedagogía sobre el tema. Que nos den una cátedra de drogas desde chiquitos alejada de cualquier pasión o creencia. Las drogas como son. Lo bueno y lo malo, sin negar el placer ni exagerar los riesgos.

A usted que no le tocó la cátedra pero le gusta consumir, hágalo de manera responsable, infórmese y evite problemas o consecuencias que le van a pesar el resto de la vida. Tenga en cuenta que hay factores hereditarios y culturales que pueden interceder en su consumo. Para más tranquilidad, tómese en serio la diversión.