FYI.

This story is over 5 years old.

Los adorados

Chiquito pero picoso

Irving Zisman, el anciano más chingón del mundo, nos habla de vaginas y de la experiencia de ser abuelo.
7.11.13

Fotos por Jason MacDonald.

Modelos: Amanda Nelson, Amanda Shea y Killian Dorgan.

En los últimos meses, VICE ha recibido cientos de llamadas alertándonos sobre las babosadas de un tal Irving Zisman. Si ese nombre te suena familiar, es porque Irving es una potencia sexual de 86 años de edad, apareció en la última temporada de Jackass y en las tres películas que le siguieron, y sirve como modelo a seguir para los octogenarios calientes de todo el mundo.

Publicidad

A veces las payasadas de Irving incomodan a las personas, pero creo que su popularidad se debe a su manera de decir lo que otras personas tienen miedo a reconocer: que los viejos pueden ser calientes a todo lo que da y que esto no es nada nuevo. Sin embargo, fue una sorpresa que —según nuestros lectores— Irving estuviera haciendo de las suyas en Estados Unidos durante los últimos seis meses.

En agosto, una chica suertuda de Charlotte, Carolina del Norte, a quien Irving había tratado de seducir sin éxito —lástima por ella— me dio el número de teléfono de este anciano. Para mi buena suerte, él contestó mi llamada repentina, y me enteré de que el equipo de Jackass había estado documentando su viaje improvisado por todo el país tras la muerte de su esposa unos meses antes. El resultado es Jackass Presents: Bad Grandpa, que quizá se estrene en cines a fin de año.

Irving fue muy amable y nos invitó a mí y a un pequeño equipo a documentar los últimos días del rodaje de la película, y además de ser golpeado en los huevos por Jackson Nicoll —co estrella de Irving de nueve años de edad, quien interpreta a su nieto mal portado, Billy— aprendí mucho sobre cómo planeo comportarme para cuando sea una persona mayor.

Hay gente que dice que Irving es en realidad Johnny Knoxville con prótesis elaboradas y maquillaje, y el hecho de que los carteles de la película lo nombran como la estrella principal de la película (y de que lo filmamos con maquillaje), me lleva a pensar que no tengo más remedio que creer ese rumor. Sin embargo, durante mi estancia con Irving, él nunca se salió de personaje, lo que me lleva a preguntarme si 1) Irving es una persona real y que todo esto ha sido una artimaña elaborada para el público, o 2) Johnny Knoxville es el Andy Kaufman de nuestra generación, sumergiéndose a sí mismo en un rol que difumina la línea entre el entretenimiento y la realidad. De cualquier manera, te garantizo que esta película te dará la esperanza de que cuando seas viejo no tendrás que andar de quejumbroso ni con olor a orina todo el tiempo.

Publicidad

Las quejas y la orina son las dos cosas que más odio, así que tuve la precaución de grabar en secreto mi conversación inicial con Irving, que se puede leer en su totalidad a continuación. En ese momento, yo no sabía que su esposa había fallecido.

Algunos meses más tarde, también organizamos una sesión de fotos en una habitación de hotel con Irving y algunas bellas damas que no tuvieron ningún problema con sus manchas de vejez. Todos se la pasaron chingón.

VICE: Hola, ¿hablo con Irving?
Irving Zisman: ¿Hola? ¿Cómo estás? ¿Quién eres?

Rocco. Soy el editor en jefe de una compañía llamada VICE. ¿Puedes oírme, Irving?
¡Hey! ¡Habla más fuerte!

Bueno, Irving, lectores de VICE de EU me han enviado correos electrónicos y me llaman diciendo que han visto a un viejo ligándose a sus novias, conduciendo una lancha '81 Lincoln Continental verde con un niño rubio y —¿cómo puedo decir esto con delicadeza?— haciendo cosas que no exactamente pueden ser clasificadas como buena crianza de hijos o nietos, cual sea el caso. Sólo quiero saber lo que pasa. ¿Por qué recibo muchas llamadas? ¿Qué has estado haciendo?
Te refieres a Billy, mi pequeño nieto estirapanochas.

Sí, ¿es la trampa?
¿Es qué?

Es la trampa para conseguir a mujeres cougars?
No, él no es la trampa. Pone las trabas, ¡eso es lo que hace!

¿Sabe tu mujer lo que estás haciendo? ¿No le molesta?
Mi esposa falleció, gracias a Dios.

Uy, lo siento.
El día más feliz de mi vida.

Publicidad

Entonces supongo… ¿Me alegro por ti?
Sí, debes de estar feliz. No quiso cogerme durante los últimos 25 años.

¿25?
Por lo menos 25 años.

Mierda. ¿Me imagino que le dejaste en claro que querías?
Yo rogaba por eso, ¡hasta le rogaba a ella! Recuerdo la última vez que cogimos, bajarle los calzones fue como quitarle la envoltura a un viejo pedazo de dulce.

¿Como un caramelo?
Mira, lo usas o lo pierdes, Rocco.

¿Cuánto tiempo estuviste casado con ella?
Casi 50 pinches años.

Bueno, a veces eso es un problema en el matrimonio, ¿no? Supongo que te secas.
Sí, quiero decir, andas de caliente y pasas un buen rato y te la pasas cogiendo y luego te casas y ya sólo debes coger con ella, y ella cerró esa puerta. Ella cerró las dos puertas, por cierto, si sabes a lo que me refiero.

¿Alguna vez estuvieron ambas abiertas?
Uy, claro, un buen cartero entrega el paquete por la puerta principal y por la puerta de atrás; ese es mi lema.

¿Llueva, truene o relampaguee?
Blanco, amarillo, rojo o negro, en la cama no hay diferencia. Prefiero a la que está cerca. ¿A quién chingados le importa el color? El único color que veo es el color rosa.

¿Qué fue lo primero que hiciste cuando falleció tu esposa?
Lo primero que pensé hacer era salir a buscar una buena cogida. Tú sabes de lo que estoy hablando. Coger, son los dulces de la madre naturaleza, y yo iba a comerme una bolsa entera.Hablemos de tu nieto, ¿dijiste que te metió en algunos líos con mujeres? ¿Por qué está viajando contigo en lo que se supone que es un viaje para adultos?

Publicidad

Bueno, me embarcaron con mi nieto en el funeral de mi esposa. Mi hija tuvo que volver a la cárcel, así que dejó al niño conmigo justo en mi etapa de libertad. Tuve que llevar al pinche chamaco a través del país hasta Carolina del Norte, con el bueno para nada de su padre.

¿Y no lo has aprovechado como un truco para ligar? Siento que los cachorros y los niños pequeños pueden ser trucos para ligar para cuando estás buscando atraer a las damas.
¡Él no es un truco para ligar, es un pendejo!

¿Por qué no intentaste zafarte del cargo y dejarlo con su padre?
¡Todo el tiempo traté de abandonarlo! Traté de enviarlo por paquetería a Raleigh. Y casi me dejan.

¿Qué quieres decir con, enviarlo por paquetería? ¿En una caja?
Sí, en una caja. Casi me salía con la mía.

Entonces ya te chingaste. Ahora lo entiendo. Es una pena.
Sí, no hay nada que se pueda hacer. Él es muy chico para viajar en autobús y no me dejaron enviarlo por paquetería, así que tuve que conducir con el pinche chamaco todo el camino hasta Carolina del Norte.

¿Hubo veces que estuviste cerca de un acostón y que te lo haya arruinado?
Sí, ¡estuve cerca! ¡Bien cerca! Una noche, fui a uno de esos tables —mi teoría es nunca ir a un table de strippers mujeres ¿Ok?—. Porque a esas chicas en el table ya se les está pagando, ¿entiendes? Ellas sólo quieren que se les pague. Ve a los tables con strippers hombres, porque las mujeres ahí están más calientes que el pan en el horno, y se les hace agua la boca. Tú serás el único hombre ahí que no es stripper, tienes que usar la cabeza, ¡usa la cabeza, Rocco!

Publicidad

Y con eso, te refieres a las dos cabezas, ¿verdad?
Sí, ambas.

Dudo que discrimines así que… mujeres jóvenes, las mujeres mayores… al proponérselo, ¿cuál era la reacción inicial? ¿Se prendían?
Claro, de 18 a 80, ciegas, lisiadas o locas, yo no soy exigente. ¡Y por supuesto que se prendían! Pero tú sabes, tengo al niño en la habitación de atrás. No puedo dejarlo allí toda la noche, así que al final me tengo que ir a casa.

¿Podrías haberlo puesto en el armario o algo así?
Sí, sí, pero no quiero que el metiche tenga que escuchar gemidos, todos los ooohs y ahhhs, y además se pone poco oscuro.

¿Tienes algún problema allá abajo? ¿Todavía puedes liberar la culebra?
Puedo estar muy viejo para cortar la papaya, pero no para comérmela, Rocco.

Una de las personas que en un principio me avisó de tu pequeña excursión contó que le dijiste que no estás muy bien dotado. ¿Podría ser parte de tu problema?
Oye, es pequeño pero picoso. La vida es suave, el que está duro soy yo.

¿Así que realmente nunca hubo un acostón?
Ni una sola vez. Pero tengo que decir que estoy muy feliz con el regreso a clases, porque Billy está en la escuela y puedo vagar solo y libremente durante todo el día. Ahora estoy yendo a los masajes eróticos.

¿Tienes que pedir un final feliz, o saben qué es lo que buscas?
Preguntan lo que quieres y dices: Quiero tu cosita, gatita.

¿Qué es eso?
¿Qué, no te gusta lamer la cosita?

Publicidad

¿Te dejan hacer eso?
¡Claro, claro! Clávate. ¿Sabes a lo que me refiero?

Sí, lo sé. Pero cuéntanos un poco más acerca de tu viaje. ¿Qué otras situaciones te topaste a causa de tu nieto berrinchudo?
Bueno, casi me mata en uno de esos carritos de juego para niños. Yo estaba sentado allí hablando con una señorita, una hermosa latina, y su maldito carrito no funcionaba así que tuve que ir a ver la situación. La chingadera casi me rompe el cuello cuando explotó y salió disparado a través del cristal de la tienda fuera de la que estaba. Otra cosa de la cual no me gusta hablar, pero se atoró mi pene en una máquina de refrescos.

¿Por qué pasó eso?
Estaba tratando de cogérmela.

Bueno, ¿le metiste unas monedas? Porque tal vez ese fue el problema…
No, ¡le metí mi pene!

Pero no pagaste por ese servicio. Siempre hay que pagar por esas cosas.
Tal vez si hubiera pagado, no se habría quedado atorado, ¿eh?

Puede ser. ¿Cómo lo sacaste?
Me la tuve que jalar.

¿Te preocupó que te lo pudiste haber arrancado?
¡Sí! Le pedí ayuda a un montón de gente. Pero déjame decirte, cuando tienes tu pene atrapado en una máquina de refrescos, las personas no son muy útiles. Ellos no querían ni acercarse a tres metros de mí. Eventualmente, lo saqué, y me apliqué un poco de pomada y ahora estoy bien.

¿Tienes algún consejo para ligarte a mujeres que pueda ser útil a nuestros lectores?
Yo diría: si te pica, ráscate; si se sacude, agítala. Ese es un buen pinche consejo. Además, si no se te para, no la saques, ¿de acuerdo? No sólo llegaste a besar y comer, tiene que ser el paquete completo. Tienes que tener confianza, Rocco. A las mujeres no les gustan pendejos, les gusta la confianza.

Publicidad

¿Podemos ser más específicos? Digamos que llevas a tu nieto por un helado, y ves una mujer guapa sentada sola, ¿cómo te acercas a ella?
Te presentas de manera cortés, te acercas a ella de manera que el niño no pueda oír y le susurras: "Lo que me falta en tamaño, lo compenso en velocidad". Ellas realmente responden a eso.

¿Te refieres a la velocidad en darle un orgasmo, o la velocidad a la que a llegas al orgasmo?
Ay, con velocidad me refiero a la que puedo yo llegar al orgasmo, de otra manera no sería un gran compromiso.

¿Te cuelgan los huevos? Me imagino que podría ser un problema, incluso si convences a una mujer a desnudarse contigo. Se rumorea que no les gusta cuando los huevos están así, sobre todo cuando tienen suficiente piel colgante como para atar un nudo.
Sólo entre tú, yo y la pared: los míos caen un poco, pero lo que hago es meterme los huevos en el culo, y de esa manera, me puedo mover con bastante facilidad.

¿Estás preocupado por las enfermedades de transmisión sexual? ¿Practicas el sexo seguro?
Cuando llegas a mi edad, ¿a quién le importa realmente el sexo seguro? Tengo 86 años de edad. ¿Qué es lo peor que puede pasar?

¿Vienes de una larga línea genealógica de hombres machos? ¿Tu padre fue mujeriego como tú?
Sí, él era un cabrón; yo siempre lo admiré por eso. Gran hombre.

Por más caliente que suenes, parece que le eras fiel a tu esposa mientras ella vivía.
Bueno, si no cuentas mi mano, el sofá, ni los salones de masajes exóticos, entonces sí le fui cien por ciento fiel a mi esposa. Lo pensé así: si estás pagándolo, entonces no estás engañando.

Publicidad

Algunas personas pueden tener una opinión diferente al respecto.
Cuando empiezas a coger con gente al azar, ahí es cuando estás engañando.

¿Hay una edad en la que esas reglas ya no apliquen?
Sí. Cuando muere tu esposa esas reglas ya no aplican. Tengo noticias para ti, Rocco: ella está muerta.

En este momento, ¿dónde estás? ¿Hay una gran cantidad de potencial por allí?
Bueno, mi hija —que está en la cárcel en este momento— ella consiguió un lugar en Redondo Beach, y me traje mi nieto aquí para la escuela. ¡Me encanta aquí, la Costa Oeste! ¡Hermosa! ¡La capital mundial de las vaginas! Oh Dios mío, muchos pescaditos aquí.

¿Qué le dices a la gente que se siente incómoda al ver a un hombre de tu edad ejercer tu potencia sexual y libertad?
Me valen verga, eso es lo que tengo que decirles. La gente está demasiado preocupada en lo que otras personas están haciendo, sólo ocúpate de tus propios asuntos. No estoy chingando a nadie.

¿Alguna vez sin querer te ligaste a la esposa o novia de alguien? ¿Qué sucedió?
¡Claro! Si el marido no está cerca, está bien. Todo es cuestión de la proximidad.

¿Qué pasa con el alcohol? ¿Eso es algo que utilizas como forma de romper el hielo?
Bebo como si fuera comida. Me encanta el chupe. Traté de meterme esa cocaína en los años setenta, nunca me gustó. Cada vez que lo hacía me daba una infección en la nariz y no podía tener una erección. Así que me pregunté, ¿por qué chingados me estoy metiendo cocaína? Cuando me meto cocaína es como sentir una cadena colgada de mi pene o como jugar ping pong con una ostra; meh, a la chingada con la cocaína.

Publicidad

¿Y Viagra?
Uy, claro, claro, el Viagra me encanta, es una delicia. Mira, te diré que funciona como mantequilla en un pan. A veces me da un poco de dolor de cabeza, pero al final todo se resuelve.

¿Qué hay de la pornografía? ¿Eres fan?
Claro, ¡me encanta la pornografía!

¿Desde que murió tu esposa, has tenido acceso al mundo de la pornografía en internet?
Sí, tengo una de esas computadoras que tienen internet.

¿Alguna vez has pensado protagonizar una película porno? Digo, algunas personas tienen un fetiche cuando se trata de gente vieja.
Oooh, eso suena como una buena idea… podríamos llamarlo Sirviendo a Irving o Cómeme en St. Louis.

Podrías posar con dos hot dogs en la portada.
¡Dime más! ¡Dime más!

Creo es hora de terminar esta entrevista. No quiero que te emociones demasiado y tenga yo que asumir la responsabilidad de lo que pueda suceder después.
¡¿Qué?!, ¿me vas a dejar así?

Te voy a dejar plantado o tal vez parado como sea el caso.
Pues está bien, el día es largo. Puedo ir por un masaje con final feliz y tomar el último tren a Panochalandia, supongo; ya qué.

Eso es asqueroso, pero sí te voy a ofrecer la oportunidad de dejar a nuestros lectores con algunas palabras de sabiduría. ¿Tienes algunas?
Sí, me gustaría decirle a tus lectores: No hay tal cosa como una panocha fea, algunas son más peludas que las otras, es todo. Nunca lo olviden.

Estoy seguro de que nunca, nunca lo olvidaran.
Y recuerda: Que nunca, jamás te vaya mamar una chica que mastica tabaco. A menos que tengas una infección. Y nunca mires a la boca de una puta.

¿Y si ella lo quiere en la boca?
Bueno, supongo que cuando en Roma…

Cuando en Roma, ¿se asoma? No lo sé… ¿Hay otra rima?
Wow. Mira, déjame la comedia a mí, idiota.

OK, Irving, tal vez voy a hablar contigo pronto, tal vez no, pero hasta entonces, viviré con el recuerdo de tu pene, que por cierto me da ganas de vomitar.
Está bien. Lo que sea. Adiós.