FYI.

This story is over 5 years old.

Fotos

La belleza oculta de las sobras de comida

Hace siete años tomo fotos de restos de comida: basura, abono, el desorden después de una fiesta, y a veces hasta mierda de vaca; porque no se deben ignorar los restos de comida, se deben apreciar así como se hace con lo que comemos.
6.2.15

Hace siete años tomo fotos de restos de comida: basura, abono, el desorden después de una fiesta, y a veces hasta mierda de vaca.

Comenzó como una forma de diversión. Me encontré un día con un hermoso plato lleno con aceite y semillas de calabaza, casi como un cuadro de Jackson Pollock. Sin esfuerzo, sin ningún diseño: verdadero porno de comida.

Muchos blogs de comida se centran solo en la belleza, en una versión idealizada de la vida. No hay nada malo con estos hermosos blogs de comida, pero ¿uno no hace mala cara siempre que alguien postea una foto de sus perfectos y deliciosos muffins? ¿No es la grandilocuencia disimulada del fotógrafo? Simplemente quiere que uno sepa que su vida es tan perfecta como sus fotos #sinfiltro.

Pero la comida con photoshop es tan aburrida como las selfies. La comida no debe ser tan seria.

Mi blog muestra lo que sobra. Como si una bomba hubiera explotado en mi cocina.

Con los años, me di cuenta de que la simetría de la naturaleza se refleja en los restos vegetales, o un tallo de lechuga. Todo comienza con una semilla, que necesita calor y agua para empezar a crecer.

De la flor nace una fruta. La fruta se come, pero los restos terminan como abono. Entonces otra vez hay un terreno fértil. Suena esotérico pero es el ciclo de la naturaleza, sin ningún esfuerzo. Y la mejor parte es que: la naturaleza solo deja cosas biodegradables.

Ese es el aspecto más serio detrás de las fotos. Se produce demasiado: se desecha más de 1.3 millones de toneladas de comida al año. Todo se empaca en plástico y se contaminan los productos. Se contamina la tierra con las innovaciones, y se necesita más y más energía para mantener todo bajo control.

Por esa razón, no se deben ignorar los restos de comida, se deben apreciar así como se hace con lo que comemos.