FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Fotos: Desalojan familias de la favela vertical conocida como la ‘Torre de David’

Más de mil familias vivían en la torre financiera abandonada de Venezuela, pero ahora la policía ha comenzado a reubicarlos.
25.7.14

Foto vía.

Andreina Contreras, de 26 años de edad y madre de dos hijos, vivía hasta esta semana en la “Torre de David”, en Caracas, Venezuela, lugar que se describió como la favela más alta del mundo debido a que está dentro de un rascacielos abandonado.

Todas las fotos por Alejandro Cegarra.

Ella está entre un estimado de mil 150 familias que vivían en la torre y que esta semana van a ser desalojadas y reubicadas de forma permanente, siete años después de que el edificio cuyo nombre oficial es Torre Confinanzas fuera invadido como resultado de la crisis financiera en Venezuela —con el apoyo explícito del gobierno del entonces Presidente Hugo Chávez.

Una familia se despide de su hogar en el piso 27.  

“Al principio todo fue espantoso, tuve que dormir en una tienda de campaña por tres meses”, dijo Contreras, quien dejó el área a las afueras de Caracas para mudarse a la Torre de David hace seis años. En algunas partes, las aguas negras me llegaban hasta las rodillas. Poco a poco llené mi casa y las condiciones en las que vivía mejoraron”.

Con el paso del tiempo, la Torre de David se volvió famosa en Caracas por su relativo orden, a pesar de los prejuicios a los que tenían que enfrentarse los inquilinos y que algunos aseguraban que era un imán para la delincuencia. Las preocupaciones por la seguridad obligaron a las autoridades a buscar que se cerrara la favela, ya que algunos pisos del edificio no tenían muros externos ni ventanas.

Unos niños juegan con un balón en un pasillo de la Torre de David.

Con una altura de casi 190 metros, la Torre Confinanzas es el tercer rascacielos más alto en Caracas. Cuenta con 45 pisos (de los cuales 28 funcionan como casas para estas familias), dos torres y un estacionamiento.

El edificio se construyó a principios de la década de los noventa con el propósito de que sirviera como un centro financiero. Sin embargo, en 1994, debido a la crisis financiera de Venezuela, se descontinuó el proyecto de la Torre Confinanzas cuando iba en el 60 por ciento del diseño propuesto. Se abandonó la construcción y años después comenzaron a llegar y instalarse las familias que iban en busca de un lugar para vivir dentro del edificio.

El apodo de “Torre de David” se debe a que su creador original se llamaba David Brillembourg.

Una mujer prepara café para sus vecinos que dejan la Torre de David.

Ernesto Villegas, el ministro para la “transformación” de Caracas explicó el martes en una conferencia de prensa que la reubicación de la “comunidad de la Torre Confinanzas se estaba llevando a cabo con armonía”. Los inquilinos del lugar afirmaron en una entrevista con VICE News que el Ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, llegó en persona al complejo la noche del lunes, unas horas antes de que se iniciaran las actividades.

El desalojo o “reubicación” de los inquilinos de la torre inició esa noche con el traslado de 77 familias. A dichas familias se las iba a reubicar en varias viviendas pertenecientes al gobierno en otras regiones, como en Cúa y Valles del Tuy, que se encuentran a varias horas del centro de Caracas.

Dos hombre ven cómo cae la lluvia en Caracas mientras esperan en el piso 27 a que los reubiquen.

De acuerdo a lo que dijeron para VICE News algunos funcionarios, la segunda fase del desalojo se llevó a cabo el martes. En esa fase se trasladaron a 83 familias de los pisos siete, nueve y 28. Se espera que tan sólo en esta semana se reubique a 160 familias.

Sin embargo, los funcionarios no están dando mucha información y aún hay muchas dudas respecto al futuro de la Torre de David. Un hombre que vende artículos frente a la torre, quien se negó a dar su nombre, aseguró a VICE News que vivió en esa torre durante los últimos siete años y que el desalojo de la torre “deberá estar terminado para Agosto”.

Una niña espera con su familia en el piso 26 a que los desalojen.

Contreras dijo el martes por la noche que aún no había empacado. Afirmó que la idea era “una lata” y que era muy difícil dejar un lugar en el que había vivido por tanto tiempo y donde había criado a sus hijos, que tienen tres y cinco años.

Aunque su vivienda actual en la torre no cuenta con los servicios de agua y gas, Contreras asegura que teme que su nuevo hogar no esté en mejores condiciones y que no haya una escuela cerca para sus hijos.

Una familia se toma su tiempo para reunir sus pertenencias antes de irse de la torre.

“El ministro declaró que sí habrá una escuela. Ya inscribí a mis niños en dos escuelitas de aquí, en caso de que allá no tengan escuelas”, dijo Contreras refiriéndose a los alrededores de la torre. “Son públicas, así no se van a perder nada del programa escolar. Y si algo pasa, puedo viajar desde allá para traerlos”.