FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Platicamos con Tony Hawk de la auténtica patineta voladora

Ya es 2015 y las patinetas voladoras están cada vez más cerca de ser una realidad para todos. Tony Hawk se subió a una y nos contó cómo fue su experiencia.
8.1.15

En Volver al futuro II , un Marty McFly del pasado viaja al año 2015 y encuentra una niña que pasa a toda velocidad frente a él. "¡Ey, ey!", le grita, "¡Espera, niña, espera! Necesito que me prestes tu… patineta voladora". Esas emblemáticas palabras sirvieron para dar a conocer al mundo esa famosa tabla de levitación que ha vivido en nuestro imaginario por años. Desde entonces, hemos escrito sobre patinetas voladoras, hemos soñado con ellas y hemos intentado que sean una realidad. Ahora que por fin estamos en el 2015, el sueño de crear un dispositivo de transporte flotante está más cerca que nunca. Bajo la dirección de Jill y Greg Henderson, la empresa Hendo Hoverboards inició un proyecto en Kickstarter para hacer que las patinetas voladoras dejen de ser solo un artefacto de película futurista.

Pero el camino para lograrlo, hasta ahora, ha sido tortuoso y se ha visto plagado de intentos fallidos. Cuando el inventor Dean Kamen anunció por primera vez que estaba trabajando en un medio de transporte ecológico y capaz de autoestabilizarse, fueron muchos los que pensaron que estaba desarrollando una patineta voladora, pero las esperanzas se desvanecieron cuando, en 2001, se reveló que el misterioso transporte era realmente el Segway.

Publicidad

Si bien es cierto que se han construido patinetas voladoras a partir de sopladores de hojas (como demuestra un episodio de 2004 de los todopoderosos Mythbusters- Los cazadores de mitos), estos inventos solo tenían de patineta voladora el nombre, porque a) flotaban en el aire y b) eran patinetas. Sin embargo, no tenían estabilidad, no podían soportar mucho peso y no había forma de andar en ellas ni de hacerlas girar.

Pero en marzo de 2014 se desató la locura en la comunidad internauta después de que circulara por la red un vídeo falso sobre el famoso dispositivo. La empresa HUVr estaba detrás de ese vídeo de cuatro minutos y medio en el que varios rostros conocidos (Moby, Terrell Owens, Bethany Cosentino, Schoolboy Q y Tony Hawk) probaban la "patineta voladora" en un estacionamiento. El clip se hizo viral, aunque algunos espectadores muy observadores se dieron cuenta que se trataba de un montaje. Se atribuyó la autoría a la página Funny or Die y, si uno lo mira detenidamente, queda claro que es una farsa, aunque debo reconocer que yo mismo me lo tragué cuando lo vi por primera vez.

El concepto de la patineta voladora ha estado rondando la cultura popular desde el estreno de Regreso al futuro II (pasando por los videojuegos de las Tortugas Ninja y las películas infantiles de televisión con Tim Curry), convirtiéndose en un símbolo del futuro prometedor que tanto anhelamos.

Pero ahora, gracias a los Henderson, las patinetas voladoras son una realidad. Por imposible que parezca, el mismo Tony Hawk que alguna vez fingió haberse subido a una de estas patinetas finalmente pudo probar una de verdad, y no quise dejar pasar la oportunidad de preguntarle cómo había sido la experiencia.

Publicidad

"Pues es… creo que es como estar subido en un skimboard que nunca se para. Una vez que te subes, la dirección en la que esté orientada será hacia donde se desplace eternamente, a menos que bajes la mano o la pares de alguna otra forma", nos explicó la leyenda del skate.

Actualmente están trabajando en los mecanismos de control, que, según le contaron los chicos de Hendo Hoverboards a Tony, "parece que consistirán en una especie de quilla como la que tienen las tablas de surf, pero invisible".

El desarrollo de esta tabla ha sido posible gracias a la tecnología principal de Hendo, la denominada Arquitectura de Campo Magnético. Básicamente parte del concepto de que al crear un efecto de flotación colocando dos imanes con los polos opuestos enfrentados se genera un espacio magnético entre ellos que no se aprovecha. Sin embargo, si las corrientes de Focault se desplazan por un material conductor, estas generan un campo magnético opuesto mucho más estable. La arquitectura contribuye a potenciar la eficacia de ese campo.

La campaña de Kickstarter para financiar el proyecto Hendo Hoverboard finalizó el 15 de diciembre de 2014, con una recaudación de más del 200 por ciento de la cantidad solicitada, un total de 510,000 dólares. Utilizarán este dinero para mejorar la aplicación de su tecnología. "Es arquitecto de profesión", explicaba Tony, "por lo que su objetivo era la mejora de la estabilidad de los edificios durante los terremotos".

Entonces, ¿es esta tabla un invento innovador? ¿O es simplemente una máquina giratoria mortal (por lo que se desprende de los vídeos en los que Tony aparece probándola)? "Basándome en lo que he visto y en lo mucho que han avanzado en tan poco tiempo […], yo sí lo consideraría una innovación", reflexiona Tony. "Creo que están aprendiendo sobre la marcha; están trabajando mucho y poniendo mucho esfuerzo para desarrollar un prototipo divertido y al que no dé miedo subirse".

Tony también dedicó unas palabras para los detractores: "Según veo por los comentarios, la gente se olvida de la visión global del proyecto. Ven esto y piensan que ya está lista, que ahí se acaba la cosa. Se quejan de que no puede controlarse o de que solo funciona en cierto tipo de superficies, pero por algún sitio tenían que empezar. Además, me contaron que están desarrollando un aerosol que se puede aplicar en otras superficies para hacerlas aptas para la patineta voladora".

Si Hendo puede crear cosas como el aerosol para mejorar el uso de estas patinetas, nuestro 2015 podría empezar a parecerse cada vez más al de Volver al futuro II.