El yoga BDSM existe, por alguna razón