Así es un festival cuando mides un metro y medio