Cuatro camellos confiesan cómo adulteran la droga