Ultras de fútbol y moda: vestir bien para repartir puñetazos