Por qué recibir azotes y que te aten te hace sentir como si estuvieras colocada