Así han controlado las cloacas del Estado la política española durante 40 años