La pesadilla inmobiliaria: duerme en una cama armario por 2200 euros al mes