La ketamina podría ayudar a acabar con los pensamientos suicidas