Por qué tenemos que aguantar que la Justicia nos llame manipuladoras y mentirosas