Sillas de 600 euros y ratones futuristas: así es el mundo de los accesorios para gamers