No todo el que oye voces es un enfermo mental