Las relaciones monógamas son sexualmente más satisfactorias que las abiertas