Entramos en un narcopiso del Raval en Barcelona