Por qué necesito un espacio seguro