Este informe sobre el cambio climático quizá sea el más deprimente del mundo