La primera fotógrafa del punk rememora los años de cerveza, pis y escupitajos