El Zen: de los guerreros samurái a las MMA... y a los 'smartphones'