Por qué los videojuegos tienen tantos finales y tan pocas conclusiones