Catalanes: ¿quién quiere ver perder a España?