VICEhttps://www.vice.com/esRSS feed for https://www.vice.comesSat, 08 Dec 2018 06:15:00 +0000<![CDATA[Lo mejor de la semana en VICE España]]>https://www.vice.com/es/article/3k97pj/mejor-de-la-semana-7-12-18Sat, 08 Dec 2018 06:15:00 +0000 Una selección del mejor contenido que publicamos esta semana por si te perdiste algo.

La irrupción de VOX en el parlamento andaluz con 12 escaños ha sido sin duda la noticia de la semana pues ha marcado el fin de la excepcionalidad española en cuanto a representación parlamentaria de la extrema derecha. La noche de las elecciones los redactores de VICE Ana Iris Simón y Gonzalo Herrera estuvieron reflexionando sobre los motivos que han propiciado esta situación y estas fueron sus conclusiones.

Antonia es una de las 3,2 millones de personas que están en situación de pobreza severa en nuestro país. Vivió varios años en un coche con su hermano y desde hace un tiempo vive en un piso de la Asociación Provivienda por 130 euros al mes. Ana Iris Simón y Davit Ruiz pasaron un día con ella para conocer su situación de primera mano.

Los virales, los trending topic, las tendencias de YouTube, los recomendados de las plataformas de streaming de música y series... Siempre hay algo nuevo, algo apremiante a lo que hacer click. Algo que reclama nuestra atención y la de otros miles de millones de personas. Pero en una época en la que las cosas funcionan o no dependiendo del número de personas que hagan click en ellas, es necesario revalorizar el poder que tenemos al alcance de nuestros dedos. Una reflexión de Pol Rodellar.

Una guía astral para sobrevivir al mes de diciembre, porque creas o no el horóscopo, nunca está demás echarle un ojo, por lo que pueda pasar.

Los chalecos amarillos llevan varios días protestando contra Macron en París por la subida de los precios del carburante. Nuestros compañeros de VICE Francia pasaron un día entre ellos y esto fue lo que vieron.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

]]>
3k97pjVICE StaffGonzalo HerreraviceVice EspañaLo mejor de la semana
<![CDATA[Os presentamos el tráiler de "Vengadores: Endgame"]]>https://www.vice.com/es/article/3k977j/trailer-de-vengadores-endgameFri, 07 Dec 2018 13:18:05 +0000El final de "Vengadores: Infinity War" nos dejó absolutamente shockeados. En esta nueva entrega los superhéroes de Marvel tendrán que superar todas las pérdidas de la anterior película. Iron Man (Robert Downey Jr.) y Capitán América (Chris Evans) tendrán que ver de qué forma enfrentarse al peligroso Titán Thanos (Josh Brolin) y su guantelete.

Este film, continuación de Vengadores: Infinity War - Parte 1 (2018) está dirigido por los hermanos Joe y Anthony Russo (Capitán América: Civil War, Capitán América: El Soldado de Invierno) y tiene el reparto más amplio en la historia de Marvel Studios. Los actores confirmados para esta película son Jeremy Renner como Ojo de Halcón, Josh Brolin como Thanos, Robert Downey Jr. como Iron Man, Chris Evans como Capitán América, Scarlett Johansson como Viuda negra, Chris Hemsworth como Thor, Mark Ruffalo como Bruce Banner, Paul Rudd como Ant-Man, Brie Larson como Carol Danvers, Karen Gillan como Nebula y Don Cheadle como Máquina de Guerra.

]]>
3k977jVICE StaffJuanjo Villalbavengadores
<![CDATA[Escuchamos 5 bandas del Primavera de las que no tenemos ni puta idea]]>https://www.vice.com/es/article/xwj54j/5-bandas-del-primavera-no-tenemos-ni-puta-ideaFri, 07 Dec 2018 11:42:37 +0000Cuando aparece el cartel del Primavera Sound todos nos emocionamos en exceso con esas bandas que conocemos y que nos encanta que vengan a tocar este año pero también está la parte oculta y desconocida del festival, ese porcentaje de grupos (puede que un 60 por ciento, de hecho) que no conocemos de una mierda y que pueblan los rincones y esquinas del cartel, con tamaños de fuente diminutos y nombres que parecen escritos en un lenguaje extraterrestre.

Esta mañana en la oficina de VICE nos hemos decidido a escoger varios de estos nombres de los que no tenemos ni puta idea para descubrirlos y escribir las sensaciones que nos generan. La idea es indagar un poco en la marea infinita de nombres extraños e intentar que alguno se convierta en un nombre conocido, en una de esas bandas que seguro que no nos perderemos.

Está claro que alguno de los grupos que nosotros consideramos como totalmente desconocidos será la banda favorita de otra persona, pero, joder, es lo que tiene todo esto de la música, no todos estamos tan metidos en ciertos géneros musicales que resultarán de cabecera para otros. Así que no nos ralléis.

Nilüfer Yanya

Esta inglesa con nombre de ada juega un poco a la escuela de Angel Olson, Cat Power y Torres, con canciones pop que flirtean con el R&B pero que nunca se olvidan de las guitarras. Me fascina especialmente su timbre de voz, ese tono grave con el que afina quirúrgicamente extrañas melodías espasmódicas. Por lo que veo, la gran mayoría de sus canciones juegan con eso de “hacer crecer la canción”, ya sabéis, eso de empezar suave y minimalista y terminar con un estadillo. Buena técnica. Le podría regalar un disco de esta tipa a mi madre y le gustaría; podría pasarle este tema al batería de mi grupo de garaje y también le gustaría; Jordi Basté podría escucharlo y fanatizarse con ella y pincharla todo el puto día en su programa de radio. Esta tipa es como las patatas del McDonald's, todo el mundo es un fan potencial de ella.

Bakar

Otro inglés por aquí. No acabo de entender por dónde va esta banda, a veces suenan a una especie de formación de rock ruidoso y minimalista a los Death From Above cantado por una suerte de Billy Bragg que ha escuchado demasiado a Shame o IDLES; otras veces suena al “Hip Hop Que Tiene Una Novia Que Le Pone Discos De Punk En Casa” de Sleaford Mods; luego se convierte en The Blaze; luego The Streets; luego al pop suave y acuático de Mac DeMarco y sucedáneos. En todo caso, todas las canciones tienen una fuerza y una violencia que me interesan y que presagian directos bastante interesantes, de esos en los que las cervezas de cinco euros del Primavera se caen enteras sobre nuestras camisetas. Joder, ahora tengo ganas de que sea primavera y estar en ese festival totalmente borracho.

Alice Phoebe Lou

Sudáfrica representando. Aquí se viene algo que me recuerda a una Stella Donelly (presente en el Primavera Club) un poco más instrumentada, sin duda el Primavera Sound tiene algún tipo de obsesión con las cantautoras con guitarras y canciones suaves. Ideal para cocinar mientras estás preparando un plato de puta madre con el pescado que has pillado esta mañana al mercado y por el que te has tenido que levantar bien temprano para que no estuviera el sitio petado de gente y para que no te quedaras sin dorada y entonces te pasas horas cocinando porque se viene a cenar esa persona que hace tiempo que no ves y que, joder, te gusta (en el sentido de “amar”) y que quieres terminar follándote y que crees que, por las conversaciones de chat que hace meses que tenéis, esta es una cosa bastante plausible; incluso podría ser que esta noche sea el inicio de una relación de dos o tres años (quizás cuatro) bastante interesante con viajes a países lejanos para ver a grupos de música que os encantan a los dos y con cenas de Navidad en pueblos pequeños donde viven sus padres; pero al final, pese a que te está dando esta sensación mientras cocinas, después de la cena no pasará nada y con el tiempo las conversaciones de chat se volverán cada vez más casuales y finalmente solo volverás a coincidir con esa persona unas dos veces en la vida (una en un cumpleaños de un amigo común y la otra en un supermercado, comprando con sus hijos) antes de que te mueras a los ochenta y nueve años. Esta sensación.

The Mystery of the Bulgarian Voices featuring Lisa Gerrard

Supongo que Lisa Gerrad le sonará a más de uno por Dead Can Dance pero esta historia con las “Bulgarian Voices” me resulta totalmente extravagante. Esta música, con todas esas capas de instrumentos y voces que se van acumulando, me hace pensar en lo que debe sufrir una persona cuando se ha metido absolutamente todas las drogas del mundo y está en el metro a las 10 de la mañana volviendo hacia casa. Una sensación que de TAN INCÓMODA se vuelve incluso mística y maravillosa.

Rosalía

Esta chica de San Esteban de Sasroviras nos propone una mezcla de flamenco y electrónica que seguramente no dejará indiferente a nadie. En su último disco, producido con El Guincho, nos propone un viaje sentimental trágico y revelador a través de 11 cortes que se funden con el pop y el R&B. Ojo con esta chavala que seguro que en un futuro dará mucho de qué hablar, tomad nota.

]]>
xwj54jPol RodellarJuanjo Villalbamúsicaprimavera soundrosaliaBakarNILUFER YANYAAlice Phoebe LouThe Mystery of the Bulgarian Voices featuring Lisa Gerrard
<![CDATA[Juan Wauters se fusiona con el folclore mexicano en "A Volar", su nuevo tema]]>https://www.vice.com/es/article/mby5p3/juan-wauters-a-volar-mexico-noiseyFri, 07 Dec 2018 10:02:19 +0000Hace unas semanas, te contamos del viaje personal y musical que emprendió Juan Wauters a lo largo y ancho de América Latina —y que puedes seguir en un diario y mapa interactivo dibujado por él—, donde de manera espontánea fue conociendo gente, artistas, y ritmos locales con los cuales dio forma al que será su nuevo LP, La Onda de Juan Pablo.

La Ciudad de México fue uno de los lugares que acogió por más tiempo a Juanito, en donde conoció a personas y vecinos que se convirtieron en su segunda familia durante su estancia en el barrio mágico de Santa María la Ribera. Sin embargo, también pudo acercarse al folclore sonoro de la capital en Garibaldi —plaza donde se reúnen mariachis, tríos románticos, grupos norteños, y demás expresiones de la música regional mexicana—, donde conoció a los músicos con los que grabó el segundo sencillo de su disco.

“A Volar” es un tema que cuenta con todos los elementos del bolero ranchero, incluyendo la vihuela, el guitarrón y el acordeón, pero reinterpretados desde la óptica serena y lo-fi del uruguayo. El video que lo acompaña es muy Wauters, pues es una simple recolección de buenos momentos en la CDMX junto a Beti, Celeste, Cristian, y el resto de sus amigos chilangos. “Me volví muy cercano a mucha gente allá. Pasaba la mayor parte de mi tiempo con una familia que vivía al lado de mi casa, y juntos creamos un hermoso vínculo”.

Escucha “A Volar” arriba, y síguele la pista a Juanito en el resto de su travesía.

Conéctate con Noisey en Instagram.

]]>
mby5p3Noisey en EspañolmexicoNoiseymúsicaJuan WautersCiudad de MéxicoCDMXNoisey en españolA volar
<![CDATA[Un día con una familia sin hogar]]>https://www.vice.com/es/article/wjkk9y/familia-sin-hogar-berlinFri, 07 Dec 2018 05:00:00 +0000Este artículo se publicó originalmente en VICE Alemania.

Esta mañana, como cada mañana, Alva* se despierta a las seis de la mañana junto a sus tres hijos, de 3, 9 y 10 años. Duermen en finos colchones de espuma amarillos en el suelo. La mujer de 36 años se levanta y tapa la ventana con una manta roja para que la luz del sol no despierte a los niños.

Los cuatro miembros de la familia viven actualmente en dos habitaciones diminutas llenas de cajas de cartón y bolsas de plástico. En las cajas hay documentos, ropa y el resto de sus pertenencias, desde los libros de los niños hasta utensilios de cocina. “No merece la pena sacarlo todo”, me dice Alva.

1534442036988-Haus
Mira, de 10 años, dice que nunca le ha explicado a sus amigos dónde vive

Hoy Alva tiene un solo dólar en la cartera. Dice que luego va a llamar a una amiga que a veces le presta dinero para ver si le puede dejar prestado un poco otra vez. “Se lo devuelvo rápido”, aclara. Alva insiste en que tiene cuidado con el dinero; suele ir a comprar los fines de semana porque hay más ofertas. Incluso su hijo de 9 años sabe que sus cheques de ayuda por hijo se acaban el día 20 de cada mes. Cuando se lo recuerda, ella le dice que no se preocupe y que disfrute de su infancia.

Alva fue a Alemania al poco de entrar en la veintena, soñando con una vida mejor. Creció en un pueblo de Macedonia de solo treinta casas con ocho hermanos. Afirma que fue la primera de su pueblo en acabar el instituto y que el periódico local se hizo eco del logro. Después se enamoró de un alemán que tenía familia en Macedonia.

“Había visto demasiadas películas”, recuerda. “Para mí, Berlín era como Nueva York”. Pero en vez del ático de sus sueños, acabó en un pequeño apartamento con muebles desgastados. Su marido era cocinero y ella limpiadora en unas oficinas. Se levantaba a las cuatro de la mañana cada día y cobraba 1300 euros al mes.

"Si no fuera por el piso de Cáritas, los hijos de Alva estarían en un albergue de emergencia, lo que implicaría que tendrían que cargar con sus pertenencias cada mañana por si los reubicaban"

Entonces llegaron los niños y, con ellos, más discusiones. Su marido trabajaba de noche y se gastaba casi todo lo que ganaba en casinos o lo enviaba a Macedonia. “Construyó a su familia una casa con ese dinero, mientras sus propios hijos duermen en el suelo”, dice Alva. “Si conseguimos un apartamento y las cosas se estabilizan, me divorciaré”.

Pero puede que aún falte algo de tiempo para que la familia consiga un apartamento. “Hay mucha gente que vive varios meses en el refugio”, dice Kai-Gerrit Venske, un trabajador social de Cáritas. “A veces llega incluso a un año”. Antes, la mayoría de los sintecho de Berlín eran migrantes. Ahora, cada vez más gente que llega a Cáritas son ciudadanos alemanes. “Los últimos siete u ocho años la situación inmobiliaria de Berlín ha empeorado drásticamente”, añade Venske. Los caseros son cada vez menos comprensivos porque saben que pueden conseguir rápidamente un inquilino dispuesto a pagar más.

Alva se sienta en un banco del parque mientras Mira escarba con los dedos en una caja de arena unos metros más allá. Me dice que no bebe ni se droga y que ha solicitado más de cien apartamentos, pero que solo le han concertado una visita en diez. A veces los caseros cuelgan directamente cuando oyen un acento extranjero. El viernes tiene otra visita: un piso de dos habitaciones y media en Charlottenburg, un distrito del oeste de Berlín. Alva dice que este le da buena espina.

Alva hizo bien en ser optimista: poco después de nuestro día juntas y con la ayuda de una amiga, su familia ha conseguido un apartamento permanente.

*Los nombres se han cambiado para proteger la identidad de Alva y su familia.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

]]>
wjkk9yChristina HertelDipo FaloyinJulia Carbonell GalindoBerlincrisisAlemaniafamiliarelacionespobrezaviviendasintechosin hogarcrisis de la viviendafamilia sin hogar
<![CDATA[La generación perdida de Ucrania]]>https://www.vice.com/es/article/3kmjqv/ucrania-soldados-estres-postraumatico-revista-viceFri, 07 Dec 2018 04:45:00 +0000Este artículo aparece en "El número del poder y el privilegio" de nuestra revista. Subscríbete aquí.

Yuri estaba sujetando un fusil de asalto AK-47 y yo iba perfectamente engalanado con un chaleco táctico y pasamontañas la primera vez que nos conocimos. Estábamos metidos en un furgón blindado tipo Brink en la primera línea de fuego, dispuesto para aplacar las balas y bombas de las carreteras, cuando empezaron los bombardeos.

Era el verano de 2016 en la Promzona, primera línea de fuego en Donbáss (Ucrania), región que sigue siendo el lugar más violento de la guerra que se está combatiendo en el este del país. La guerra en el Donbáss enfrenta al ejército ucraniano con los separatistas ucranianos que cuentan con el apoyo del Kremlin aunque se sospecha que se trata directamente del ejército ruso. La Promzona es una zona industrial cerca de las refinerías de petróleo y es como el típico escenario de guerra que se construiría en Hollywood: casas recién abandonadas pero todavía con trazos de la vida humana que las habitó, así como aceras y calzadas con restos de mortero. Perros callejeros husmeando entre los juguetes de los niños y montones de ropa abandonada así como personas que se negaron a abandonar sus hogares, incluso en el momento más álgido de la guerra, vagabundeando en busca de comida.


MIRA:


Por aquel entonces, Yuri (quien ha pedido ser identificado únicamente por su nombre de pila) era miembro de las fuerzas especiales ucranianas y estaba sentado inmóvil en el furgón blindado, permanecía imperturbable mientras esperábamos a que terminaran de sonar los silbidos de las balas y la artillería que de vez en cuando estallaba cerca. Llevaba mucho tiempo aquí, en este furgón. “Esta es la banda sonora de Ucrania” decía encogiéndose de hombros, observando el ruido del exterior con sus ojos. Tendría que seguir luchando durante seis meses más. Cuando el periodo de Yuri en la guerra terminó, regresó a casa. Había terminado el trabajo. Y empezaba uno nuevo: tendría que reintegrarse como civil y ganarse la vida.

Aún inestable tras la revuelta política de 2014 que expulsó al gobierno ucraniano proruso, Ucrania, donde viven 45 millones de personas, tenía 8 millones de habitantes de entre 14 y 29 años, la mayoría de ellos vivieron la guerra. Occidente parece haberse olvidado de la guerra en Donbass, donde combatieron casi 350.000 soldados según cálculos del gobierno, dejando más de 10.000 muertos. Muchos soldados eran millennials que acabaron en la guerra y ahora tienen pocas perspectivas de futuro en un país donde abunda la corrupción post-soviética, una economía desigual y la falta de oportunidades laborales.

"Muchos soldados eran millennials que acabaron en la guerra y ahora tienen pocas perspectivas de futuro en un país donde abunda la corrupción"

Se trata de uno de los países más grandes y marginados de la Europa del este, así que los jóvenes ucranianos están en una encrucijada. Según un estudio sociológico entre los millennials ucranianos que llevaron a cabo en 2017 la Fundación Friedrich Ebert y el New Europe Center (un grupo de expertos proeuropeístas afincados en Kiev) la principal preocupación de los jóvenes es la seguridad económica. Sólo el 1% de los encuestados decía ganar suficiente dinero como para vivir cómodamente mientras el resto las pasaba canutas para poder pagar las facturas, encontrar un trabajo bien remunerado y de esa manera ser independientes.

Tal y como me dijo Matthew Rojansky, experto en Ucrania que trabaja en el Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson: “los millennials llegan con todo tipo de mochilas emocionales, también vienen veteranos de guerra. Ellos, y otros a los que la guerra ha afectado de forma indirecta o directa, han sufrido y seguirán sufriendo muchos de los problemas asociados a la guerra: trastorno por estrés post-traumático, desplazamientos, pérdida de contacto con sus familias y comunidades… Estas cosas complican sin ningún tipo de duda sus perspectivas en todos los sentidos, incluyendo sus ambiciones laborales”.

A sus 34 años, Yuri resume a la perfección esa lucha: ya ha sido padre y trata de salir adelante rezando porque su país no sea totalmente invadido.

Yuri creció idolatrando el servicio militar (tanto su padre como si abuelo fueron soldados del ejército rojo) y se matriculó en la Universidad Nacional de la Fuerza Aérea ucraniana antes de ser nombrado oficial en 2006. Abandonó el ejército cinco años después pero cuando las protestas se iniciaron en 2014, el presidente corrupto de Ucrania, Viktor Yanukovych (quien huyó a Rusia) hizo un llamamiento para que las tropas protegieran el país de los separatistas del este apoyados por los Rusos.

Yuri no dudó ni un segundo, aunque esta decisión provocó un enfrentamiento entre él y sus padres, quienes viven en Crimea y son firmes partidarios de Rusia. Yuri me cuenta que están distanciados desde que empezó a combatir el régimen de Putin. Finalmente la guerra tuvo su efecto (puesto que él formaba parte de las fuerzas especiales, parte del expediente militar de Yuri es secreto) al terminar su contrato a finales de 2016, regresó a Kiev con su mujer y su retoño recién nacido.

"Todo está claro en la guerra. En la vida civil, todo es mucho más difícil pues tus enemigos están escondidos y no puedes confiar en tus amigos”

Yuri me escribió que cuando estás en la primera línea de frente, “recibes órdenes, tienes hermanos en los que puedes confiar al 100% pero también tienes tus enemigos. Todo está claro. En la vida civil, todo es mucho más difícil pues tus enemigos están escondidos y no puedes confiar en tus amigos”.

No es la primera vez que un veterano de guerra verbaliza esta sensación: definir la complejidad de la vida moderna frente a lo primitivo y casi tribal de la guerra, que puede sacar lo mejor y lo peor de los seres humanos. El bien común es lo que desean muchos exsoldados y los veteranos de guerra con los que hablé durante mi época de periodista de guerra, mencionan mucho la necesidad de contar con un objetivo en la vida tras salir de la zona de conflicto.

Desde la guerra de Vietnam, el discurso dominante ha definido al veterano de guerra como una víctima. Pero aunque encontrar apoyo y camaradería de combate es una lucha constante de los que regresan de la guerra, muchos veteranos de guerra aspiran a mucho más que recoger su diploma de veterano. En el caso de Yuri, dejó su primer trabajo como civil de analista de marketing porque le resultaba demasiado mundano e insignificante si lo comparaba con su experiencia como soldado. Además, se sentía distinto.

“Noté que sufría varios síntomas de trastorno de estrés postraumático al regresar: insomnio, ataques de rabia e ira, falta de apetito y depresión”. A diferencia de algunos veteranos de guerra, Yuri sabía que necesitaba ayuda profesional y desde entonces recibe la ayuda gratuita de una terapeuta que trabaja en un grupo de apoyo a veteranos: “La terapeuta me ayudó a combatir mis males y ahora me siento mucho mejor”.

Aun así, la guerra siempre estará presente para él y otros veteranos, especialmente para los compañeros que le han contado a Yuri que en sus nuevos trabajos notaban una distancia enorme entre ellos y sus compañeros de trabajo. Según Yuri, “Muchos veteranos tienen problemas con sus superiores en el trabajo, quienes bien no entiende lo que pasa dentro de la cabeza de un veterano o prefieren no tenerlos en plantilla porque tal vez son peligrosos”.

Oleksandr Tretyakov, presidente de la comisión del parlamento ucraniano encargada de los veteranos de guerra, afirma que se han suicidado más de mil veteranos de la guerra en Dónbass desde 2014, aunque probablemente la cifra de suicidios será mayor dado lo difícil que es contabilizar un suicidio. Según las cifras del gobierno, la guerra ha provocado más veteranos ucranianos con estrés potraumático que la guerra de ruso-afgana de los 80, en la que combatieron muchos ucranianos. Mientras tanto, el apoyo del estado Ucraniano a la salud mental es mínima y el estigma social que rodea al trastorno por estrés postraumático hace que muchos veteranos no busquen ayuda.

"La mayoría de los veteranos que se han suicidado tenía menos de 30 años, estaban desempleados y se habían pegado un tiro. Además, uno de cada tres veteranos del conflicto actual entre Rusia y Ucrania había tenido que ir al psicólogo"

También, los veteranos en zonas rurales fuera de ciudades como Kiev o Járkov (donde el nivel de vida es más alto) se enfrentan a dificultades añadidas para encontrar ayuda psicológica como, por ejemplo, el coste del desplazamiento hasta la consulta. La corriente actual de pensamiento sobre soldados con este tipo de trastorno señala que los soldados sufren una sensación de culpa y flashbacks.

Como contaba el periodista Sebastian Junger en su libro Tribe [Tribu] sobre la reintegración de los veteranos de guerra en la sociedad occidental, la mayoría de los veteranos con este tipo de estrés postraumático lo superan: en la mayoría de casos, en poco tiempo. Más allá de las ayudas del gobierno, lo que los soldados necesitan es que la sociedad entienda por lo que han pasado y les ayuden a recuperar la ilusión.

Según Junger, “Los veteranos de hoy en día regresan a casa para darse cuenta de que, aunque estaban dispuestos a morir por su patria no saben muy bien cómo vivir para ella”.


MIRA:


En Ucrania, han surgido distintas organizaciones de civiles para llevar a cabo los trabajos de atención a la salud salud mental y apoyo que los veteranos necesitan. Probatymy (que en ucraniano significa "Hermanos de guerra") es una organización comunitaria de Kiev formada por psicólogos y otro tipo de trabajadores de la salud mental y sociales que viajan por todo el país dando apoyo a los veteranos que tratan de superar el trauma.

Algunos antiguos soldados incluso se han aliado para cubrir la falta de oportunidades laborales y aportar la camaradería de la línea de frente a través de empresas dirigidas por veteranos que trabajan ayudando a los soldados retornados para que encuentren trabajo. Por ejemplo, una pizzería muy famosa en Kiev, Pizza Veterano, forma parte de este programa ya que en ella solo trabajan veteranos.

En 2017 parecía que el país empezaba a tomarse más en serio todos los traumas de los veteranos. La indignación pública hizo que el Ministerio de Sanidad se viera obligado a investigar los suicidios: la mayoría de las víctimas tenía menos de 30 años, estaban desempleados y se habían pegado un tiro. Además, uno de cada tres veteranos del conflicto actual entre Rusia y Ucrania había tenido que ir al psicólogo. Y en febrero de este año, el partido del actual presidente de Ucrania Petro Poroshenko anunció sus planes para crear un ministerio especial para los veteranos en algún momento de 2019, ministerio equivalente al Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos (conocido como VA).

“Mi futuro está en este país y, si es necesario, volveré a combatir por nuestra independencia”

No hay mucha información de este proyecto ni de cómo ayudará a los veteranos a encontrar trabajo cuando regresen de la guerra. Tal y como señala Rojansky, del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson “Cuanto más avance Ucrania en sus reformas en términos de sanidad, bienestar social y políticas anticorrupción, Ucrania será un lugar mejor y más acogedor para que los millennials puedan reconstruir sus vidas y es que cuando un soldado se siente acogido y tiene su puesto en la sociedad contribuyendo a la misma, entonces, se sentirá bien”.

La vida de Yuri cambió cuando sintió la llamada del periodismo y es que quería sentirse más útil para su país. Actualmente es el subdirector de la revista The Ukraininan Week, un semanario ilustrado sobre política, economía y arte. Él se encarga de la sección de política y ejército. Asegura que no puede predecir la futuro aunque haya superado el estrés postraumático. “Como periodista, sin embargo, me esfuerzo todo lo que puedo para conseguir un futuro mejor para Ucrania”.

De momento, Yuri permanece en reserva como antiguo soldado, tiene sus armas y equipo listo si le llaman para defender Ucrania por tercera vez. “Mi futuro está en este país y, si es necesario, volveré a combatir por nuestra independencia”.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

]]>
3kmjqvBen MakuchBrian AndersonmillenialsDonbasseconomíaRusiaGUERRACorrupciónRevista VICEUcraniaprivilegepoderguerra de ucraniaEl número del poder y el privilegio
<![CDATA[Juegos sexuales que te ayudarán a descubrir deseos que no conocías]]>https://www.vice.com/es/article/439awm/juegos-sexuales-mejorar-relacionesFri, 07 Dec 2018 04:45:00 +0000Es una frase que nunca deja de ponerme los pelos de punta. Sin embargo, a juzgar por la ingente cantidad de contenido sobre el tema, parece que la gente siente la necesidad de encontrar formas de “darle vidilla” a sus relaciones sexuales.

Aunque es cierto que en internet abundan los consejos para resucitar la vida sexual de la gente mediante los juegos, poco se ha hablado realmente de la forma en que la ludificación del sexo puede llevar a descubrir nuevos y gratificantes aspectos de este.


MIRA:


La psicoterapeuta Dulcinea Pitagora, conocida en algunos círculos como “The Kink Doctor”, me explica que, en teoría, los juegos sexuales deberían fomentar la comunicación en las parejas, ya que deben ponerse de acuerdo respecto a las normas o los parámetros que vayan a establecer. “Forman parte de esa comunicación la negociación, el consentimiento explícito y entusiasta y los cuidados posteriores, incluyendo la vuelta a la normalidad y el análisis de lo que ha funcionado y lo que no en el juego sexual”, señala.

“Cuando practicas juegos sexuales, tu cuerpo, tu mente y tus emociones se intensifican o se atenúan, en función del tipo de juego o situación. El proceso de cuidados posteriores sirve para devolver a la persona a la “realidad” y transmitirle una sensación de estabilidad que le permita procesar, apreciar y asimilar lo que ha ocurrido durante el juego”.

Pitagora divide los juegos sexuales en cuatro categorías principales que pueden ayudarnos a saber si nos serían útiles para aumentar nuestra satisfacción sexual.

Juegos novedosos

Según Pitagora, este tipo de juegos son los que fomentan la exploración de deseos que hasta ese momento no eran más que fantasías o curiosidades. Un ejemplo sería que ambos miembros de la pareja hicieran una lista de las cosas que no han probado y que les gustaría experimentar. De esta forma podrían ver en qué puntos coinciden. Luego podrían hacer papelitos con cada una de esas ideas y sacarlas al azar para llevarlas a cabo.

Pitagora advierte de que, por mucho que se hayan hablado las cosas al principio, conviene buscar de nuevo el consentimiento en el momento de ponerlas en práctica. Es perfectamente posible que algo que nos resultaba curioso al principio deje de interesarnos posteriormente, sobre todo si ha habido algún otro juego de por medio.

“Para asegurarse, hay que preguntar y acordar una palabra o un gesto de seguridad”, señala. Hay que consultar el consentimiento en un momento que consideremos adecuado, y el lenguaje usado puede incorporarse en el juego o la situación, pero debe ser reconocible por ambas partes. “Antes del juego conviene hablar sobre cómo se llevaría a cabo la confirmación del consentimiento y cuáles serían las posibles reacciones o respuestas”.

Según Pitagora, generar nuevas experiencias sexuales puede ayudar a estrechar vínculos y revigorizar la vida sexual de parejas que ya llevan un tiempo juntas y empiezan a sentir que sus relaciones son demasiado predecibles. “Esto también puede ser gratificante a nivel personal, puesto que podemos llegar a aprender cosas sobre nuestros deseos sexuales y nuestra identidad”.

Juegos de roles

Pitagora señala que esta categoría se compone de varias subcategorías, como los juegos de intercambio de poder, el cosplay o los los juegos de rol en vivo (LARP), y que cada subcategoría puede tener, a su vez, otras subsubcategorías.

“En el contexto de los juegos de roles, puedes encarnar diferentes identidades sexuales según la situación y desafiar la idea de una identidad esperada y fija”, señala, y añade que los juegos de roles pueden liberar a una persona de los límites de la expectativa y propiciar la expansión del deseo erótico, la fantasía y la autoidentificación.

La inmensa variedad de situaciones y actividades que pueden englobarse en el ámbito de los juegos de roles invita a la gente a ser creativa a la hora de buscar la evolución de su sexualidad y la definición de su identidad. Además, el proceso de negociación y búsqueda de consentimiento, así como la práctica de los juegos de roles y los cuidados posteriores pueden contribuir a reforzar los vínculos íntimos de una pareja.

Juegos de realidad virtual

El futuro está a la vuelta de la esquina, por lo que no debemos olvidarnos de los juegos sexuales con realidad virtual (RV). “No voy a incidir tanto en este frente porque yo soy más partidaria de las interacciones entre personas sin la barrera tecnológica”, apunta Pitagora. “Dicho esto, los juegos sexuales con realidad virtual se encuentran en las dos categorías anteriores y son una forma de crear experiencias novedosas y de practicar juegos de roles que no puede hacerse de ningún otro modo debido a las limitaciones logísticas”. La ventaja de los juegos sexuales de realidad virtual, asegura Pitagora, es que pueden ayudar a liberarse a quienes se sientan atrapados en su identidad sexual o en su cuerpo y a dar rienda suelta a su imaginación.

Si, por ejemplo, siempre has soñado con ser un dragón que se lo monta con un alienígena, tal vez un juego sexual de realidad virtual podría satisfacer esa fantasía, y cada vez de manera más convincente, a medida que mejora la tecnología. Según Pitagora, para las personas que no tiendan a aislarse, el sexo con realidad virtual puede ser una buena herramienta para explorar su identidad sexual o su cuerpo. “Sin embargo, para quienes sí tiendan al aislamiento, la realidad virtual podría reforzar esa inclinación”, advierte.


MIRA:


Juegos competitivos

Esto es lo primero en lo que solemos pensar cuando hablamos de juegos, aunque en el ámbito de la sexualidad, los juegos competitivos pueden ser problemáticos, según Pitagora, ya que generalmente implica comparar quién hace algo mejor o durante más tiempo. “Hacer algo durante más tiempo no siempre es mejor, y decidir quién hace algo bien es muy subjetivo”. Una razón por la que Pitagora no recomienda practicar juegos sexuales competitivos —a excepción del Twister en pelotas con tocamientos previamente negociados— es que puede generarse una situación en la que haya un ganador y un perdedor. “Nunca debería haber un perdedor en el sexo, a no ser que ese juego competitivo esté enmarcado en la categoría de los juegos de roles, en los que se han negociado previamente los papeles de quien pierde y quien gana”, señala.

El otro aspecto problemático de los juegos sexuales competitivos es que, incluso cuando los roles se han negociado y so consentidos, hay personas muy competitivas que podrían sobrepasar la línea y hacer cosas de las que luego se arrepentirían. Por último, este tipo de juegos podrían propiciar las comparaciones y los juicios de valor, además de reforzar determinados estigmas sociales. “Ya tenemos que lidiar bastante con todas esas cosas en el día a día”, señala.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

]]>
439awmGrant StoddardRajul Punjabisexocosplaycuerpojuegos sexualessexo en realidad virtualmente
<![CDATA['Vagina dentada' es la peli feminista que los machistas quisieron sabotear]]>https://www.vice.com/es/article/j5x957/vagina-dentata-cine-feminista-machismoFri, 07 Dec 2018 04:30:00 +0000“A lo mejor estoy hablando con alguien, le digo que hice Vagina dentada ¡y de repente a esa persona le cambia completamente el lenguaje corporal!”, exclama Joyce Pierpoline.

Estoy entrevistando a la productora de la comedia de horror de culto Vagina dentada (2007) en la Academia Británica del Cine y la Televisión, en Londres. A mi alrededor, ejecutivos de la industria enfundados en trajes carísimos trabajan concienzudamente en sus MacBooks o brindan por futuros acuerdos.

Pierpoline luce el cabello oscuro, voluminosas joyas de plata y unas zapatillas de aspecto esponjoso. Continúa el relato, más entusiasmada. “Entonces se apartan de mí —se inclina hacia atrás cruzando las piernas, a modo de demostración— y dicen: ‘Ah, ¿tú eres la productora?’”.


MIRA:


Ha pasado más de una década desde que la comedia de terror de bajo presupuesto Vagina dentada se estrenara en Sundance con una acogida muy positiva por parte de la crítica (su protagonista, Jess Weixler, fue galardonada con el premio especial del jurado a la mejor interpretación). Escrita y dirigida por Mitchell Lichtenstein, hijo del célebre artista pop Roy Lichtenstein, la película narra la historia de Dawn O’Keefe, una estudiante de instituto que abraza y profesa la pureza sexual.

El film arranca con una escena en la que O’Keefe y su hermanastro, Brad, están en una piscina hinchable; ahí conocemos el secreto de O’Keefe: tiene la vagina dentada. Brad intenta acosar a su hermana y acaba con una mordedura en el dedo. Vagina dentada muestra la lucha de la joven por mantener la pureza en una sociedad obsesionada con el sexo y por eludir el acoso de su hermanastro y los intentos de violación de sus compañeros de clase. Entretanto, debe cuidar de su madre, cuya enfermedad parece estar relacionada con la planta nuclear junto a la que O’Keefe pasa en bicicleta de camino a la escuela.

"Vagina dentada muestra la lucha de la joven por mantener la pureza en una sociedad obsesionada con el sexo y por eludir el acoso de su hermanastro y los intentos de violación de sus compañeros de clase"

La película es una crítica poderosa e incisiva a la cultura de la pureza, los privilegios del hombre, el consentimiento y la violencia sexual en Estados Unidos. Sin embargo, su éxito mayoritario con la crítica no se vio reflejado en la taquilla, y tras un estreno limitado en 2008, Vagina dentada apenas recaudó 2 millones de dólares. Lo más inquietante quizá sea que fue superada por 27 vestidos, de Katherine Heigl, una infumable y torpe comedia romántica sobre una dama de honor perpetua. Sin embargo, con el tiempo, Vagina dentada fue adquiriendo mayor relevancia, como una dentadura en un vaso de agua.

Eso no quiere decir que de repente ahora la película guste a todo el mundo. Una crítica feminista de renombre con la que contacté para este artículo se negó a hablar de la cinta porque había sido escrita y dirigida por un hombre. Opinión que también comparte Alexandra Heller-Nicholas, que dedica un capítulo de su libro Rape-Revenge Films: A Critical Study (2010) a hablar de ella. “El hecho de hablar del femenino monstruoso no te da acceso libre al canon del cine de terror”, nos dijo en un mail.

Vagina dentada parte de un concepto muy bueno para una película, pero el resultado final parece tener menos que ver con la mujer y su cuerpo y más con lo que el cuerpo femenino puede hacer a los hombres”. Hay partes de la película que han envejecido muy mal con respecto a la evolución de nuestro concepto del consentimiento. Me refiero en concreto a una escena en la que Ryan, compañero de clase de Dawn, le da un sedante antes de masturbarla con un vibrador (un error que el propio Mitchell Lichtenstein reconoce abiertamente en nuestra conversación).

Pese a todo, incluso después de una década, Vagina dentada sigue atrayendo a nuevos fans, sobre todo gracias a la capacidad del streaming en línea de llegar al público más joven. “Estaba en casa de una amiga en Nueva Jersey”, explica Pierpoline, “y su hija de 16 años me preguntó, gritando: ‘¿Tú hiciste Vagina dentada? ¡A mí y a mis amigas nos encanta esa peli!’. Se le iluminaba la cara mientras me contaba que en el preestreno estuvieron repartiendo pósteres de la película a una multitud de devotas fans. “Fue una sensación muy agradable”.

1497979658570-unnamed
El cartel alternativo de ‘Vagina dentada’. Imagen cortesía de Mitchell Lichtenstein

El cartel es radicalmente distinto al que finalmente eligió la distribuidora. El póster de Pierpoline y Liechtenstein muestra a una heroína con el pelo despeinada con la que es fácil identificarse, y su tono da a entender a las claras que Vagina dentada es tanto una cinta cómica como de terror. Por otra parte, el cartel escogido por la distribuidora tiene un estilo más en la línea de los estereotipos convencionales del cine de terror: Dawn aparece tumbada en una bañera blanca, con la cara totalmente inexpresiva. No hay rastro alguno de la agudeza o inteligencia que Weixler aporta al personaje y que queda patente en el primer cartel. Bajo esta imagen, la palabra Teeth (título original en inglés) escrita con letras rojo sangre sobre un fondo negro.

Cuando se estrenó Vagina dentada, yo era una adolescente, y recuerdo descartar verlo porque según el cartel, parecía ser una película de miedo. Cuando se lo comento a Pierpoline, durante una fracción de segundo sus ojos se oscurecen y en su rostro se refleja la indignación. “Creo que era una película adelantada a su tiempo, y la campaña de marketing con la que salió le hizo un flaco favor. La gente no se atrevía a verla de buenas a primeras”.

"Está claro que Vagina dentada no es porno. Tampoco es cine de terror, realmente. El hecho de que Dawn pueda castrar a los hombres no la convierte en un monstruo"

Ahora, Pierpoline y Lichtenstein están negociando una adaptación televisiva de la película. Pese a que el tiempo se ha mostrado amable con la cinta, sus creadores siguen recibiendo muchas negativas. Al parecer, una serie de televisión de Vagina dentada hoy sigue resultando igual de indigesta para los ejecutivos de Hollywood como lo era en 2007.

“Nos gustaría convertirla en una serie de televisión en la que Dawn fuera una especie de ángel vengador, estilo Dexter, pero creo que la gente todavía no está preparada”, explica. “Sigue habiendo muchos hombres al mando de agencias y departamentos y sigue siendo una serie sobre vaginas”.

Como ya pasó con el agente de Lichtenstein en 2007, esta vez los ejecutivos de la industria han intentado convencer a Pierpoline de que un remake de la película en formato de serie de televisión sería muy mala idea. Sin embargo, Pierpoline se niega a tirar la toalla. “¿Pero por qué no?”, exclama. “Es original. Es divertida. Su protagonista es una mujer fuerte”.

Pierpoline es una luchadora y no tiene intención de rendirse. Antes de irme, me sorprendo prometiéndole que le enviaré un contacto de VICE para que le haga la propuesta del remake televisivo. “Entonces, espero noticias tuyas”, responde con firmeza. ¿Quién sabe? Quizá algún día Dawn O’Keefe regrese para morder alguna polla más.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

]]>
j5x957Sirin KaleGonzalo HerreraHORRORmachismoLongformCulturaentretenimientosexismocinevagina dentatacine feminista
<![CDATA[Cuántos días puedo usar los mismos calcetines]]>https://www.vice.com/es/article/3kj4nv/calcetines-sucios-sudor-higieneFri, 07 Dec 2018 04:00:00 +0000La situación
Sucede todas las mañanas: tu amigo se convence a sí mismo de que puede esperar otro día para lavar su ropa. Ahora su continua procrastinación lo ha llevado a tener un cajón de calcetines vacío, y a una misión de rescate desesperada para recuperar los calcetines de rombos que usó ayer del cesto rebosante de ropa sucia. Nada que un poco de desodorante de pies no pueda arreglar. Además, piensa, tendrá los pies metidos en las zapatillas todo el día. No puede ser tan malo, ¿no?

La realidad
Los pies contienen casi 250 000 glándulas sudoríparas y excretan hasta medio litro de sudor al día, según la Asociación Médica de Podología de California. Cuando este sudor, junto con las células muertas de la piel, se acumula en nuestros calcetines, crea un entorno casi perfecto para que proliferen las bacterias, entre ellas las potencialmente dañinas como los estafilococos.

"Estas condiciones favorecerán el crecimiento bacteriano ya que el calzado mantiene un ambiente propicio y húmedo para que los organismos proliferen", dice Philip Tierno, profesor de Microbiología y Patología de la Facultad de Medicina de NYU. Cuantas más bacterias haya, mayor es la probabilidad de que los pies de tu colega apesten a vinagre y orina.


MIRA:


Los calcetines oscuros hechos de fibras sintéticas ofrecen a las bacterias las condiciones más idóneas para su crecimiento: "El algodón permite que la piel traspire un poco más en ese ambiente húmedo, al contrario que con los tejidos sintéticos, que bloquean la humedad y garantizan un mayor crecimiento de las bacterias", dice Tierno. Las condiciones creadas por el sudor y los tintes oscuros en las fibras de los calcetines fomentan la explosión poblacional de la flora que se encuentra en nuestros pies.

Si hay suficiente humedad, la concentración de organismos puede ser tan alta que, incluso después de lavarte los pies, el olor permanecerá, e incluso puede transferirse a un par de calcetines limpios, dice Tierno.

Lo peor que puede suceder
Además de un olor que podría o no dejar KO a un niño pequeño, un alto nivel de crecimiento de las bacterias puede afectar la capacidad de los tejidos del cuerpo de regenerarse y reparar la piel de nuestros pies. No solo debes preocuparte por las bacterias, sino también por sus subproductos, que incluyen enzimas que degradan los materiales orgánicos como las grasas y las proteínas, lo que acaba causando irritación en la piel. Tierno advierte de que el crecimiento de las bacterias, la producción de enzimas y la irritación de la piel hacen que sea mucho más fácil que tus pies sean víctimas de una asquerosa infección cutánea (especialmente si tienes abrasiones o heridas). Pero ten en cuenta que para llegar a un punto tan crítico y perturbador, necesitarías pasar bastante tiempo (al menos unas semanas) sin ducharte y reutilizando tu ropa sucia.

Lo que probablemente suceda
Con todas esas bacterias disfrutando de una estancia prolongada en la Posada Calcetines, olerás muy mal después de varios días usando (y sudando) los mismos calcetines. Cuanto mayor sea la cantidad de sudor, mayor será el riesgo de que te huelan los pies. Y según el tiempo que decidas usar el mismo par, el hedor no hará más que empeorar, asegura Tierno. En general, el riesgo de infección es bajo, pero el ineludible olor podría ayudarte a descubrir quiénes son tus amigos de verdad.

Qué decirle a tu amigo
Dile a tu amigo que no lo posponga más y que lave su ropa ya. Si no le queda otro remedio que volver a ponerse los mismos calcetines, Tierno admite que hacerlo solo una vez tal vez no suponga un problema, pero hacerlo de forma continua es inaceptable. Tu amigo debería optar por usar calcetines de algodón sin teñir, lo que ayudará a reducir la humedad y el olor. Es importante siempre lavarse bien los pies con jabón y asegurarse de secar la parte entre los dedos antes de ponerse los calcetines. "Si estás atrapado en una isla desierta, bueno, esa es otra historia", dice Tierno. "En condiciones normales, reutilizar tus calcetines no es buena idea".

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

]]>
3kj4nvCarson KesslerMike DarlingsudorcalcetinesbacteriasSaludhigienegermenescalcetines sudados
<![CDATA[Dos estudiantes han llenado el metro de Madrid con carteles contra el acoso sexual]]>https://www.vice.com/es/article/qvqwex/acoso-sexual-metro-de-madrid-cartelesWed, 05 Dec 2018 11:36:47 +0000Sara y Javier tienen 22 y 25 años, estudian publicidad y la semana pasada imprimieron 300 carteles con un protocolo sobre cómo hay que actuar en casos de acoso sexual en el metro. Se pasaron un día entero de vagón en vagón, pegándolos al lado de los letreros que indican qué hacer en caso de emergencia en el suburbano madrileño.

"Pegamos tanto en trenes como en andenes de estaciones. El cartel adquiere mayor sentido colocándolo junto al original, que Metro de Madrid elaboró para casos de emergencia. Ambos conviven sin rechazo visual, incluso que se complementan entre ellos, ayudando al pasajero a visualizar dos protocolos fundamentales en un mismo espacio físico. A día de hoy continúan pegados", cuentan Sara y Javier, que tuvieron un encontronazo con los trabajadores de Metro de Madrid el día de la pegada.


MIRA:


"Fue duro pero también productivo", coinciden ambos. "La gente nos veía e incluso nos ayudaba a colocarlos, notamos una buena aceptación entre la gente. El problema y la situación desagradable vinieron al día siguiente, cuando volvimos a la carga. Un señor que no pertenecía a Metro se acercó a nosotros alterado y enfadado, espetándonos que lo que hacíamos estaba mal y que no teníamos autorización ninguna para llevar eso a cabo. Literalmente nos arrancó un cartel de las manos cuando intentábamos colocarlo en uno de los andenes de la línea 6 de metro en la estación de Pacífico.

Después avisó al personal de Metro y tres trabajadoras bajaron para pedirnos explicaciones. Una de ellas reconocía que la intención era buena pero no teníamos autorización, y las demás no mostraron una actitud tan amigable. Nos llevaron a una sala de empleados de la estación, tomaron nuestros datos y nos despidieron con un 'tened cuidado, porque Metro es muy poderoso'".

1544008173016-cartel2

"Creemos que este proyecto es necesario. Cuando empezamos con él contactamos con varias organizaciones feministas y en defensa de los derechos de la mujer y nos dieron apoyo para extender y dar voz a nuestra idea. Algunas nos confirmaron que existen protocolos de actuación ante acoso sexual en el ámbito laboral y callejero, pero no para el trasporte público, con más énfasis en el metro que es un trasporte donde el espacio es especialmente limitado y hay muchas aglomeraciones. Esto hace que la ausencia de unas pautas de actuación ante estos casos sea más grave", comentan.

Aunque no hay datos oficiales sobre el acoso en el transporte público hace poco más de un mes fue detenido un hombre que presuntamente había agredido a cuatro mujeres en las dependencias del Metro de Madrid. "Estamos hartos, como mucha gente, de que las mujeres se expongan a la violencia en sus casas, en sus puestos de trabajo, en las calles y en los vagones. Así que tenemos la obligación y el compromiso de seguir con esto hasta que logremos ser escuchados. Detrás de la iniciativa estamos solo dos personas, pero son millones los que apoyan la causa. Ya hemos presentado la idea en el Consorcio de Transportes, y aunque aún no hemos recibido respuesta esperamos que finalmente salga adelante. Es muy fácil para una institución decir que apoyas y formas parte del movimiento feminista, queda muy bien. Pero hay que ponerlo en práctica".

Sigue a Ana Iris en @anairissimon.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

]]>
qvqwexAna Iris SimónGonzalo HerreramachismoMadridfeminismoacosoacoso sexualtransporte públicometro de Madrid