olimpiadas invernales

2.18.16

Crónica de la medalla de oro más ridícula que la Humanidad recuerde

Por suerte o por desgracia, el azar es un factor clave en cualquier deporte... y si no, que se lo digan al patinador australiano Steven Bradbury, que en los JJOO de invierno de 2002 ganó un oro casi sin querer.