suerte que no usan los palos