Quantcast
Cultura

Hacerse la paja o tirar: es tiempo de elegir

El porno podría realmente joderte el cerebro.

Tom Breakwell

Photo by Megan Koester

Foto/ Megan Koester.

No fue hace mucho que los ansiosos jóvenes pajuelos del mundo se podían masturbar felizmente y sin que les importara un bledo lo que hacían. Pero ahora hay un nivel de conciencia mayor acerca de algo que probablemente es bastante obvio para cualquier persona cuya sangre fluya hacia otras partes del cuerpo que no sea exclusivamente su cerebro. Es decir, que al ver una cantidad considerable de videos de géneros depravados le va a parecer difícil excitarse con la mera la respiración o el cuerpo del ser humano desnudo que quiere hacer cosas sexuales (en la vida real) con usted. Si para usted ver a alguien que entierra su dedo gordo del pie en el ano de otro es normal, podría hallar la idea de tener relaciones sexuales un tanto aburrida.

Una de las personas que puede estar creditada para hablar de este asunto es Gary Wilson. Su sitio web, yourbrainonporn.com, ha estado a la vanguardia de los esfuerzos para comprender lo que el porno le está haciendo a muchos de sus usuarios. Ahora, él convirtió todo su conocimiento en un libro: Su cerebro en porno: internet pornográfico y la ciencia emergente de la adicción.

Llamé a Gary para dialogar acerca de su nuevo libro y el tema de la adicción a la pornografía que afecta a millones de jóvenes entusiastas del onanismo alrededor de todo el mundo.

VICE: Así que la premisa principal de su libro es que usted puede ver porno o tener relaciones sexuales, pero no se puede hacer ambas cosas. ¿Es eso cierto?

Gary Wilson: Por supuesto es posible hacer ambas cosas. Pero para algunos chicos es difícil tener ambas dinámicas. Con el internet pornográfico algunos hombres están presentando no solo disfunción eréctil (DE), sino que también están teniendo otros síntomas sexuales como la incapacidad para alcanzar el orgasmo, eyaculación retardada, disminución de la libido con la pareja, pérdida de la atracción de pareja, y de manera muy común, su sabor sexual, al menos en el porno, se ha transformado en algo molesto y extraño para ellos.

¿Puedes ver porno y aún así tener una vida sexual sana? ¿Hay un nivel seguro?

Ver porno siempre te afectará. Decirte cuánto lo va a hacer es muy difícil. Así que en otras palabras podría decirte que hemos visto a chicos que son terriblemente adictos y esto ha afectado profundamente su vida sexual. Necesitan estar alejados del porno un año o más, con el fin de conseguir una erección real con su pareja. Eso es una ocurrencia extrema. En el otro lado del espectro, sin embargo, usted tendrá algunos chicos con novia y ellos verán porno varias veces a la semana. Pero aquí está la problemática. No tienes idea lo mucho que te afecta hasta que no eliminas las variables. Así que estos chicos harán el desafío de decir: ‘’Ok, voy a dejar de ver porno’’, y lo que encuentran es que seguirán recibiendo beneficios. Los beneficios que van a conseguir es que el sexo real es mucho más excitante y su esposa o novia se ve mucho mejor. No pensaron que la pornografía los estaba afectando, pero una vez renuncian a ello se dan cuenta que sí los estaba afectando. Esencialmente, el porno tiene un amplio espectro de efectos.

El porno ha existido por varias generaciones y en diversas formas. ¿Qué ha provocado el incremento de problemas como la disfunción eréctil (DE)? ¿Es simplemente un caso de velocidades de internet más rápidas?

Definitivamente se intensificó en los últimos años. En primer lugar, el sistema de inmediatez del internet ha provocado este incremento. En segundo lugar, los adolescentes tienen un acceso completo a videos en tiempo real tan pronto como lo desean. Pero la pregunta que tenemos que hacernos es ¿por qué internet es tan atractivo?  Piensen en Facebook. Hay estudios que demuestran que Facebook causa adicción. Puede causar cambios en el cerebro que reflejan exactamente los cambios cerebrales que se producen en los drogadictos. De hecho, hay 70 estudios internet-cerebrales que dan muestra de ello. Lo que puede ocurrir con el Internet es que eleva los niveles de excitación y de dopamina. La dopamina (neurotransmisor encargado de generar la sensación de bienestar) genera poder en este circuito de gratificación y el internet es totalmente único en este sentido. Hacer clic sobre nuevas imágenes, nuevas palabras, enviar mensajes y recibir mensajes se convierte en una novedad que eleva los niveles de dopamina en el circuito de recompensa. Lo mismo sucede con el asombro, la ansiedad y el estado de shock. Si usted combina lo anterior con la estimulación sexual y la más alta excitación disponible y luego lo pone delante de un adolescente a través de un sitio web con videos de contenido fuerte, los adolescentes pueden mantener este tipo de niveles de excitación y dopamina. Usted puede entrenar a su cerebro a requerir ese nivel de estimulo con el fin de ser excitado sexualmente. Cuando estás viendo estos videos de personas reales teniendo lo que llamamos sexo ‘’real’’ reemplaza por completo su imaginación. Ya dejas de imaginar lo que se siente. Usted se convierte en un viajero que observa toda la acción que se está dando, en lugar de imaginarse una imagen fija de la acción que usted pueda crear.

En el libro se discute una desconexión existente entre las generaciones más jóvenes y las de mayor edad, lo que se traduce en personas más jóvenes que suelen ser expuestos a la pornografía en una mayor cantidad que aquellos que crecieron viendo revistas. ¿Es esto simplemente una regla general, o hay algún cruce?

Cuando te fijas en los estudios, obtienes una visión completamente diferente. Personas de 14 a 25 años de edad tienen un uso mayor de la pornografía en comparación con los adultos y, por supuesto, el uso disminuye a medida que la edad aumenta. Una reciente encuesta en el Reino Unido mostró que la gran mayoría de las personas creen que ver porno genera efectos negativos, por lo que su opinión se basa en sus experiencias como un joven de 18 años de edad, en crecimiento, a lo largo de los últimos años y ver el efecto que esto ha tenido sobre ellos.



Libro de Gary Wilson:  Su cerebro en porno: internet pornográfico y la ciencia emergente de la adicción.

¿Qué le dices a esos sexólogos que quieren desechar el argumento de que la pornografía puede causar disfunción eréctil (DE)?


Bueno, están equivocados. Urólogos prominentes están empezando a escribir artículos sobre eso. Además de eso, hemos tenido dos estudios del cerebro de la Universidad de Cambridge y uno del Instituto Max Planck. El de Cambridge encontró el mismo tipo de cambios cerebrales que ocurre con los drogadictos y el 60 por ciento de esos sujetos sufrió de problemas como disfunción eréctil y pérdida de la libido. Por otra parte, el estudio alemán correlaciona las horas de uso de la pornografía a la semana y los años de uso de la pornografía, principalmente, con la estructura de los circuitos de recompensa. Encontraron una correlación que sugiere que aquellos que ven porno en realidad tienen menos materia gris. Además, los que habían estado observando porno durante años tuvieron una menor activación de los circuitos de recompensa. Así que su conclusión fue que el mayor uso de la pornografía correlaciona con una disminución de la materia gris y por ende, menos excitación sexual. Y estos fueron los no adictos. Muchos sexólogos afirman que la ‘’adicción’’ pornográfica (que ni siquiera se refieren a ella como la adicción) es causada por una libido alta, que de alguna manera naces con ella. Pero estos estudios muestran que los usuarios de porno pesados tienen un deseo sexual bajo, que causa problemas como la disfunción eréctil (DE). Por lo tanto, va en contra de ese mito, que no tiene verdad alguna en ello.

Gary hablando en TED talk.

En su conclusión sobre el sexo acondicionado y el tema de la adicción a la pornografía, usted habla de la necesidad de más educación. ¿Será que la educación realmente puede impedir que la gente pierda las ganas de ver porno? ¿Podrá hacer que las personas dejen de ver porno?

No. Pero lo que ocurre es que muchos de los chicos que finalmente aparecieron en todos estos foros no tenían idea de que el uso de la pornografía podría causar problemas severos como la disfunción eréctil. Esta generación joven ve el uso de la pornografía y la masturbación como sinónimos. Leen artículos que afirman que la masturbación es buena y por lo tanto, suponen que el porno también es bueno. Ellos nunca hacen la conexión. De modo que si hay una educación que cree esa conexión, sería bueno. Lo que igualmente hace falta es que los sexólogos no hacen una conexión entre la pornografía y el cerebro de los adolescentes, teniendo en cuenta que este último sufre un proceso de reconexión con el fin de reproducir. Un cerebro de los adolescentes que sea altamente maleable tiene picos de dopamina mucho más altos y está en busca de la emoción y la novedad, lo cual crea un zumbido grande para ellos.

Usted discute la idea de ‘’reiniciar’’ al no ver porno. ¿Qué tan efectivo es? ¿Es fácil de curar una adicción a la pornografía?


El reinicio se refiere a la eliminación de todos los estímulos sexuales. Hay diferentes motivaciones, como la disfunción eréctil y la pérdida de la estimulación sexual. Algunos chicos lo están haciendo por otras razones. Se dan cuenta de que los amigos en los foros están adquiriendo más motivación, confianza y concentración. Así que estos chicos tienen un barómetro diferente cuando sienten que se están reiniciando. Hombres que sufren de disfunción sexual con edades comprendidas entre los 40 y los 50 años y que crecieron consumiendo pornografía a través de revistas, están desarrollado DE. Los jóvenes a menudo necesitan mucho más tiempo para reiniciar el sistema en comparación con los hombres mayores. Los  mayores pueden tomarse de ocho a 12 semanas y estar bien después de eso. Algunos de estos jóvenes, de 20 a 24 años de edad, se toman hasta dos años para poder recuperarse completamente. Estos chicos están en el punto más alto en cuanto a la salud y los niveles de testosterona. Esto se relaciona, nuevamente, con el uso de la pornografía en la adolescencia cuando el cerebro es increíblemente maleable.

¿Los problemas que los hombres experimentan a través de la adicción a la pornografía, también los padecen las mujeres?


Los hombres suelen utilizar el porno con mucha más frecuencia. Mediante el recorrido que se le hace a los nombres de usuario de las personas en los foros como NoFap lo que encontramos es que la mujer a menudo simplemente no se excita con sus parejas. Ellas necesitaban porno para tener un orgasmo, no se fueron lubricando, y eran adictas. Así que las mujeres experimentan problemas similares. La diferencia, sin embargo, es que los hombres tienen un barómetro, que es su pene. Las mujeres no lo hacen Así que muchas mujeres crecen sin relacionar estos problemas con el uso de la pornografía.

Proceso de la erección.

¿En qué etapa sientes que nos encontramos en lo que hace referencia al conocimiento sobre el efecto que tiene el porno en el cerebro?
 

Hay una brecha enorme, y en realidad hay un grado de animosidad a la hora de estudiar los efectos de la adicción a la pornografía en el cerebro humano. Lo que hemos aprendido es que la adicción, gracias al trabajo de los neurocientíficos reales, es el estado mental más estudiado hasta el momento. Ha sido inducida en animales durante los últimos 30 años para buscar en los niveles moleculares y genéticos que es donde se producen los cambios en el cerebro. Y, hemos comparado los diferentes tipos de adicción que se producen en los seres humanos. Así que hay una gran cantidad de evidencia. Por otro lado, están los grupos de sexología que no estudian los mecanismos del cerebro y los sociólogos son los que principalmente llevan a cabo los cuestionarios. Ellos tienen un modelo en el que no quieren que la adicción a la pornografía sea reconocido, ya que tienen miedo de que si se dice que el uso de la pornografía tiene efectos negativos entonces se empiece a etiquetar como sexo negativo, y ellos no quieren ningún tipo de vergüenza asociada a la sexualidad. Conceptualmente eso está bien hasta cierto punto, pero lo que no reconocen es que el porno es ahora el sexo negativo y positivo ante la pantalla.

¿Cuál es su punto de vista sobre la existencia de sitios web que solo contienen ‘’buen porno’’ y filtrar lo que se describe como ‘’mal’’ porno?
 

Es una tendencia que realmente me molesta. Esta trata de enseñar a la gente la diferencia entre ‘’buen’’ porno y ‘’mal’’ porno, como si fuera cualquier cosa. Esta idea se extendió por sitios web como makelovenotporn.com y eso está bien, a excepción de si usted paga por ello y, por supuesto, ningún joven pagaría por ver pornografía. Pero más allá de eso, es la idea de que un niño de 15 años de edad vaya a decir ‘’Oh, me han dicho que este sitio web tiene buen porno, de modo que me voy a quedar en este sitio web’’ Ahora, eso sí es ridículo. Eso es como llevar a un niño de 15 años de edad a un supermercado y decir ‘’compra lo que quieras, sola compra comida buena’’. Ellos no van a ir a comprar brócoli. En su lugar, van a empezar a hacer clic en las cosas más groseras y más extrañas porque eso es lo que los adolescentes hacen. Así que por supuesto que no funcionaria. Pero por encima de eso ¿qué cuenta como ‘’mal’’ porno?  ¿Es BDSM, dominación femenina, o anal? Eso es un argumento de nunca acabar. Nunca se podrá resolver y ni siquiera aborda el problema de fondo, que es que los jóvenes están entrenando su excitación sexual a un Internet de alta velocidad, con clics y con novedad. Es el sistema de administración que realmente hace la diferencia en el 2014.