Publicidad
Salud

La pesadilla que es la parálisis del sueño

“No podía mover mis articulaciones. Pensé que me iba a morir”

por Kristen Dold
09 Febrero 2017, 4:25pm

sezer66/Getty Images

En 2006, el neurólogo Baland Jalal se despertó paralizado de pies a cabeza. "Mis ojos estaban abiertos pero no podía mover mis articulaciones. Algo maligno presionaba mi pecho, me ahorcaba y halaba mis piernas de arriba a abajo. Pensé que me iba a morir".

Jalal había experimentado una parálisis del sueño, un fenómeno aterrador que ocurre durante la fase REM. Así que, horrorizado y fascinado por la experiencia, dedicó los siguientes 10 años a tratar de llegar al fondo de ella.

"Sabemos que durante el sueño REM nuestro cerebro bloquea las neuronas motoras que permiten que nos movamos, básicamente paralizando el cuerpo para que no actuemos nuestros sueños" (si no fuera así, la mayoría de nosotros tendría que dormir en una caja de acero). Pero a veces —y por razones que los científicos no entienden del todo— nos despertamos antes de que esas neuronas motoras se vuelvan a encender, llevando a una parálisis semiconsciente que dura solo unos segundos pero que en el momento se siente terriblemente larga.

Lo que Jalal, el neurólogo de la Universidad de Cambridge, experimentó fue un episodio clásico: "La gente alrededor del mundo reporta experiencias similares: alucinan y ven demonios, escuchan susurros, sienten presión sobre su pecho o piensan que están flotando", dice. Los investigadores creen que las alucinaciones son resultado de un cortocircuito en el lóbulo parietal del cerebro, responsable de construir la imagen cerebral de tu cuerpo en el espacio. Cuando activas un comando de "movimiento" pero los miembros no pueden ir a ninguna parte, esas confusas señales se convierten en sombras extrañas o en experiencias extracorporales.

Sin embargo, los investigadores todavía no están seguros de qué causa la parálisis del sueño, la cual han sentido alrededor del 20% de las personas por lo menos una vez. Se piensa que la depresión y la ansiedad pueden influir. Los desórdenes del sueño como la narcolepsia o la apnea del sueño han sido asociados al fenómeno, añade Jalal, así como las interrupciones al ciclo normal del sueño.

Pero Jalal dice que uno de los más grandes causantes a la parálisis del sueño es, irónicamente, el miedo a la condición misma: "En Egipto, donde se cree que un genio maligno produce esta condición, la gente experimenta tres veces más episodios —y más alucinaciones— que en Dinamarca, donde se ve como un evento fisiológico extraño".

A la fecha, no hay evidencia de que la parálisis del sueño cause daños físicos ni de que sea evidencia de un problema de salud mayor. Esta es, prácticamente, la única buena noticia, considerando que no hay ningún truco rápido para escapar de sus garras.

Jalal dice que estar calmado (nada fácil cuando estás imaginando un duende sentado al borde de tu cama) y mantener los ojos cerrados, relajar los músculos y meditar sobre pensamientos felices es lo mejor para disipar esa pesadilla viviente.

Y entre la sensación de tus pulmones aplastados y de tus miembros muertos puedes, por lo menos, recordar que a algún pobre en Egipto le está yendo peor que a ti.

Este artículo fue publicado originalmente en Tonic, nuestra plataforma especializada en temas de salud.

Tagged:
dormir
neurociencia
pesadillas
paralisis del sueño
narcolepsia
sueño
pesadilla viviente
baland jalal