Publicidad
conversaciones

Antes de su visita al UNGASS en Nueva York, Dani Boom nos habló sobre drogas y consumo

Tuvimos una conversación con uno de los viejos lobos del dancefloor electrónico, acerca de la sesión sobre drogas que programó la ONU, y qué puede esperar nuestro país de ella.

por Thump Colombia
14 Abril 2016, 8:25pm

El mundo entero por estos días se está preparando para vivir una fecha histórica. O de pronto no todo el mundo, pero al menos toda la gente dentro de este que tiene que ver de manera directa e indirecta con el consumo de sustancias psicoactivas, que no es una población para nada pequeña. Del 19 al 21 de abril en Nueva York, se celebrara el UNGASS sobre drogas, que traduce UN General Assembly Special Session. Eso quiere decir que la ONU puede convocar sesiones especiales sobre determinados temas, y el tema de esta sesión será el de drogas alrededor del mundo, algo que, cuenta Dani Boom, no sucede desde hace dieciocho años. "La última asamblea general de las Naciones Unidas con respecto a este tema fue en el 98, donde le declararon la guerra a las drogas".

El artsta estará acompañando al parche de Acción Técnica Social (los creadores de Échele Cabeza) durante estos días, quienes, al igual que el presidente y los ministros de Justicia y Salud, asistirán a la asamblea y nos estarán representando en Nueva York para tocar distintas temáticas sobre drogas y consumo en un momento de comba histórica para el país, que está ad portas de una etapa de posconflicto y con una necesidad de hablar sobre el hecho de que luego de todos estos años, la producción de cocaína sigue aumentando. Dani Boom, de vieja data en la movida de la pista de baile colombiano, estará tocando en una fiesta con motivo de la fecha de cierre del UNGASS en House of Yes, un recinto de la ciudad.

Sabiendo del expediente fiestero de Dani Boom, quise hablar con él acerca del tema. Una conversación corta acerca de la labor de Acción Técnica Social, su posición frente al papel de las SPA (sustancias psicoactivas) en la pista de baile y sus expectativas frente a esta sesión que, aunque no será revolucionaria ni decisiva, estoy segura que será histórica.

¿Has estado muy de cerca siguiendo a Acción Técnica Social durante los últimos años. ¿Qué opinas del camino recorrido por esta organización, qué les aplaudes, y qué crees que hace falta todavía?

Siento que el trabajo de ATS es un trabajo, como bien lo dice el nombre de su corporación, técnico. Es una acción técnica social, y los siento como personas del mismo combo pero en diferentes campos. Puedo decir que hemos crecido juntos con toda esta gente y no solo con ellos sino otras personas que están en diferentes campos laborales y de acción. Unos dentro de la música o la acción técnica, muchos escenarios para trabajar sobre lo que nosotros consideramos importante trabajar: el beneficio de todos, la cultura, asumir y tener responsabilidad sobre lo que somos.

Somos una generación a la que le tocó aprender muchas cosas a las malas en términos de uso de sustancias psicoactivas; y digo a las malas no porque la hayamos pasado mal, sino porque falta mucha educación y cultura alrededor del tema. Entonces trabajamos desde muchos escenarios: desde la música, desde los raves, desde el Bogotrax, desde toda esa cultura freak techno que hemos cosntruido y que nos ha dado tanto para seguir con muchas cosas, incluyendo este combo de amigos que han hecho un trabajo muy bien hecho, muy importante y lamentablemente muy novedoso, porque esto se debió haber promovido desde años atrás.

Pero bueno, ahí seguimos. Uno de los programas más conocidos es el de análisis de sustancias, donde ponen puestos de atención en eventos y en fiestas para controlar la calidad de las sustancias, y esto obviamente tiene un impacto sobre los consumidores y su salud. Porque este es un tema de salud pública que además trasciende hasta la guerra; si seguimos sin regular la producción de cocaína, vamos a seguir teniendo aquí una guerra sangrienta.

La última asamblea general de las Naciones Unidas con respecto a este tema fue hace 18 años, en el 98, donde declararon la guerra contra las drogas. Claramente la guerra contra las drogas es una guerra que viene desde los 70's si no estoy mal, y no tiene beneficios sino para los que la lideran. Ni para el usuario ni para el productor ni para el consumidor ni para nadie. También podemos hablar del Plan Colombia, que era una guerra contra la guerrilla pero debajo estaba disfrazada una guerra contra las drogas, y como lo pudo pronunciar Julián Quintero meses atrás en las Naciones Unidas: hoy tenemos menos guerrilla y más cocaína. Entonces hay que ponerle cara a esta situación. Afortunadamente está la fuerza, el combo y el empuje para estar allá.

Obviamente no podemos dejar de lado que vamos para un escenario institucional, oficialista. Pero la lucha sigue en lo cotidiano, en la cultura que uno construye. Tampoco vamos a obviar que este es un escenario muy importante, sobre todo por el tema del posconflicto y de guerra contra las drogas.

Yo asumo que eres un artista pro consumo o proregulación...

Más que pro consumo diría que pro autoregulación. No creo que sea pertinente que todo el mundo consuma porque hay gente a la que simplemente no le sienta bien. Ese no es el tema, el tema es que esto es parte de nuestro entorno y no lo podemos enterrar cuando tenemos que incluirlo en nuestra cultura.

Y dentro de esa posición, ¿cuál crees que ha sido el papel de las drogas en la pista de baile colombiano, de qué manera lo ha moldeado? ¿Sientes que ha sido nocivo o beneficioso en algún punto?

Hay un estrellón cultural entre la procedencia de cierta música, ciertas sustancias y lo que ocurre acá. Esta es una tierra muy monotemática en el tema de las sustancias psicoactivas. Siempre se trata o de cocaína, o de cannabis, de barbitúricos y por ahí un componente del éxtasis y el LSD, pero creo que todavía hay mucha ignorancia. Por eso creo que también es muy importante la labor de ATS, porque la ignorancia en el consumo es muy peligrosa; uno a la final no sabe qué está consumiendo y por qué lo está haciendo. Y creo que culturalmente hay una diferencia entre el usuario promedio colombiano y el usuario de otra parte, donde hay más diversidad de sustancias y hay muchas más posibilidades. Aquí lo siento un poco más cerrado, más basado en esas dos sustancias principales y en muy poca información sobre otras.

El poder de la música va mucho más allá de todo esto, va más allá de si un individuo consume una sustancia x o no. Lo que la música genera es un motor de vida muy grande.

Dicho esto, ¿cuál crees que es el obstáculo más grande que como generación y como país tenemos que enfrentar para frenar de alguna manera la satanización del consumo?

Debemos seguir en lo mismo, seguir educando a la gente. Creo que la educación y la información son las herramientas con las que uno podrá salir y abrir la mente en todos los sentidos. Ahí es donde está el reto de la humanidad, básicamente. El reto es entenderse, y respetarse. Creo que la información es la herramienta que más necesita el humano hoy en día. Pero bueno a veces tampoco cuenta porque hay cosas complicadas en algunas creencias y algunos caminos espirituales.

***

La mejor suerte para Dani Boom y el equipo de ATS. Síguelos por acá y por acá.

Tagged:
Thump
COLOMBIA
UNGASS
Drogas
narcotráfico
Nueva York
Noticias
Dani Boom
Thump Colombia
ONU