Publicidad
Opinion

¿Qué piensan los candidatos sobre el tema LGBTI?

OPINIÓN | Varias organizaciones sociales se juntaron para mostrar cómo están los candidatos respecto a la igualdad en un portal de internet ​.

por Mati González Gil
21 Febrero 2018, 11:05pm

Collage: Sebastián Comba | VICE Colombia

¿Por qué los candidatos no están hablando sobre igualdad?

Varias organizaciones sociales se juntaron para mostrar cómo están los candidatos respecto a la igualdad en un portal de internet . Siendo más específica, sobre los derechos de personas lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) en lo que tiene que ver con equidad de género y no discriminación.

Me puse a cacharrear la página y me topé con un análisis que hacen de los diferentes candidatos. Allí, se clasifican en un “Índice de favorabilidad a la igualdad” (de acuerdo a sus publicaciones en Twitter) los candidatos a la Cámara, al Senado y a la Presidencia que son más activos a la hora de mostrar su posición (favorable o desfavorable) a esa clase de igualdad. Es decir, se hace una clasificación sobre quién habla más del tema y si sus afirmaciones están a favor o en contra del tema.

Hablé con una persona dentro de la campaña para entender más sobre cómo leer la clasificación. Esa persona me explicó que los resultados de los análisis de las cuentas de Twitter resultan contra-intuitivos, ya que aquellos candidatos que el movimiento LGBTI ha considerado como aliados estratégicos no parecen resaltar en las discusiones sobre estos temas. Por ejemplo: en "el Índice de Favorabilidad a la Igualdad (así se llama)" en el Senado, el partido Polo Democrático, que uno pensaría es un aliado en la lucha por la igualdad, ni siquiera sale como un interlocutor. Es decir, casi no habla del tema, ni de forma favorable ni desfavorable.

Y si uno mira partido por partido se encuentra otras cuantas sorpresitas. Uno pensaría que Angélica Lozano, de la Alianza Verde, debería ser la más sobresaliente en el tema en redes sociales. Sin embargo, no es la candidata más activa. Es la tercera más activa, después de Akemi Sofía Rave Hernández y Sandra Liliana Ortiz Novoa. Lo mismo pasa en el Partido de la U, donde uno creería que Bendetti —a quien tanto le gusta inflar pecho con estos temas— sería el más activo de su partido en Twitter. Pero no. De hecho, dentro de los candidatos que más hablan del tema, es el que menos lo hace. Y aunque sale clasificado como favorable a la igualdad, es uno de los que más abajo está en el índice (con un 6,1) comparado con, por ejemplo, Tatiana Piñeros del Partido de la Decencia, quien sale de primera en el índice (con un 259,4) y que es una candidata nueva en la contienda electoral.

También me explicó que estos resultados demuestran que hablar de igualdad durante estas elecciones es una papa caliente. Nadie quiere hablar del tema y pareciera que les asustara perder votos si lo mencionan. Resulta asombroso que el tercer lugar en el índice de favorabilidad del Senado sea una candidata del Centro Democrático (213), y que el Partido Liberal (cada vez más con el “liberal” entre comillas) sólo cuente con dos candidatas que hablan de forma activa y favorable sobre el tema y que, como si fuera poco, estén muy por debajo de la candidata del Centro Democrático (clasificadas con 33,6 y 72,2).

Además, es bastante sospechoso que haya tan pocos candidatos activos hablando de forma desfavorable, teniendo en cuenta que hablar en contra de los derechos de las personas LGBTI parece un buen negocio para ganar votos en épocas electorales. Por ejemplo, en Costa Rica, y después de una Opinión Consultiva de la Corte Interamericana sobre orientación sexual e identidad de género, los candidatos que hablaban del tema de forma desfavorable se catapultaron en las encuestas. Ese fue el caso del candidato a la presidencia Fabricio Alvarado (que se opone abiertamente a los derechos de las personas LGBTI) quien, justo después de que saliera la Opinión Consultiva, pasó de un 3% a un 17% en las encuestas ¿Por qué estarán tan calladitos en redes sociales los enemigos de la igualdad en Colombia?

Estos resultados demuestran que los candidatos no van a pronunciarse de forma voluntaria y que están evadiendo el tema en las redes sociales. Nos están borrando de las discusiones públicas y eso, más allá de la discusión sobre los votos, genera un ambiente electoral excluyente. Si lo que queremos es vivir en una sociedad democrática, debemos incentivar las conversaciones difíciles y presionar a los candidatos para que hablen sobre los temas a los cuales la sociedad aún les tiene miedo, vergüenza o son tabú. Ese miedo a la diferencia y a la igualdad no se va a ir solito, y menos si los candidatos a favor se siguen haciendo los pendejos para hablar sobre el tema.

Si en verdad les interesa una sociedad más justa y sin discriminación, el cálculo para decidir si deben o no deben hablar del tema en público —y en redes sociales— no debe ser únicamente sobre los votos que pueden perder o ganar. Hablar sobre igualdad durante las discusiones electorales debería ser un posicionamiento ético indispensable para aquellos candidatos que no solo quieren llegar al poder, sino que también están interesados en construir una Colombia más abierta y democrática en las discusiones políticas.

Los candidatos no se mandan solitos

La democracia no empieza ni se termina cuando uno hace una equis en un tarjetón. La cultura democrática empieza por la posibilidad de que los ciudadanos, incluidos los que pertenecen a grupos que históricamente han sido discriminados e ignorados, puedan poner en la agenda pública sus preocupaciones. La gente que va a llegar al Senado, al Congreso y a la Cámara va a trabajar para nosotros, para eso les vamos a pagar con nuestros impuestos sus jugosos y exorbitantes sueldos.

Por lo tanto, el proceso para decidir uno por quién va a votar es como si fuera un proceso de contratación y, en este momento, los candidatos están en época de entrevistas. Si logran convencernos de sus propuestas, votamos por ellos y, si no… ¡pues paila! Votaremos por otro. Y la igualdad no es sólo del interés de los discriminados, cada vez hay más aliados (que nos son gays, ni trans, ni negros, ni tienen ninguna discapacidad) para los que es inaceptable una sociedad sin igualdad. Mejor dicho, hablar de no discriminación nos conviene y nos interesa a todos, no sólo a los directamente afectados.

Las redes sociales nos dan una oportunidad grandísima de presionar a los candidatos para poner el tema en la mesa y para que hablen del derecho que tienen todas las personas a vivir sin discriminación. No nos dejemos ningunear. No subestimemos el poder de nuestras voces: hagámonos escuchar. Por eso quiero sumarme a la campaña de Voto por la Igualdad y hacer un llamado a la acción para que les preguntemos a los candidatos a la Cámara, al Senado y próximamente a la Presidencia una pregunta que implique entender la complejidad de las realidades trans. Sus informadas o desfasadas respuestas ayudarán a informar nuestro voto.

Que nos digan de una vez por todas cómo piensan hacer para que las vidas de las personas trans no sean tan vulnerables a la muerte

Concretamente, propongo que cojamos como a pandereta a los candidatos por redes sociales con una pregunta, utilizando el #VotoIgualdad: ¿cuáles son sus propuestas para incrementar #ExpectativaDeVidaTrans, que en América es de 35 años?

Claro, la idea es mover el tema. Entonces todas las preguntas siempre son buenas para aumentar y provocar una discusión pública. Por ejemplo, hablé con una persona que trabaja y conoce las realidades de las mujeres trans en la Avenida Primero de Mayo en la localidad de Keneddy (prefiere no dar su nombre por razones de seguridad) y me contó que la situación de violencia tanto por parte de particulares, como por parte de la policía hacia trabajadoras sexuales trans está insoportable en la zona: que pasan hombres en grupos a cascarlas y que la policía se ríe cuando les piden ayuda, que la policía se burla de ellas y las trata como si fueran hombres y que, en general, no tienen acceso a sus derechos más básicos. ¿Por qué no utilizar las redes sociales para preguntarles a los candidatos a la Cámara de Representantes por Bogotá cuáles son sus propuestas para mejorar las condiciones de vida de las mujeres trans en la localidad de Keneddy?

Sin embargo, si le damos como a violín prestado a una sola pregunta, es más probable que logremos posicionar el tema en el debate electoral y una respuesta seria e informada sobre la #ExpectativaDeVidaTrans necesariamente incluiría propuestas sobre la discriminación, violencia y criminalización contra las trabajadoras sexuales trans.


Mati es la travesti peligrosa de las que tanto te advirtieron, puedes seguirla en Twitter acá.

Esta es una columna de opinión. Por tanto, no compromete ni representa la opinión de VICE Media Inc.