Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Fotos

Una década de fotografías del skate park del Southbank

Celebramos que, al menos temporalmente, este spot de Londres seguirá abierto.

por Dan Wilkinson
12 Agosto 2013, 3:00pm

¿Recuerdan cuando escribimos ese artículo hace unos meses sobre lo gacho que sería para Londres y el mundo que cerraran el skate park de Southbank? Pues se salvó, al menos temporalmente. Después de meses de campañas de distintos grupos (saludos a Larga Vida a Southbank por sus ocho mil firmas de apoyo así como las más de 60 mil firmas en change.com), este lugar ha sido declarado "un recurso de valor comunitario". De cualquier forma, aunque la planeación que lo hubiera destruido se ha suspendido, sigue en riesgo de que lo compre cualquier organización que quiera construir una selección de cafeterías o una boutique de cupcakes. En este punto, se tendrá que luchar otra vez.

Andy Simmons ha tomado fotografías de Southbank desde los noventa. Tristemente, su exposición de dichas fotos en Wayward Gallery en Londres terminó este fin de semana, pero dadas las noticias de que el parque se ha salvado —por ahora—, decidí contactar a Andy y hacerle unas preguntas.

VICE: Entonces, la lucha para salvar a Southbank sigue.
Andy Simmons: Sí. Honestamente, no he estado muy involucrado con la campaña, pero es raro que la comisión de las artes quisiera deshacerse de él en un principio. Es un lugar tan significativo culturalmente y tan importante como cualquier cosa que ha pasado dentro del festival. Tantos artistas, fotógrafos y cineastas han pasado por ahí patinando. Yo aprendí a patinar y tomar fotos ahí.

¿Cuándo empezaste?
Empecé a patinar a finales de los ochenta y patiné ahí durante gran parte de los noventa, hasta por ahí del 2006. Empecé a tomar fotos en los noventa; solía grabar a los patinadores y supongo que fue un paso natural empezar a tomar fotos.

¡Qué chido! Siempre he pensado que Southbank había estado un poco difamado, incluso antes de que anunciaran los planes recientes.
Muchos medios lo evitaron; las revistas no iban porque estaba sobresaturado con cobertura en los días de ABD [tienda de patinetas y marca de ropa de Ipswich]. ¿Sabes cómo no puedes tomar la misma fotografía dos veces y todo eso? Eso medio mató la cobertura a largo plazo de Southbank. Era más un lugar de reunión que otra cosa —patinando del Southbank a la ciudad—. Si hablas con muchos patinadores que andaban por ahí en los noventa, te dirán lo mismo de cómo se encontraban en Southbank y de ahí patinaban hacia la ciudad porque, en este tiempo, la ciudad no era como ahora; no podías patinar porque te basculeban todo el tiempo.

¿Por qué te detenía la seguridad de Southbank?
Cuando empecé a patinar, lo regaban para que quedara tan mojado que no pudieras patinar. Y los guardias de seguridad aventaban piedras por todo el lugar, haciéndolo imposible de patinar. A través de los años, la seguridad se hizo más tolerante y la gente del lugar supo que no se podían deshacer de nosotros. Aunque hicieron su mejor esfuerzo —cortaron el pavimento y subieron los barandales para que la gente no patinara en las escaleras pequeñas de la entrada del National Film Theater (ahora el British Film Institute). Pero eso no hizo que la gente dejara de patinar, solo…

¿Encontraron formas creativas de hacerlo?
Sí. El mito urbano dice que Ben Jobe hizo un backside flip sobre la barda en Doc Martens; ese es el tipo de cosas que estaban pasando. Intentaron detenerlo, pero sólo se adaptaron. Eso es lo que los patinadores hacen, es lo que siempre han hecho.

¿Qué otras leyendas urbanas del patinaje británico surgieron en esa época?
Dan Barnett, que era un patinador leyenda en la escena de Southbank, no recibió mucha cobertura, pero esa era culpa suya, en realidad él no se preocupaba por eso, lo único que le importaba era patinar. Si hablas con gente que sabe acerca del skate en Londres van a decir lo talentoso que era. Su estilo era tan avanzado respecto a lo que todos los demás estaban haciendo, era tan sutil. Si piensas en el skate como un arte, él lo personificaba más que nadie. Él podría haber ido a Estados Unidos en los noventa y ser el mejor, habría sido como Tom Penny o Geoff Rowley o alguien. 

¿Cómo habría afectado la reubicación de Southbank? Hungerford Bridge, donde iban a mover todo, está muy cerca, supongo.
La gente solía patinar allí de todos modos. Eso solía ser parte del Southbank, pero dicen que ese lugar no es tan grande como el Southbank, aunque creo que es sólo porque el número de patinadores se ha reducido drásticamente. Si lo quisieran volver a recrear como lo fue en 1989, no creo que la gente tuviera un problema con eso, pensarían que se vería mejor. Pero cuando la gente viene de Estados Unidos, Southbank sigue siendo el primer lugar al que deben ir. De hecho, el equipo Vans de España lo visitó hace poco.

Sí, siempre he pensado que el skateboarding reúne a un variado grupo de personas.
Esa es la cosa: era muy diverso; blancos y negros, ricos y pobres. Y sólo se conocía a la gente por el skate, gran parte del tiempo ni siquiera se veía a la gente en ámbito social. Es como el futbol, una mezcla diferente. Ahora es una especie de moda.

¿Había una rivalidad amistosa entre todos en aquel entonces?
No lo creo, no. Parecía un poco rencoroso, todo el mundo era un poco desagradable a los demás. La gente solía hablar mucho de Alex Moul. Se oía hablar de Southbank como un lugar de grupitos de amigos, pero nunca vi nada de eso. También oía historias sobre el Centro Embarcadero en San Francisco, donde, incluso si eras bueno, gente como Mike Carroll y James Kelch te hubieran jodido si no te conocían. También hubo historias de gente a la que golpearon allí.

La última fotografía en la exposición fue tomada alrededor de 2006. ¿Todavía tomas fotos?
De vez en cuando, sí. Este último año, he estado fotografiando la banda de mi amigo, Breton.

Quién está más libre de problemas, ¿los músicos o los skaters?
Las estrellas de rock. Son un poco más profesionales, no llegan pachecos ni se desaparecen sin avisar, que es lo que la mayoría de los patinadores tienden a hacer. Por eso me incliné más hacia un estilo documental, ya que podrías grabar a alguien todo el día y no hay garantía de que van a llegar, podrías acabar con imágenes de nada. Siempre estuve interesado en el tipo de fotos que no se ven en una revista.

Grande. Gracias, Andy.

Checa más fotos de Andy aquí y aquí.

Winstan ollie.

Tom.

Tom with a rum and coke.

Tom and Winstan.

Toby, Malik and Winstan.

Toby climbing into the blind spot.

Seth's board.

Nick Jensen.

Malik.

Malik.

Malik ollie.

Lev and Joey.

Karim.

Jeff Pang.

Dan Barnett.

Bromley's finest. Bigspin flip revert.

Ben Walker.

Anderson Aparecdio Marques, 360 flip.

Alan Rushbrooke.