Publicidad
Noticias

Las mujeres saudís están registrándose para votar por primera vez en la historia

Las elecciones no son sólo simbólicas para las mujeres, sino también para el país entero, pues la democracia es inexistente.

por Olivia Becker
19 Agosto 2015, 6:48pm

Este artículo fue publicado originalmente en VICE News, nuestra plataforma de noticias.

Cuatro años después de que el rey Abdullah anunciara que las mujeres gozarían del derecho al voto y a postularse a cargos públicos en Arabia Saudita, las mujeres por fin empezaron a registrarse para poder votar.

El domingo pasado, Jamal Al-Saadi y Safinaz Abu Al-Shamat se convirtieron en las primeras mujeres en registrarse para poder votar en las elecciones municipales en Medina y La Meca, respectivamente, según el periódico local Saudi Gazette. El Reino de Arabia Saudita abrió el registro para las elecciones de diciembre en las dos ciudades santas una semana antes que en el resto del país.

"[Votar es] un sueño para nosotras", le dijo Al-Saadi al Saudi Gazette. "Le va a permitir a las mujeres tener una voz en el proceso de toma de decisiones".

Tanto Al Saadi como Al-Shamat le dijeron al periódico que habían sido cuidadosas con preparar todo su papeleo antes de tiempo, para asegurarse de que no llegaran a ser rechazadas en las votaciones.

El número de votantes que se registraron por primera vez entre las mujeres fue bajo en las dos ciudades, pero el registro comenzará en todo el país desde el próximo sábado y estará hasta el 14 de septiembre. Se espera que por lo menos 80 mujeres se postulen en las próximas elecciones, según Arab News.

"[Las mujeres] están buscando cualquier espacio para ejercer sus derechos, por lo que yo esperaría que al menos un 60 a 70 por ciento de mujeres saudís, especialmente de una generación más joven, se presente a votar si se le permite", le dijo a VICE Ali Alyami, Director del Centro para la Democracia y Derechos Humanos en Arabia Saudita.

La decisión de permitirle a las mujeres votar fue parte de un esfuerzo gradual de reforma del rey Abdullah antes de su muerte en enero, que también incluía establecer la primera universidad mixta y nombrar a la primera mujer en el Consejo de Ministros como viceministra de educación. Garantizarle el derecho al voto a las mujeres era visto como el paso más grande hacia la igualdad de género en uno de los países más conservadores del mundo.

"Porque nos rehusamos a marginar a las mujeres en sociedad en todos los roles que obedecen a la sharia [la ley islámica], hemos decidido... involucrar a las mujeres en el Consejo de la Shura como miembros, empezando este próximo término", dijo Abdullah en 2011. "Las mujeres podrán postularse como candidatas en las elecciones municipales e incluso tendrán el derecho a votar".

Mientras el paso hacia el derecho al voto de las mujeres fue muy bien recibido por algunos, otros se mostraron escépticos y señalaron que las mujeres todavía están marginadas en la mayoría de los sectores de la vida pública en Arabia Saudita.

"Esta movida esperada desde hace mucho tiempo es bienvenida, pero es sólo una pequeña fracción de lo que necesita ser abordado en cuanto a desigualdad de género en Arabia Saudita", le dijo un vocero de Amnistía Internacional a VICE. "No olvidemos que las mujeres sauditas no podrán conducir para llegar a los pabellones de votación, pues está completamente prohibido que manejen".

"Se necesitan todavía muchas reformas amplias para que los derechos humanos se vuelvan una realidad en Arabia Saudita", añadió el vocero de Amnistía Internacional.

Arabia Saudita sigue siendo el único país en el mundo donde a las mujeres no se les permite manejar un carro. En años recientes, activistas saudís han organizado varias campañas para que las mujeres manejen por las calles. Ante esto el gobierno ha respondido severamente. En 2011, una mujer fue sentenciada a 10 azotes por desobedecer la prohibición de manejar, aunque el castigo fue anulado tras desatar una indignación internacional. Las activistas lo intentaron de nuevo en 2013: docenas de mujeres saudís subieron a las redes sociales imágenes de sí mismas manejando carros, pero el gobierno bloqueó la campaña. Un clérigo de alto rango del gobierno saudí dijo que manejar podría dañar los ovarios de las mujeres y poner en riesgo su salud reproductiva.

"Las mujeres saudís son extremadamente resistentes... le están imponiendo su voluntad a la sociedad".

Además de no permitírseles ir a cualquier lugar sin un chaperón masculino, las mujeres saudís sólo componen el 13 por ciento de la mano de obra del país. En 2014, el país quedó en el puesto 130 de 146 países en un ranking sobre igualdad global de género.

Alyami coincide en que las mujeres de Arabia Saudita afrontan "inmensos" obstáculos debido a la tradición, así como restricciones religiosas y económicas. "[Arabia Saudita] es todavía una sociedad extremadamente misógina", le dijo a VICE.

Aún así, las próximas elecciones son un paso importante hacia la dirección correcta. "Lo importante es que [las mujeres] voten y se postulen como candidatas", añadió Ayami. "Desde la dimensión psicológica, esto las va a empoderar".

Las elecciones no son sólo simbólicas para las mujeres en Arabia Saudita, sino también para el país entero, pues la democracia es inexistente. "No hay poder legislativo en Arabia Saudita", dijo Ayami. "[El Consejo Consultivo] es una institución que es puramente formal... sólo aprueban lo que el rey manda a aprobar. La gente no puede legislar, no pueden votar en contra de lo que el rey quiere. Es una relación hacia abajo, nada va hacia arriba".

"No veo nada que pueda ser distinto en términos de compartir el poder [si hay mujeres elegidas]", dijo Ayami. "El poder seguirá en las manos del rey y de la familia saudí gobernante".

Pero, según Ayami, el hecho de que las mujeres participen en las elecciones de diciembre beneficiará al país, porque los países en los que las mujeres están empoderadas y gozan de igualdad son más exitosos.

"El sistema saudí, a pesar de lo que se dice, es muy susceptible a las presiones globales", dijo Ayami. "Son las mujeres las que en realidad están liderando a la manada en términos de promover reformas en el país... son las más críticas de la institución religiosa y de su inhabilitación".

"Las mujeres saudís son personas extremadamente resistentes... le están imponiendo su voluntad a la sociedad".