Publicidad
Marihuana

Maneras creativas y desesperadas de fumar marihuana

Desde una lata hasta una tortilla, estas son algunas formas de convertir cualquier cosa en una pipa.

por VICE Colombia
01 Abril 2016, 2:00pm

Fotos: José Luis Martínez Limón.

El uso y la regulación de la marihuana se han convertido en un tema de discusión pública en los últimos años. Los debates en el Congreso y el rápido avance de la legalización en varios estados de Estados Unidos, así como en algunos países latinoamericanos son una muestra de esto. Además de sus usos medicinales y las consecuencias económicas de su incorporación al mercado legal, nos enteramos cada vez más de nuevos productos y derivados del cannabis, maneras de consumirlo, formas de cocinarlo, nuevos vaporizadores y cepas que se desarrollan cada día (algunas de ellas hechas específicamente para tratar enfermedades como el cáncer).

Pero no siempre fue así. Hace unos años, en gran parte del mundo la marihuana era un tabú del que pocos se atrevían a hablar abiertamente. En pocos lugares se podían encontrar pipas, vaporizadores o cualquier dispositivo fabricado con el propósito específico de fumarla. Durante años hemos encontrado e inventado maneras improvisadas de fumar sin la necesidad de papeles o pipas.

No es la mejor idea fumar marihuana de latas o de botellas de plástico, ni tampoco gastar comida en esto si puedes invertir en algo más saludable y duradero. Dicho esto, sabemos que por falta de herramientas, porque no tenemos dinero o por el simple gusto de desarrollar la creatividad para hacer más complicada cualquier actividad, los humanos hemos encontrado maneras divertidas y desesperadas de prender un porro. Aquí recordamos algunas:

Manzana

Cuando tienes marihuana y ningún lugar para prenderla, la primera idea que llega a la cabeza es una manzana. Esta fruta parece estar guardada en nuestra memoria genética, lista para ser comida, fumada o para expulsar a la raza humana del paraíso. Si hay una en la cocina es suficiente. Sólo hay que hacer un pequeño orificio en la parte superior y otro a un costado para que ambos se conecten en el centro. Básicamente, cualquier fruta o verdura con una consistencia lo suficientemente sólida puede ser convertida en una pipa.

Bong de gravedad

Si lo que quieres es trabarte en poco tiempo, este método es el ideal. Es más complicado que el de la manzana, pero es más divertido y funciona si no tienes frutas o no las quieres usar con fines viciosos. Lo único que se necesita es una botella, agua y un poco de papel aluminio. Se perfora la botella, se llena de agua y se reemplaza la tapa con aluminio y marihuana. La gravedad y el vacío harán el resto del trabajo, aunque no es muy bonito pensar cómo se pueden ver tus pulmones cuando fumas.

Comida

Técnicamente no te estás fumando la marihuana, pero el propósito es el mismo. Para lograr una buena comida cannábica, es necesario conocer la dosis y el tiempo de cocción adecuados; de lo contrario, sólo tendrás comida con sabor a marihuana quemada o brownies que dan sueño con una sola mordida. No es fácil, pero si se hace bien es delicioso y el efecto dura unas cuantas horas. Para tips de cómo cocinar con marihuana entra aquí.

Cigarrillo

No se necesita ser un genio para conectar estas ideas, pero con un poco de creatividad los cigarrillos pueden tener un toque sorpresa al final. O puedes combinar el tabaco con la hierba, o mitad y mitad. Aunque rellenar el cigarrillo vacío no es rápido ni divertido, el resultado es un porro bien hecho que se puede llevar a cualquier lugar.

Lata

Si ésta es la opción escogida, hay que sentarse un minuto y pensar cómo nos vemos fumando de una lata. Cientos de miles de años de evolución que culminan en un pedazo de aluminio aplastado y perforado listo para la combustión. Es incómodo y apestoso —y probablemente no sea muy bueno para tu salud—, pero es peor no hacerlo, ¿cierto?.

Tapa de un esfero

Igual que la lata, las tapas de los esferos han sacado a muchos del martirio de la sobriedad. No hay mucha ciencia detrás, aunque casi cualquier cosa es preferible a fumar marihuana con pedacitos de plástico quemado en la boca.

Recibos

Dentro de los productos nocivos de los que nadie nunca debería fumar, encontramos también los recibos. Para empezar, como estos papeles no están pensados para convertirse en porros, se necesita mucha saliva para armarlos, y eso deja un sabor asqueroso en la boca. Los porros vienen acompañados de la misma tinta que lamiste para armarlo, dejando un olor repulsivo en el cuarto mientras comienza poco a poco un fuerte dolor de cabeza.

Hoja de Biblia

Hay diferentes situaciones que te pueden llevar a fumar de las páginas de una Biblia. Ya sea que quieras conversar con Dios fumando de las páginas del Edén, prender tu Mango Kush con las páginas del Apocalipsis o simplemente encuentres la Biblia en el cajón de un motel de paso, sus delgadas y maleables hojas parecen hechas con el propósito oculto de renacer en un porrito. Con un poco de baba y fuego puedes hacer un bonito cigarro con la palabra del Señor.

Tortilla

Es difícil pensar que te vas a llevar una tortilla a la boca para algo más que alimentarte. Pero si rebuscaste en toda la cocina y no había ni medio rastro de frutas o botellas, las solitarias tortillas de tu nevera son útiles. El truco es calentarlas un poco para que no se rompan, hacer un conito y encender el taco psicoactivo.

De hecho, casi cualquier cosa se puede convertir en una pipa con la motivación y la urgencia necesarias. Y aunque es difícil que estos métodos desaparezcan, hoy existe un mayor acceso a productos para consumo cannábico: desde pequeñas pipas de vidrio en puestos y tiendas especializadas, hasta sábanas de oro y elegantes vaporizadores personales. Quizás algún día incluso inventemos un novedoso método para aprovechar el humo o hacer agua de marihuana, pero nunca se sabe cuándo llegarás a un motel o a un hotelucho de paso en Tunja y lo único que tengas a la mano sea el Antiguo Testamento.