Publicidad
lanzamientos

Descubre el tropicalismo transatlántico de The Bongo Hop

Una descarga exótica e infecciosa de experimentación afrolatina.

por Sebastián Narváez Núñez
26 Enero 2017, 10:06pm

Foto por: Thomas O'brien 

A primera escucha The Bongo Hop es como ese primer mordisco a una fruta tropical jugosa, dulce y refrescante. Es como saborear una sandía, un mango, una naranja. Tiene ese atractivo deleitable desde los primeros acordes y una especie de trance coqueto que resulta una invitación casi hipnótica de quedarse ahí, de montarse en un viaje tropical trasatlántico de atmósferas coloridas y ritmos que van de la psicodelia champetúa, al juguetón afrobeat, elementos de la cumbia, la salsa y hasta el hip hop. Todo perfectamente unido, cómplice de un sonido experimental y gozador, para tirar paso cortico, para dejarse llevar.

La idea de este ensamble franco-colombiano dirigido por el trompetista, periodista, compositor, productor francés Etienne Sevet, arrancó en el 2013 tras la gira de la cantante colombiana Nidia Góngora a Bordeaux, aunque antes de esto él ya tenía la música en la cabeza sin imaginar siquiera que todo iba a terminar en un disco. Incluso podría decirse que las primeras composiciones se dieron hace unos años en Cali donde trabajaba como corresponsal para la revista World Sound y compartió con artistas como Quantic, Zalama Crew, Freddy Colorado, Esteban Copete, Hugo Candelario, Omar Trujillo, Lucas Silva, Mario Galeano, Cero 39, entre otros, que de alguna manera fueron llevando la creatividad a lo que es hoy The Bongo Hop, una banda conformada también por el saxofonista Olivier Granger, el baterista Remy Kaprielan y el productor y multiinstrumentista francés Bruno "Patchworks" Hovart, especialista en sonidos soul y afro. Por otro lado, el proyecto cuenta en su primer disco de estudio publicado en diciembre del 2016 bajo el nombre de Santigarona pt1, con la presencia de tres voces que le dan el color y la textura que es puro deleite auditivo: Nidia Góngora (Ondatrópica, Canalón de Timbiquí), Maikcel (Zalama Crew) y Pao Barreto (Cumbia y Cardón).

De ese primer disco, influenciado por bandas que van del afro funk del Orchestre Polyrythmo de Cotonou, hasta la champeta psicodélica de Abelardo Carbono, o el high life y el rockabilly, se desprenden ocho canciones y hasta la fecha dos videoclips: "Ventana" y "'Tite Jeanne". Ambas de alguna manera encierran o representan muy bien la propuesta de la banda, con paisajes de diferentes partes del mundo, imágenes sobrepuestas y escenas rutinarias, en fin, algo ni tan abstracto para no entenderlo, ni tan simple para ignorarlo, es más bien ese punto intermedio en el que se disfruta...y bastante.

Según Etienne, director de la banda, el concepto de este primer disco es la exploración que nace de su interés por los paisajes y mapas de lugares desconocidos que terminan siendo fuente de inspiración geográfica. "...como las semejanzas que les encontré a dos ríos que amo, el Satinga en Colombia y el Garona en Francia, de donde vengo. De ahí Satin/Ga/rona", explica él. Así mismo este es un disco de uniones, de puentes existentes pero reinterpretados a su manera, como esas mezclas entre África del oeste y el Pacífico Colombiano. En este caso, se trataba también de darle un cierto protagonismo a la voz de Nidia, de que brillara con unas bases muy bien armadas y donde el formato canción migrara del folclor a algo más lírico. En todo caso, esos ocho temas que hacen parte del nacimiento de este proyecto, son tan contemplativos como fiesteros, creados para el disfrute, el goce y el baile.

Aunque el proyecto hasta el momento solo ha tenido presentaciones en vivo en Francia, este año también tienen planeado llegar a Italia, posiblemente España y esperamos tenerlos en Colombia.

***
Súmense a este viaje tropical trasatlántico por aquí.