Entrevistas

El regreso de Simón Mejía a San Basilio de Palenque

Hablamos con el padre fundacional de Bomba Estéreo sobre el documental en el que cuenta su regreso, después de ocho años, al primer pueblo libre de américa y lugar inspiracional de su grupo.

por Sebastián Narváez Núñez
14 Marzo 2017, 9:13pm

Foto Cortesía Red Bull Colombia

Hace ya más o menos unos diez años, nos hemos enfrentado al imparable fenómeno y monstruo tropical que ha significado para esta generación Bomba Estéreo, un proyecto de carácter experimental donde el sonido de lo tropical bailable de esta tierra se une en complicidad con los sonidos electrónicos de afuera para juntos ponernos a gritar himnos como "Fuego", "Huepaje", "Cosita Rica" y más recientemente "Fiesta" o "Somos dos". Todo esto ha sido posible gracias al talento de muchas personas, por sobre todo gracias al espíritu inquieto de Simón Mejía, director musical y padre fundacional de Bomba.

Hace ocho años Simón emprendió un viaje a ese lugar conocido como el primer pueblo libre de América: San Basilio de Palenque, un lugar inspiracional musicalmente gracias a que ha sido el foco de la música africana en nuestro Caribe nacional. Dicha ocasión, cual revelación, fue una de las experiencias sonoras fundamentales para conocer de frente el folclor Caribe que luego sería la base del efecto Bomba Estéreo. De ahí vino la iniciativa de construir un estudio de grabación para los músicos palenqueros y de sus alrededores, dictar talleres de ingeniería de sonido y producción y dejar de todo esto una evidencia en el documental Jende Ri Palengue que grabó en conjunto con Simón Posada.

A finales de 2016 Simón Mejía volvió a Palenque junto con el músico palenquero y parte de la formación de Mitú, Franklin Tejedor 'Lamparita', para producir juntos un track bautizado como "Majaná" y un documental llamado: Simón Mejía: El Regreso a San Basilio realizado en conjunto con Red Bull y donde se muestra todo el proceso de creación del track, así como el hecho de estar de nuevo pisando suelo palenquero.

Aprovechamos todo esto para sentarnos a hablar con Simón de esa primera visita, su documental, el estudio de grabación y la influencia de Palenque en el Bomba Estéreo de hoy en día.

***

NOISEY: ¿A parte de Matías Aguayo y 'Lamparita', qué otros encuentros y relaciones musicales te dejó San Basilio de Palenque en tu primera visita?

Muchas. Más que encuentros específicos, la primera visita a San Basilio fue de una u otra manera un abrebocas y una primera fuente de inspiración para todo lo que sería Bomba Estéreo después. De esa experiencia fue cuando realmente conocí de primera mano de qué se trataba el folclor del Caribe colombiano, que es tan fuerte en la música de Bomba Estéreo. El contacto que había tenido antes con eso, era más a través de internet y de discos, como más lejano, entonces ir y vivir esa experiencia de tener el estudio, estar grabando música de toda índole no solo en Palenque sino de los alrededores, me abrió mucho la cabeza con respecto a eso. Y pues a parte de 'Lamparita', la gran mayoría de personajes que aparecen en el documental, que son todas las Estrellas del Caribe, 'Panamá' y  toda una serie de músicos no solo de ahí de Palenque sino de poblaciones cercanas. Un señor que toca flauta de millo, Santiago Ospino, que sale en el documental original de hace ocho años; una señora Manuela Torres que es como una cantaora, entonces fue como sumergirse en todo ese universo.

Ahora que volviste, el documental muestra cómo el estudio que habías construido junto a Santiago Posada, ahora es una casa como cualquier otra, ¿qué pasó con el estudio?

En este documental digamos que omitimos la parte del estudio. La casa que sale en el documental es donde estuvo originalmente el estudio muy roots que montamos nosotros. Luego ese estudio lo agarró el Ministerio de Cultura quienes construyeron la Casa de la Cultura ahí en Palenque, que es la construcción más moderna del lugar, y ahí reinstalaron  el estudio. Hoy en día es un estudio mucho más profesional de lo que habíamos hecho nosotros, es un lugar con mejores equipos y mejor instalación.

Uno de los muchachos que nosotros formamos hace ocho años en los talleres que dimos de ingeniería es  hoy en día el ingeniero del estudio y trabaja ahí todos los días, lo cual es muy  bonito para nosotros porque es ver esa que esa semilla realmente creció en algo real y eso está hoy en día ahí con puertas abiertas  para el que quiera ir a Palenque a grabar.

Dentro de lo poco que nos ha llegado de San Basilio de Palenque, hemos recibido el disco de las Estrellas del Caribe y conocido a Kombilesa Mi, ¿De qué otras cosas nos hemos perdido de lo que surgió en el estudio y en tu última visita?

Yo diría que de nada porque digamos que San Basilio de Palenque se mueve a otro ritmo al que nos movemos nosotros acá en la ciudad. Kombilesa Mi es quizás el ejemplo más fuerte de gente que ha realizado grabaciones en el estudio. Creo que es lo más fuerte de algo nuevo que ha salido de Palenque, a parte de los que ya conocemos como El Sexteto Tabalá, Son Palenque, Estrellas del Caribe, Las Alegres Ambulancias, que son como grupos tradicionales de hace muchos años de San Basilio. Yo pienso que la nueva generación está muy bien representada por Kombilesa Mi, como esa nueva generación de jóvenes que están retomando la música de Palenque y haciendo cosas nuevas con ella.

Lee también: Hablamos con Kombilesa Mi, el grupo que hace hip-hop en San Basilio de Palenque

¿Qué ha cambiado en el Simón Mejía que conoció por primera vez San Basilio de Palenque hace ocho años y el de ahora, aparte de tener una banda reconocida globalmente?

Hace ocho años no tenía el bagaje que tengo hoy con Bomba, y no tanto de conocimiento por así decirlo, sino el bagaje viral. En ocho años hemos hecho ene mil giras, ido a muchos lugares, ganado mucha experiencia en tarima y en la música. Hoy en día soy una persona mucho  más madura musicalmente y mi manera de acercarme al folclor es diferente porque ya la tengo casi que asimilada dentro de mí y en ese entonces apenas estaba aprendiendo. El crecimiento musical que pasó en esos años es inmenso, pero lo bonito de todo es que la semilla y raíz de eso está en lo que pasó hace ocho años cuando fuimos vírgenes a conocer todo lo que sucedía con esta música en Palenque.

En el documental, durante la creación del track, hay un momento en el que la recursividad de cualquier tipo de objeto e incluso cualquier sonido ambiente es fundamental para la creación de la pieza ¿Qué tanto de esa recursividad existe en el Simón Mejía músico y productor?

Siempre he sido de la mentalidad de que la música no necesita de grandes plataformas o de mucha tecnología, obviamente la tecnología es una herramienta, pero la música  es tan sencilla que se puede hacer con los tambores más arcaicos o con palos, botellas y objetos que están alrededor de uno y que tienen la capacidad de hacer música. Toda esa experimentación fue algo que comenzó desde el año pasado y cuando fui a Palenque me animé a hacer eso porque es un lugar donde aparte de que hay mucha música y tradición de percusión, también tiene un sonido ambiente desde que uno se despierta con los sonidos del amanecer, los grillos, los pájaros. Todo lo que está sonando todo el tiempo en el pueblo y que no es música es muy fuerte, entonces eso me llevó a explorar por el lado no tradicional de hacer ritmos de tambor o maracas sino más bien encontrar la música en cosas en las que generalmente uno no busca música.

De ese track se siente una complicidad entre el folclor palenquero con elementos percutivos e incluso con el uso de la marímbula, y la música electrónica, lo cual lo pone en la situación actual de ese movimiento fuerte que es la electrónica latinoamericana, cuéntame un poco de esa experiencia...

Cuando comencé haciendo música electrónica hace 10 años o más, hacía puramente house y música muy occidental con influencia de Estados Unidos y Europa, en medio de eso comencé a preguntarme cuál era el sentido de hacer house, techno o drum and bass desde Colombia sabiendo que allá los hacían mucho mejor y había una escena más grande...entonces traté de buscar los puntos de encuentro entre esa música electrónica bailable de allá y la música bailable de acá que es la música tropical y el folclor y lo que hice fue crear las uniones entre esos dos mundos y así lograr un sonido que fuera un poquito más nuestro. Eso fue lo que hice allá en Palenque también, arrancar toda una serie de capas muy análogas, como grabar sonidos de agua, ríos y sonido de la naturaleza y luego al final ponerle como una pincelada de música electrónica.

¿Cuál ha sido la influencia y el aporte de la música ancestral de Palenque en el Bomba Estéreo actual, teniendo en cuenta que cada vez se ha vuelto más electrónico y con un sonido más global?

Es una influencia definitiva. La esencia de Bomba Estéreo siempre fue y ha sido combinar música folclórica, ancestral o tropical, con música electrónica. Es nuestra identidad y la gente que oiga a Bomba se va a encontrar con algo así. Ahora lo que sucede es que en cada disco hemos cambiado un poco los tonos y el color, pero la esencia sigue siendo la misma. Esa esencia se ha mantenido y se mantendrá siempre igual y esa raíz fue inspirada en lugares como Palenque, el Carnaval de Barranquilla, toda la tradición de San Jacinto, todas las cosas raizales que tenemos acá del folclor caribeño. Ese fue el punto de inspiración para nosotros con base en lo que hacemos, entonces la influencia es total y seguirá siendo siempre.

En un momento del documental Leonel Torres de Las Estrellas del Caribe habla del hecho de que no se puede vivir únicamente de la música, y que en Palenque se puede ser lo que quiera, pero siempre hay que atender su cultivo, su tierrita. ¿Cómo ves esta percepción de vivir de la música en un lugar tan alejado como Palenque, versus vivir de la música en general en la ciudad?

Me parece que en general vivir en la música en Colombia no es fácil y nunca ha sido fácil, sobre todo con este tipo de música tanto folclórica como la música que hacemos nosotros que es de alguna manera alternativa. Pero son géneros que no son mainstream para  Colombia, no estamos hablando de vallenato, salsa, reggaetón o merengue que son como los géneros top en Colombia. La profesión de músico siempre será difícil, pero el comentario de Leonel es muy lindo porque tiene una carga de algo muy único que tiene Palenque y es que a pesar de todo lo que ha pasado ellos todavía tienen sus actividades económicas y su trabajo del día a día. La gente así sea músico, boxeador, deportista o lo que sea, siempre en las mañanas va al monte, busca su cultivo, lo casa y lo trae y eso es algo que me parece muy bonito,  muy ancestral,  muy único y que en las ciudades ya obviamente lo perdimos hace rato.

Podríamos decir que ese primer documental muestra lo que fue la semilla y este último el fruto de esa semilla,¿Qué esperas encontrar la próxima vez que viajes a Palenque?

Sería increíble ver fenómenos como el de Kombilesa Mi, de gente joven que agarre y haga locuras con la música palenquera y la sigan manteniendo y modernizando a su manera, que sigan experimentando con ella y manteniendo una raíz tan fuerte. Ese sería mi sueño, ir y encontrarme con un universo  de  gente joven haciendo cosas alucinantes con su música.

***
Mira completo Simón Mejía: El regreso a Palenque  aquí abajo.