Noisey

Después de 40 años, Ryuichi Sakamoto sigue explorando lo desconocido

Hablamos con uno de los músicos más influyentes del siglo XX y XXI.

por Josh Baines
27 Febrero 2018, 3:39pm

Foto por Chad Kamenshine | Noisey

Este artículo fue publicado originalmente en Noisey, nuestra plataforma de música.

La figura menuda de Ryuichi Sakamoto se cierne sobre la música contemporánea. Durante los últimos 40 años, el productor, pianista, compositor y conceptualista japonés ha centrado su atención en la creación de música que siempre es innovadora, ingeniosa y deslumbrante.

Desde sus inicios como parte de los pioneros del synthpop Yellow Magic Orchestra, hasta conseguir un Oscar por la banda sonora de 1987 para The Last Emperor, inventando el electro —iniciando el movimiento que más tarde se convertiría en el hip-hop— casi por su cuenta con la hipnotizante "Riot in Lagos" de 1980, Sakamoto, nacido en Tokio, puede considerarse uno de los músicos más influyentes e importantes de finales del siglo XX y principios del XXI sin sonar ridículo.

Ya sea que esté contemplando las posibilidades del ambient-jazz electrónico con Fennesz en álbumes como Cendre de 2007, trabajando con todos, desde el rompecorazones pop de los 80, David Sylvian, hasta el artista visual coreano Nam June Paik y protagonizando junto a David Bowie en 1983 un drama sobre prisioneros de guerra, la colaboración siempre ha sido central en la práctica de Sakamoto.

Su último proyecto async Remodels no es diferente. En la colección, Sakamoto reúne una luminaria de músicos electro con visiones vanguardistas, entre ellos Oneohtrix Point Never, Arca e Yves Tumor reflejándose y refractándose en su incursión asincrónica del ambient durante 2017; su primer LP en solitario desde que fue diagnosticado con cáncer orofaríngeo en 2014. El resultado es un álbum celestial, hipnótico, ondulante y fluctuante que sostiene el concepto del remix estándar y lo arroja por la ventana. Antes del lanzamiento del disco, hablamos con el ícono vanguardista por Skype.

Noisey: ¿Hacer música es una obsesión?
Sakamoto: espero hacer música hasta que muera. Ha habido momentos excepcionales en mi vida en que no ha sido posible componer. Por ejemplo, después del 9/11 no pude hacer música durante un mes. Lo mismo pasó luego del terremoto y tsunami en Tōhoku, Japón en 2011. Y, obviamente, cuando me enfermé de cáncer. De otra manera, sí todos los días escucho música, pienso sobre la música, toco el piano y el sintetizador y bebo tazas y tazas de café.

Pero la música sigue siendo una fuente de placer, ¿cierto?
Tocar y escuchar sólo música, o sonidos, es fácil. Hacer música es una cosa muy diferente. De manera que esa parte no siempre es sólo placer. Puede ser difícil, un desafío.

Estas perturbaciones y desafíos que menciono provienen de afuera, pero a veces las dificultades vienen de mi interior. Te puede faltar inspiración o energía. Eso sucede cuando te vuelves mayor. Pero la música es interminable, ilimitada y no hay fronteras para la imaginación.

Cuando iniciaste con Yellow Magic Orchestra, ¿alguna vez imaginaste que tú o el grupo serían tan reconocidos como lo fueron y son?
Cuando era joven nunca pensaba en el mañana. Sólo vivía para la noche. Era ese tipo de persona, nunca imaginé lo que sería. Sólo disfrutaba las cosas. Ahora puedo pensar en mañana o el mes que entra. Pero hasta ahí. Soy un hombre con suerte y feliz. Nací siendo optimista y quizá sólo bloqueé los malos recuerdos. Tengo que agradecerle a alguien por ello, quizá mi madre o Dios. Nunca me he sentido mal. Excepto cuando tuve cáncer.

¿Crees que ese optimismo es una de las razones por las que eres respetado?
Posiblemente. Lo que es más importante es que nunca me he sentido satisfecho. Siempre estoy frustrado con lo que hago. Estaba muy contento cuando terminé mi álbum más nuevo, async, pero esa felicidad duró sólo unos días, quizá una semana. Y luego la frustración se apoderó de mí, quería hacer algo más, algo nuevo. Eso siempre pasa.

¿Escuchas tu material mucho?
Te lo diré de esta manera: vas en un viaje y te diriges a un lugar desconocido. Tienes un mapa y no quieres regresar a donde estabas. Quieres avanzar. Quieres encontrar montañas, ríos, lagos, desconocidos para ti.

¿Podemos relacionar a esto tu larga carrera de colaboraciones?
Es una de las razones. Estoy interesado en alguien que tenga un talento, forma de pensar o visión diferentes a las mías. Si alguien tiene los mismos talentos, habilidades, ideas o visión, ¿por qué trabajaría con ellos? Quiero oposición. Quiero diferencia. Así que es interesante buscar mis elementos en los tracks de async Remodels. Por ejemplo, en el remix de Arca estaba intentando encontrar mis sonidos en alguna parte, modulados o rebajados, pero no pude. ¡Y es genial! Es 100 por ciento Arca. Eso me gustó. Un remix es una mezcla diferente. Esto no es así. Son reconstrucciones de música con algunos elementos de mi álbum. Estos remodels son reflejos. Es una mezcla de mi música y sus habilidades, ideas y paletas. Puedo disfrutar que mi álbum los haya inspirado.

¿Por qué crees que tu trabajo resuena para tantos músicos de tan variada experiencia y que trabajan con tantos estilos?
Desde que era niño, escuchaba todo tipo de música, cada día. Clásica, rock, pop, étnica, vanguardista. Lo he hecho desde que era muy chico. Mi música no está basada en un solo género; los atraviesa.¿Esa podría ser la razón? A veces utilizo instrumentos 100 por ciento acústicos y puros, como una orquesta o un trío para piano y a veces son sintetizadores o música computarizada. No hay muchos artistas así.

¿El minimalismo —música exigua y reducida— es un antídoto necesario para la ansiedad y el estrés de la vida moderna?
Encuentro música nueva que tiene menos melodía y gran parte del trabajo llamado “posclásico” que escucho suena como una base para mí. Le falta melodía o una guía, es una base agradable con todos los arpegios, pero hasta ahí. Ese tipo de música es popular porque nuestra sociedad está tan ocupada, va tan rápido, que una melodía fuerte y emocional sería demasiado. Algunos arpegios bonitos y atmosféricos sin melodía es lo que la gente prefiere en casa.

Tu trabajo está empapado en melodías. Por ejemplo, algo como "Forbidden Colours" es atemporal. ¿Buscas la atemporalidad?
Buscar lo atemporal es parte de mi naturaleza. No estaba muy consciente de eso cuando escribí esa melodía en específico, pero me di cuenta de que por naturaleza está en mí. Esa canción fue una experiencia muy extraña. Había leído el guión [de Merry Christmas Mr Lawrence, el drama protagonizado por David Bowie en 1983] y conocía la historia, así que pensé en cómo crear una canción navideña especial que pudieran tocar en una isla tropical asiática. Es un concepto extraño por sí mismo. Y luego añades la guerra. Pero de todas maneras, pensé al respecto de manera lógica durante semanas. Una tarde estaba sentado frente al piano buscando una melodía apropiada. Estuve inconsciente por un momento. Y luego la melodía estaba escrita. Justo frente a mis ojos.

Conforme vas envejeciendo, ¿alguna vez piensas en cómo tu trabajo y enfoque hacia la música será apreciado cuando no estés aquí?
A veces pienso en eso, pero cuando pienso en una vida musical como, John Lennon o Pierre Boulez, entonces la comparo con la mía. La música de John Lennon la escucharán personas un siglo después. ¿La mía? Tal vez treinta años más.

¿Es por eso que haces música? ¿Es así como la gente escribe o esculpe o hace ballet? ¿Es una manera de mostrar algo mientras estamos en la Tierra?
No lo sé. Nunca lo he pensado. Sería lindo, pero básicamente no me importa que mi música muera después de mí. Está bien. Pero si inspira a alguien que llegue después de mí... sería otra cosa.

Puedes encontrar a Josh en Twitter .